Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

HOME > Psicología y coaching

La importancia de la psicología para invertir: Así son los métodos de los operadores de éxito

10 min

Cómo puedes sobreponerte a los miedos y a las pérdidas en la bolsa


Adentrarse en el mundo de los mercados es una tarea bastante complicada. Comenzar a invertir nuestro dinero requiere, no solo mucho conocimiento e información, sino también una gran templanza, puesto que no siempre se dan situaciones positivas. No todo son ganancias. Hay que estar preparados para tener pérdidas.

He ahí la importancia de la psicología. Cuando nos disponemos a invertir nuestro dinero en bolsa se activan zonas diferentes del cerebro y solemos tomar muchas decisiones sobre una base emotiva, pero no racional. Hay muchas peculiaridades. Según un estudio reciente el Journal of Neuroscience se ha demostrado que las personas que tienen un mayor volumen de amígdala sienten más aversión hacia la pérdida de dinero.

invertir operadores exito

Todo cambia

Por ejemplo, una de las grandes trampas de nuestra mente es hacernos creer que el futuro será igual al pasado ya conocido y que todo evolucionará a un ritmo constante. Es muy típico apostar por activos que anteriormente tuvieron grandes resultados pensando que seguirán por el mismo camino.

La mente nos juega una mala pasada al tomar decisiones sobre activos en los que estamos emocionalmente involucrados. Por ejemplo, es bastante común que muchos inversores no quieran desprenderse de acciones que llevan muchos años en su cartera al haber creado un vínculo emocional con esa compañía, ya sea por haber estado muy pendiente de ella durante un largo período de tiempo, porque les ha dado grandes alegrías con el pago de dividendos o por una combinación de las dos.

Así, los expertos y los que viven día a día de la bolsa repasan sobre la importancia que representa la psicología a la hora de invertir. Supone un porcentaje elevado del éxito que tengamos para obtener rentabilidades.

Cómo tener en cuenta el factor mental

La mente es uno de los factores más importantes que debemos controlar de cara a gestionar correctamente las inversiones. Tal y como describe Ignacio Serrats, analista y trader de XTB, un buen análisis y una buena gestión monetaria “se pueden ir fácilmente al traste” si no somos “capaces de mantener un control emocional y mental de las inversiones”.

En este sentido, la psicología es lo más importante para invertir, destaca José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi y operador de contrastado éxito en los mercados, aunque tampoco hay que menospreciar “la importancia de tener un buen sistema de especulación y una buena lectura de mercado”.

Hay personas que piensan que con una buena psicología basta, pero esto tampoco es así. Debemos saber incorporarla en las operaciones que llevamos a cabo en la bolsa. Por eso, apunta Cárpatos, lo más importante es que “tengamos muy en cuenta que cuanto más a corto plazo operemos más importancia tiene la psicología”. Un scalper (un operador que se centra en el muy corto plazo) que no domine sus sesgos “está perdido”, afirma.

Un fallo bastante frecuente es aplazar la inversión de nuestros ahorros , el cerebro tiende a tener una visión cortoplacista, se toman decisiones pensando en nuestro futuro más cercano, pero pocas veces se piensa a 15 o 30 años vista.

Para ejemplificarlo, Gisela Turazzini, CEO de Blackbird bróker y trader, explica que ante la cotización de Quabit en bolsa, que ha caído un 50% en pocos meses, un profesional, en vez de sentir dolor por todas esas pérdidas, debe pensar que “tiene una participación de una empresa y que la volatilidad, es un lugar para ir a comprar”. Es decir, tiene claro que hay oportunidad.

Siguiendo este mismo ejemplo, la compañía compra acciones propias, incrementa el suelo para construir más viviendas y tiene un buen ritmo de preventa de casas. Por ello, añade, te das cuenta cuando analizas sus cuentas, que su potencial en la bolsa es mucho mayor de lo que se está “reflejando en la actualidad”.

Cuando pensamos en dinero, perdemos la cordura, puesto que vemos la valoración de las acciones en el banco y nos confunde. Creemos que perdemos dinero y eso no es así. ¿Qué se ha de hacer? Turazzini concreta que la psicología implica “comportarse con serenidad delante de la volatilidad y siendo conscientes de los argumentos lógicos”. Dicho de otro modo, evitar actuar en función de la volatilidad, puesto que es el principal “error de los inversores nóveles y el principal motivo de sus pérdidas”.

Dar con el método adecuado

¿Cómo se puede encontrar el método adecuado para invertir teniendo en cuenta el factor emocional o la psicología? Para Cárpatos no hay mejor manera que con “prueba/error”, puesto que al final hay que adaptar el método a tu “forma de ser”.

El experto asegura que consiguió mucho éxito cuando aceptó que es “muy adverso a las pérdidas”, y desde que adaptó todo lo que hace a evitar grandes descensos se encuentra en su zona de confort. De ahí a que tenga una estrategia diferente para corto, medio y largo plazo.

Turazzini cree que la clave dentro de un modelo siempre está en comprar “más barato de lo que vendes”. El problema es que, para hacerlo fácil, añade, “tenemos que armarnos de paciencia”. En este sentido, esperar resultados a corto plazo “es un error”.

El trabajo consiste en tener el mayor potencial de revalorización a largo plazo y esperar a que el mercado “corrija esa anomalía”, expone la experta. Siempre que entendamos, controlemos y gestionemos el riesgo, estamos haciendo “bien nuestro trabajo”. Abstenerse de la volatilidad, es “el primer paso para ganar dinero en los mercados”, recomienda.

Para Serrats el método idóneo para invertir se desarrolla “con el tiempo”, pero, sobre todo, “con formación”. En primer lugar, es fundamental, básico y necesario conocer todas las características “del producto con el que estamos trabajando (mercado donde cotiza, horario, apalancamiento, vencimientos si los tiene, etc.)” para poder controlar los riesgos de la operativa en los mercados.

Cada profesional, agrega, irá encontrando aquellos activos que “se adecuen más o menos a su operativa” y aquellos que considera más sencillo analizar o con los que es “más probable tener éxito”.

Eso sí, matiza, esto es una habilidad que “se desarrolla con el tiempo y con la práctica”. A título personal Serrats consiguió dar con su método tras mucha formación de mercados, experiencia propia y alguna cuenta pequeña liquidada.

psicologia trabajo

Rutina que seguir para invertir

El siguiente paso es cuál es la rutina que se debe aplicar para operar en bolsa, que nos pueda ayudar psicológicamente, según estos operadores de éxito. Turazzini enumera que necesita un tiempo para analizar los mercados, un tiempo para evaluar las decisiones de los bancos centrales y otro para analizar empresas. Acto seguido, un tiempo para la operativa.

Cuando entramos en el mercado, alerta, “no hay tiempo para otras tareas, puesto que la concentración es máxima”. Y es que cualquier error tiene un coste monetario “considerable”.

Este tipo de actividad es compartida por estos grandes profesionales. Cárpatos dice que lo primero que hace es leer sus principales fuentes de noticias”, todas las circunstancias de mercado y “cualquier factor que pueda influir”.

Serrats también se centra en repasar cada día cuál es la situación actual de las bolsas, qué noticias “vamos a tener en cuenta” y sobre todo cual es “la situación macroeconómica”. Si encuentra activos de su preferencia en puntos clave plantea entonces si invertir o no.

En definitiva, para poder tener éxito en la operativa primero tenemos que ver si nuestras inversiones se hacen en el mismo día o van a tener una duración mayor en nuestra cartera, tal y como asevera.

Levantarse tras el fracaso

Todo es muy fácil cuando la situación fluye con normalidad. El problema llega cuando hay una frustración y lo que pensábamos que nos iba a dar dinero ha sido una operación fallida. ¿Podemos recuperarnos si hemos fallado de manera grave? ¿Podemos volver a intentarlo? Estos expertos coinciden en dar una respuesta afirmativa.

Según Serrats, principalmente necesitas reconocer en qué te has equivocado para llegar a entenderlo. El segundo paso es “aceptar que hay que seguir aprendiendo en este mundo de forma constante”.

La operativa en bolsa (trading) no es una cuestión de arruinarse o hacerse millonario en cuestión de días. Es básicamente, tal y como destaca, “un trabajo más (para algunos)” o un hobby (para otros), pero debemos “ser conscientes de que no se hace una fortuna de un día para otro”.

Un trader puede perder dinero, pero lo que más dolor le causa, “es no ver el fin a esas pérdidas”, apunta Turazzini. La única manera de levantarse de un duro golpe coincide en que es “entenderlo y aceptarlo”. A veces los golpes son las mejores oportunidades, puesto que, si compras muy barato, por norma general “el mercado persiste en su equivocación y eso a corto plazo tiene un coste”.

Es una labor muy difícil, pero la mejor manera es prepararse psicológicamente para el fracaso antes de empezar, enfatiza Cárpatos. Una de las soluciones es “buscarse un referente”. Alguien en quien confíes, y “pensar en esos momentos duros que vivió y cómo salió adelante”. Desde luego que no es fácil, y la solución más inmediata debe ser “bajar fuertemente la cantidad puesta en juego”.

En esta línea, siempre y cuando respetemos los errores del pasado y aprendamos de ellos, los expertos se ponen de acuerdo en decir que podremos recuperarnos después de arruinarnos. De hecho, la mayoría de las cuentas arruinadas se deben o bien a un desconocimiento de producto o de sus características o bien la impaciencia o ludopatía del dinero fácil.

El trading ha de entenderse como un trabajo que puede generarnos unos ingresos adicionales, pero hemos de ser consistentes con la operativa y sobre todo dejar al lado los sentimientos. Seguir nuestro sistema de manera firme y evitar las emociones, puesto que son las grandes enemigas del ser humano a la hora de invertir.

Nadie en la vida ha logrado el éxito sin antes mascar el fracaso. Al final es una regla de tres infalible, la experiencia es la suma de prueba y error. Si no nos mojamos no avanzamos. Pero no cabe ninguna duda, que, tras todo éxito, existen varios fracasos.

Alternativas para evitar que las emociones entren en juego

Puedes obtener un dinero extra, que te va a venir muy bien para complementar los ingresos que obtienes por tu trabajo o desarrollo profesional. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

La ingente publicidad que están realizando las empresas de formación en bolsa y brókeres te pueden llevar al engaño respecto a los resultados económicos que puedes percibir. Se habla mucho de ganancias, aunque no se comenta casi nada de lo que puedes perder.

Aquí entra en juego el factor psicológico. Rosa Estañ, Experta en Finanzas, Consultora Coach, Psicotrader Ceo Psicologiaenbolsa.com y de Finanzasclarasyfaciles.com Directora Escuela Esmeralda, Educación Economica e Inteligencia Financiera, expone que, si te acercas al mundo del trading, apuesta por tomar mucha atención a toda la información que recibes.

Para hacer que las emociones no te jueguen una mala pasada es importante gestionar “activamente tu dinero”. Habitualmente las personas no hacen una gestión activa con su dinero. Suelen dejar su capital en manos en las entidades financieras, que actualmente apenas si pagan intereses. Tienen miedo a tener pérdidas.

Esta es partidaria de poder optimizar la rentabilidad de las inversiones, “sin dejar que la inflación o las comisiones bancarias se coman parte de tu dinero, como pasa hoy en día con millones de personas que confían en los bancos”.

Poder planificar tu futuro económico a corto plazo para tener un fondo de contingencias que te permita superar con éxito cualquier dificultad o imprevisto económico que surja.

De este modo, debes tener en cuenta que la garantía de un trabajo de por vida cada vez “es menor”. La prueba es que miles de puestos se pierden debido a la mecanización y automatización de los procesos realizados por máquinas, con la tecnología de la inteligencia artificial.

Tener un plan para esas necesidades económicas a medio plazo que previsiblemente vas a tener: Cambiar de coche porque el tuyo ya te cuesta más mantenerlo por las reparaciones que si te planteas comprar uno nuevo.

Disfrutar de la tranquilidad de tener una libertad financiera cómoda para tu futuro, con un dinero invertido en planes de ahorro indexados que te va generando constantemente beneficios, gracias a la rentabilidad media de las inversiones en los mercados.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!