Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

HOME > Marketing digital

5 factores clave para ejecutar una campaña de social media

10 min

El marketing digital es una forma efectiva de acercar tu marca al público objetivo ya que te permite segmentar por canales y por intereses.


La presencia de las empresas en Internet es fundamental para garantizar la notoriedad de la marca y es que la frase “si no estás en Internet, no existes” cada vez es más adecuada para definir el momento que estamos viviendo en la sociedad. De hecho, muchas de las compañías emergentes se consolidan en el entorno digital antes de dar el salto a los establecimientos físicos. Otras, las más tradicionales, se han visto obligadas a abrir canales digitales para conseguir acceder a su público objetivo por completo. Y es que las nuevas tecnologías han irrumpido en la vida empresarial para modificar muchos aspectos esenciales: desde el modelo de negocio hasta los procesos de trabajo y como no, la forma de publicitarse.

Internet -y las nuevas tecnologías en general- proporcionan infinidades de ventajas para las organizaciones, ya que proporciona herramientas que facilitan el trabajo, ofrecen información relevante acerca del negocio que arrojan luz sobre la manera de llevar a cabo distintos procesos, amplían el mercado ya que es posible comunicarse a nivel global y, por supuesto, ponen a disposición multitud de ideas que optimizan el rendimiento de la empresa.

Pero hay que tener en cuenta un detalle: Internet es un escenario cambiante en el que las novedades son fugaces y es fácil quedarse desfasado en cuestión de semanas, por ello hay que estar siempre al día de las últimas tendencias.

Por su parte, el marketing online también ha tomado relevancia ya que los canales digitales son los más usados para llegar hasta los usuarios que están presentes en Internet. Se define como una serie de estrategias que utilizan los medios online para llevar a cabo acciones publicitarias. Como sus principales ventajas: los costes son más asequibles que los del marketing tradicional, existe más control sobre los resultados de la campaña y es posible realizar modificaciones para optimizarla durante el desarrollo de la misma y permite hacer una segmentación muy precisa del target que se desea alcanzar.

Si hablamos de los hábitos digitales que practican los usuarios, el último estudio realizado por We Are Social media junto a Hootsuite ofrece datos reveladores sobre el uso de Internet en todo el mundo. En España, existen 54 millones de líneas móviles -una cifra que equivale al 117% de la población total de nuestro país-, de los cuales, 28 millones son activos en redes sociales y el 86% de ellos acceden a las plataformas digitales desde el móvil. De media, los españoles pasamos 5 horas y 20 minutos al día conectados a Internet y la mayoría del tiempo lo pasamos en redes sociales. Además, un 72% de los usuarios afirman haber comprado a través de plataformas de comercio online en el último mes. Por esta razón es tan importante que las marcas cuenten con presencia en la Red ya que en las redes sociales pueden realizar estrategias de imagen de marca y a través del eCommerce pueden vender sus productos o servicios.

Campaña Social Media

Claves para realizar una campaña de social media

Existen factores clave que debes de tener en cuenta a la hora de realizar una campaña de marketing online con éxito. Has de saber que el escenario en el que la estás planteando es cambiante y tienes que estar preparado para asumir todo tipo de imprevistos.

1. Establece objetivos

El primer paso es definir qué queremos conseguir con la campaña de marketing digital. Dichos propósitos deben estar alineadas con los de la organización, con el fin de que mediante la estrategia digital se consigan los objetivos del negocio. La repercusión debe ser directa en tu cuenta de resultado, por lo que deben ser SMART, es decir:

Specific (Específico). Cuanto más concretos sean, más sencillo será llevarlos a cabo. Ten en cuenta que los objetivos van a ser el centro del proyecto, por lo que debes de detallarlos al máximo respondiendo a las preguntas de qué, cuándo, cómo, dónde, quién y por qué.

Measurable (Medible). Es necesario definir una forma de medir los propósitos para cuantificar si se han cumplido o no. En el caso de ser cuantitativos, no habrá problema. Sin embargo, frente a los cualitativos deberás añadir porcentajes o cantidades exactas a su definición.

Attainable (Alcanzable). Para proponer objetivos alcanzables debes de hacer un balance previo de lo que se ha hecho hasta ahora y de lo que se ha conseguido para saber si realmente puedes poner una meta accesible. No deben parecer presuntuosos ni imposibles.

Realist (Realista). Antes de definir los objetivos debes de conocer con qué equipo cuentas y saber su potencial, además de las herramientas con las que cuentas para llevar a cabo el proyecto. Si conjugas estos factores será posible alcanzar la meta determinada.

Timely (Temporales). Se trata de un factor decisivo porque va a definir cuándo se debe cumplir el objetivo. Pueden ser a corto, a medio o a largo plazo. Es necesario agendar y calendarizar la fecha límite para saber con qué rapidez debes actuar.

2. Analiza tu trayectoria

Antes de plantear un proyecto estratégico como es una campaña de marketing, debes conocer el contexto en el que se va a llevar a cabo. Las variables del entorno influyen directamente en los resultados, por los que has de estudiar las circunstancias que rodean al proyecto y a la empresa.

Además, es necesario hacer un recorrido por lo que se ha hecho anteriormente para saber qué ha funcionado y los errores que se han cometido para aprender de lo que se ha hecho mal y potenciar lo que ha dado buenos resultados.

Por otro lado, para complementar el análisis, también puedes estudiar cuáles son las acciones que lleva a cabo tu competencia en los canales que tienes pensado efectuar tu campaña de marketing. Observa qué hacen bien y qué puntos pueden ser diferenciales con el fin de trabajar en ellos y destacar.

3. Estudia a tu público

Es imprescindible saber quién es el público de tu marca y dónde se encuentra dentro del ámbito digital, en especial, dentro de las redes sociales que es donde los usuarios pueden interactuar con el mensaje. Los clientes ofrecen su visión sobre los productos o servicios anunciados y, de esta manera, puedes recoger aquellas sugerencias que creas que pueden mejorar el modelo de negocio e implantarlas en tu empresa.

Internet cuenta con la posibilidad de segmentar de manera precisa al público al que diriges tus contenidos, así que define la edad, el género y el lugar de residencia. Si estableces quienes son tu audiencia, podrás personalizar el mensaje para que sientan que le estás hablando a ellos sobre sus gustos o intereses. Al final, esto acaba fidelizando a la comunidad y, por ende, aumentando el ROI (Return on investment o retorno de la inversión). El ROI hace referencia al valor monetario que se genera cuando realizas una acción de marketing, gracias a ello podemos conocer la rentabilidad de la actividad que llevamos a cabo en redes sociales.

Chica-haciendo-proyecto

4. Define los canales

Después de saber a quién te diriges, tienes que conocer dónde se encuentran los usuarios que están interesados en tu marca. Las redes sociales son el principal canal de comunicación dentro del ámbito digital, pero son muy diferentes entre ellas y se usan para transmitir mensajes de manera distinta.

LinkedIn

Se trata de la mayor red profesional que existe actualmente. Si tu negocio es B2B este será tu canal principal para llegar hasta tu público, ya que recoge a todo tipo de organizaciones y empresarios.

Lanza contenido interesante para captar la atención de tus seguidores. Además, también puedes utilizar las herramientas que te proporcionan los grupos para posicionarte como un creador de contenidos valioso dentro de tu sector.

Facebook

La red social de Marck Zuckerberg cuenta con un algoritmo que visibiliza aquellos contenidos que los usuarios quieren ver. Esto lo analiza mediante las publicaciones que reciben más interacción, las más compartidas o las que tienen más comentarios.

Es necesario que el contenido esté especialmente pensado para la audiencia que tienes en esa red social, para fomentar la relación con el target. Puedes conocer qué perfil sigue a tu página de empresa dentro del apartado de ‘Estadísticas’ que te proporciona el propio Facebook.

Esta herramienta también fomenta el uso de sus propias prestaciones, como es Facebook Live, mediante la que puedes retransmitir videos en directo. Los usuarios pueden enviar sus comentarios, así como sus ‘likes’ mientras que estás emitiendo.

Twitter

La red de los (ahora) 280 caracteres es la que más potencia el directo de todas. Se ha posicionado como una de las nuevas formas de informarse entre los usuarios ya que los principales medios de comunicación vuelcan las noticias de última hora.

Las marcas también ofrecen contenido de interés sobre sus servicios en el que incluyen las últimas tendencias, pero además también publican contenido que busca entretener al receptor.

Instagram

Instagram es la red social de moda en la que priman los contenidos audiovisuales -videos, fotos y las llamadas ‘instastories’-. Se le da mucha relevancia a la inmediatez, ya que este último formato solo se puede consumir durante 24 horas y luego desaparece. La ventaja es que se pueden hacer llamadas a la acción para que los usuarios interactúen directamente con la marca, haciendo más estrecha la relación, ya que ellos sienten que forman parte activa de la comunidad de una empresa.

Esta red social también es la que cuenta mayor número de influencers. Éstos son usuarios con una gran cantidad de seguidores que muestran su vida y también hacen publicidad de marcas. Las compañías se han dado cuenta de que las campañas con influencers son -en muchos casos- más efectivas que las tradicionales, ya que impactan directamente a un tipo de público muy concreto y les dan un valor añadido a los productos debido a la cercanía y a la credibilidad.

YouTube

Es la red de videos por excelencia, el formato de moda en Internet. Cuenta con 1,5 mil millones de usuarios activos, lo que la posiciona como la segunda red social justo por detrás de Facebook. Al día, las personas pasan 40 minutos de media en YouTube, lo que en conjunto eleva a 500 millones de hora al día de contenido consumido.

Existen muchos tipos de videos, de hecho, hay para todos los gustos y públicos, pero los que más destacan son los musicales, la comedia, el entretenimiento y los ‘how to. Las empresas siempre están especializadas en algún sector, así que pueden plantearse la oportunidad de crear contenido especializado en formato audiovisual para sus seguidores. Por ejemplo, si cuentas con una floristería puedes colgar tutoriales acerca de cómo realizar el mejor ramo de flores para alguna ocasión especial.

En esta red social también están muy presentes los influencers, especialmente los que están especializados en gaming y en lifestyle. En los videos también hacen publicidad acerca de productos o servicios. Los primeros hablan de gadgets y tecnología ya que estos productos son más afines a su público y los segundos suelen publicitar marcas de ropa, de belleza o de viajes debido al target al que van dirigidos sus contenidos.

Después de conocer cada red social, el tipo de público que hay en cada una de ellas y, sobre todo, para qué se usan, puedes realizar un tipo de contenido diferente o, incluso, puedes plantearte hacer una campaña con los influencers más prestigiosos de cada red social.

5. Mide resultados

Tras poner en marcha la campaña es necesario saber si está funcionando correctamente acorde con los objetivos marcados en el primer punto. Por ello hay que ir midiendo los resultados que se están consiguiendo. Lo puedes hacer de forma semanal, bisemanal, mensual o trimestral. Lo óptimo es hacerlo cada poco tiempo para que, en el caso de que el impacto no esté siendo el deseado, se pueda estudiar qué falla y enmendar el error lanzando otra serie de contenidos hacia otro público o en otro canal. La información que obtenemos en el análisis de los resultados busca que la campaña sea lo más efectiva posible a través de la optimización.

A la hora de realizar una campaña también debes tener en cuenta todas las novedades que aparecen cada poco tiempo, así que lo mejor es que traces un plan estratégico digital, pero asegúrate que sea flexible y admita cambios de última hora.

Otro elemento que debes tener en cuenta cuando decidas realizar una campaña digital es que tienes que hacer una propuesta de valor, es decir, que lo que aportes sea de utilidad para los usuarios que están detrás de la pantalla. De esta manera, tu marca no pasará desapercibida entre los miles de contenidos que se consumen al día en la Red.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!