Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Autónomo: así podrás deducir los gastos de móvil e Internet

5 min

Aprende cómo deducir los gastos de móvil e Internet para la Declaración de la Renta (IRPF) si eres autónomo, sin incurrir en ningún ilícito fiscal.


Como autónomo podrás deducirte los gastos de Internet y móvil para pagar menos en la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Ciertamente, los trabajadores por cuenta propia deben tomar muchas precauciones para que Hacienda no les regatee una deducción fiscal por móvil e internet incluso cuando ellos creen que se la tienen que reconocer sí o sí. Y, por supuesto, deben seguir los pasos establecidos por la ley y cumplir los requisitos vigentes para no incurrir en ningún ilícito fiscal. Igualmente importante es que sepas si aplica o no esta deducción en tu caso y cómo exponerla para que te sea reconocida.

Desconocimiento: el monstruo más temido por los autónomos

Los autónomos no solo temen la burocracia sino que, muchas veces, no entienden ni sus reglas ni su lógica. Según un informe de Adecco e Infoempleo, las elevadas cargas sociales y administrativas destacan como su principal problema, superando incluso a la necesidad de encontrar nuevos clientes. Por cierto, según ese mismo informe, a casi la mitad de los trabajadores por cuenta propia le agobia la elevada presión fiscal.

¿Y qué tenemos cuando sumamos la angustia de un autónomo por la burocracia y el sudor frío ante los impuestos? Pues una profunda esperanza en las deducciones, que son una forma de que la administración le devuelva una parte de los gastos de su actividad. Es verdad que es una esperanza con matices, porque los veteranos saben que los funcionarios no les concederán ese dinero si no se ajustan a unas normas muy específicas, que pueden coincidir o no con el sentido común del afectado.

chica-delante-ordenador-cambios-legislación-autónomos

Algunos de los casos más problemáticos son los de las facturas de móvil e internet. Y los llamamos problemáticos no porque las deducciones sean difíciles de conseguir, sino porque hay que tomar más precauciones que en otros casos.

Para empezar, si el autónomo trabaja desde la oficina, los gastos de internet y el teléfono fijo serán 100% deducibles. Trabajando desde casa, serán deducibles los gastos que tengan que ver con el 30% del espacio de la vivienda. Aquí se considera que, comúnmente, las facturas del teléfono fijo y de internet están integradas en una sola y que el 30% es el espacio medio de la casa que se utiliza para trabajar.

Cifras por encima de este 30% conviene justificarlas con detalle en la ventanilla de la administración. Suponiendo que se supera el 50%, el funcionario le preguntará con ironía si vive y duerme en la oficina como los detectives privados. No habría que descartar una inspección para salir de dudas.

El que trabaje desde casa debe advertírselo a Hacienda con los modelos 037 o 036 de su declaración censal, y estar preparado para que le pregunten por sus días libres. A los funcionarios les preocupa que un abogado, por ejemplo, incluya los gastos personales de teléfono fijo o internet que realice durante el fin de semana. En ese mismo sentido, si el autónomo está alquilado, Hacienda puede pedirle una factura diferenciada y con IVA por el arrendamiento de la parte de la vivienda que utilice con fines profesionales.

Pero las facturas diferenciadas no terminan ahí. Los funcionarios no saben cómo determinar, por ejemplo, qué parte del uso del teléfono móvil se dedica a fines profesionales. Éste es un problema que, además, no solo afecta a los autónomos, porque los trabajadores por cuenta ajena también usan el móvil de empresa para decirles a sus parejas que no llegan a cenar o para navegar, indignándose, por las páginas web de los periódicos. Esto ya se vio con los ordenadores de mesa y fue el motivo por el que muchas compañías caparon el acceso a sitios como Amazon o Facebook.

Dos líneas de móvil

Para los autónomos, la deducción solo será posible cuando tengan dos líneas de teléfono móvil diferenciadas, una para uso personal y otra para uso profesional. Es verdad que algunos las podrán utilizar inadecuadamente en algunas ocasiones, pero Hacienda se lo ha puesto más difícil. Con ello plantea que, si el trabajo que se realiza por teléfono justifica una deducción, pues también debería justificar la inversión que supone adquirir otro terminal. Algunos autónomos consideran que es la manera que Hacienda tiene de favorecer la conciliación entre la vida profesional y personal que, como todo el mundo sabe, es muy complicada en el caso de los trabajadores por cuenta propia.

Tanto en el caso de los gastos de móvil como en los de internet, en casa o en la oficina, deben encontrarse claramente vinculados a la actividad económica que realice el profesional. En sus comunicaciones, Hacienda emplea la denominación “afectos” para decir “vinculados”. Adicionalmente, los gastos tienen que encontrarse convenientemente justificados mediante las correspondientes facturas. Aquí lo importante es que figuren los datos fiscales del receptor, que es lo que sucede con todas las facturas de las operadoras de telecomunicaciones. Finalmente, ante posibles inspecciones, los gastos deben aparecer registrados contablemente por el autónomo en sus libros de gastos e inversiones.

mujer-consulta-inversión-dinero-en-móvil

Los gestores administrativos recomiendan siempre preparar la declaración de la renta con tiempo, y más aún en el caso de los autónomos. Eso significa que es mejor empezar a revisar ahora toda la documentación necesaria, aunque a muchos les parezca que están perdiendo un tiempo precioso, que podrían dedicar a conocer nuevos clientes o aumentar su facturación. Dejarlo todo para última hora supone arriesgarse a perder deducciones no siempre fáciles de apreciar como las del móvil de internet. Otro peligro es que los autónomos acaben enzarzados en largas llamadas y visitas a las ventanillas de la administración en el ‘tiempo de descuento’.

Merece la pena recordar que el año pasado los autónomos sufrieron los primeros rigores del enfriamiento económico que se agravará en 2020. El incremento de los empleos del colectivo en 2019 fue, prácticamente, cinco veces inferior al registrado por la EPA en 2018. En estas circunstancias, necesitan todas las deducciones que puedan obtener no solo para compensar el resbalón del año pasado, sino también para conseguir una liquidez extra ahora que según algunos expertos empiezan (de nuevo) las vacas flacas. No pueden arriesgarse a perder las deducciones por el uso del teléfono e Internet.