¿Qué es el finiquito y cómo se calcula?: paso a paso

Esta cuantía suele ser la principal causa de conflictos laborales cuando toca rescindir alguna relación formal entre empresa y trabajadores.


Marcharse de una empresa voluntariamente o mediante un despido va aparejado a un procedimiento concreto para evitar cualquier tipo de reclamación. La Ley del Estatuto de los Trabajadores pone de manifiesto que cualquier profesional tiene derecho a una compensación final. Es lo que se conoce como el finiquito.

Pero… ¿Qué es el finiquito y cómo se calcula? Esa retribución dineraria que se cobra al dejar una empresa no está vinculada a la causa de la extinción laboral, sino que se aplica lo mismo a la baja voluntaria que al despido laboral o en el momento en el que concluye un contrato laboral. Con todo, hay que ir por partes para ver qué finiquito me corresponde.

Cuestiones previas antes de conocer qué es un finiquito

Antes de saber qué es un finiquito hay que resolver algunas cuestiones previas a nivel de usuario. De entrada, esta cuantía puede derivarse de un despido (conlleve o no indemnización), de la finalización de un contrato laboral o de una renuncia voluntaria. En cualquiera de estas tres situaciones, tienes derecho a finiquito.

El documento de saldo y finiquito es un escrito que se entrega al trabajador cuando finaliza su relación laboral con la empresa. En él vienen reflejadas todas aquellas cantidades que este tiene derecho a percibir en la fecha de efectos establecida. Por consiguiente, a que la empresa le liquide.

Por este motivo, es indiferente hablar cálculo de liquidación o finiquito.

En contraposición, la indemnización solamente se da cuando hay un despido. Pero incluso en esa circunstancia, se tendrá que percibir, además, el debido finiquito. Por tanto, sí existe también el finiquito por despido, aparte de la indemnización.

Por el contrario, también hay ciertas indemnizaciones (no muy elevadas) que se pagan en casos muy determinados donde no ha habido ningún despido.

¿Qué es el finiquito?

Dicho lo cual, efectivamente, al término de una relación laboral entre un trabajador y una compañía, esta última debe hacer una propuesta de liquidación de las cantidades adeudadas. ¿Qué es el finiquito, entonces? Básicamente, esto último.

En ese documento, el finiquito, no solo se desglosan los conceptos y cantidades que la empresa debe liquidar al trabajador, sino que también implica que ambas partes están de acuerdo en rescindir el contrato laboral.

Es decir, que siempre corresponde el finiquito, aunque exista un despido sin causa y la correspondiente indemnización, e incluso cuando el trabajador termina la relación laboral voluntariamente.

Cómo saber concretamente cuánto es el finiquito

Para calcular el finiquito en este caso se suma todo aquello que la empresa debe al trabajador por las funciones desempeñadas, añadiendo la indemnización por despido, si es el caso. En aras de saber cuánto es el finiquito hay que tener en cuenta ciertos aspectos.

Por un lado, la parte de la nómina correspondiente al mes en que finaliza la relación laboral.

Pero también, los días de vacaciones pendientes que el trabajador no llegó a disfrutar, la parte proporcional a la paga extraordinaria, si se cobra aparte y no está prorrateada en la nómina, y la deuda de la empresa de los últimos 12 meses, como alguna comisión que no se percibió en su momento.

Calcular el finiquito requiere de seis factores

Conocer cómo calcular un finiquito requiere saber manejar algunos elementos básicos. De entrada, lo primero que debes tener claro es que este término se refiere a las cantidades que se han devengado. Estas son las que el empresario abona al trabajador y que no se han pagado todavía.

Dicho de otro modo, para calcular el finiquito necesitas conocer el salario de los días trabajados tras la última nómina, la parte proporcional de las pagas extra no prorrateadas, que se han generado, pero no se han percibido, las vacaciones no disfrutadas, y las horas extras no cobradas, si han sido trabajadas.

Además de esto, pueden existir otras cuantías que se hayan pactado en el contrato, por convenio o mediante un acuerdo de empresa: bonus, gratificaciones extraordinarias, objetivos, y un largo etcétera.

De este modo, en el caso de indemnización por despido, dicho importe puede incorporarse en el propio finiquito o puede aparecer en un documento aparte.

Los días de salario del último mes para calcular el finiquito

Una vez que has entendido qué es el finiquito hay que ir más allá para conocer qué finiquito me corresponde. Calcular este pago comienza por los últimos días que has trabajado y cotizado.

Para encontrar esta cifra, primeramente, se ha de efectuar el cálculo del salario diario, y después multiplicarlo por el número de días trabajados. Si el sueldo es fijo, sin variaciones mes a mes, se debe tomar como referencia lo cobrado en nómina el mes anterior a la extinción del contrato y dividirlo entre 30.

Finalmente, cabe aclarar que si te estás preguntando “cuánto finiquito me corresponde por año trabajado”, debes saber que no computan los años en conjunto. Únicamente estos últimos días, en lo que respecta al tiempo efectivamente trabajado.

Las vacaciones no disfrutadas para calcular el finiquito

Asimismo, otro aspecto vital para ver qué finiquito me corresponde es la de las vacaciones generadas, pero no disfrutadas. Aquí es necesario saber cuántos días de vacaciones te corresponden al año, en virtud del convenio o del contrato laboral.

Lo más común, en este sentido, es tener 30 días, por lo que bastaría con hacer una sencilla regla de tres para conocer el dato de cuánto te pertenece por vacaciones. Vamos a ilustrarlo con un ejemplo.

De esta manera, si el contrato acabó el 9 de diciembre como decíamos, se habría estado contratado ese año durante 11 meses y nueve días. En total, 339 días. Considerando que por cada 360 días se dispone de 30 días de vacaciones, por 339 días se tendría derecho a 28,25 días.

Pagas extraordinarias para calcular el finiquito

Además, como se ha mencionado anteriormente, las pagas extra deben entrar a la hora de calcular el finiquito. Cuando a una persona se le desembolsan las pagas extras de forma mensual en la nómina, no se incorporarán en el proceso de cálculo.

Para otros supuestos, cabe recordar que las pagas extraordinarias se generan, por lo general, en dos momentos: verano y Navidad. Así, son periodos de seis meses, salvo que por convenio colectivo se fijo otra tipología de devengo en concreto.

Este segmento es como la de las vacaciones, pero tomando como referencia el tiempo transcurrido desde que se cobró la última paga extra.

¿Cuánto es el finiquito de un trabajador por baja voluntaria?

Pero moviéndonos más adelantes para ver qué es un finiquito, hay que observar, por ejemplo, cuando la decisión se hace por una decisión personal y no se ha visto motivada por un cese procedente o improcedente.

La empresa debe confeccionar un documento en el que refleje las remuneraciones devengadas y las que todavía no se han percibido, así como la indemnización, si procede. No existe un modelo estandarizado de finiquito, pero este documento debe reflejar explícitamente su finalidad y contenidos.

Manejar toda esta normativa es fundamental tanto para la empresa como para el trabajador. Abusos existen por ambas partes y un buen manejo a nivel legislativo siempre puede ahorrar más de una visita al juzgado. Que el finiquito se quede bien controlado siempre en casa.

Si quieres estar al día de esta y otras cuestiones igual de fundamentales para el porvenir de tu proyecto, no lo dudes. Entra en nuestra web o llama al 900 676 535 y convierte a Yoigo Negocios en tu respaldo perfecto para lidiar con las desavenencias del día a día.