5 consejos para gestionar el estrés laboral en la empresa

Aprende a manejar y gestionar la ansiedad causada por el trabajo con algunos trucos sencillos en materia de recursos humanos.


El estrés en el trabajo puede convertirse en una tremenda losa difícil de manejar. Es uno de los problemas que puede terminar afectando a la salud mental y, también al rendimiento habitual en a la hora de realizar la actividad profesional.

Por eso, es necesario seguir una serie de recomendaciones para poder capear cualquier situación que vaya en esta dirección.

¿Cómo gestionar el estrés laboral? Hay una serie de recomendaciones que pueden ser muy útiles y que, seguramente, sirvan como referencia para la consecución de esos objetivos y que, obviamente, no se tengan problemas de cara al futuro.

El estrés en el trabajo puede suponer un gran problema

Gestionar el estrés laboral es algo fundamental. De hecho, el estrés laboral y su prevención se ha vuelto uno de los protagonistas del mundo de hoy en día. Los horarios, las rutinas, los compromisos.

Pero, especialmente, la exigencia cada vez mayor a la que nos enfrentamos, pueden hacer que este sea uno de los enemigos más desafiantes para cualquier profesional.

¿Cómo puede ser la gestión del estrés en el trabajo? Efectivamente, a pesar de que a veces el estrés laboral pueda ser normal, o incluso motivador para algunas personas, este sentimiento tiene también unas consecuencias de cuidado.

Y es que en el momento en el que sus síntomas se escalan y empiezan generar en ti un impacto negativo, tu desempeño, tu productividad, tu seguridad o incluso tu talento o la pasión por lo que haces, pueden verse afectados.

Las consecuencias del estrés en el trabajo son múltiples. Además, pueden variar aún más de persona en persona, sin embargo, todas comparten características como la pérdida de motivación, la falta de seguridad en ti mismo o incluso, un sentimiento de ansiedad constante.

¿Cómo gestionar el estrés en el trabajo, entonces? Afortunadamente, hay algunas recomendaciones que te pueden ser de utilidad y que pueden ayudarte ampliamente a combatirlo para que no te depare ningún problema con el paso de los años. La consciencia siempre es muy importante.

Identifica el estrés en el trabajo y ver cómo manejarlo

Vayamos punto por punto. ¿Cómo atender al estrés laboral y su prevención? Lo primero de todo, es identificar cuál es su causa. Ver el origen siempre ayuda a tomar las medidas que son necesarias en todo momento.

Cuestiónate siempre. Pregunta por qué te estás sintiendo así, date cuenta de qué es eso que hace que tus síntomas crezcan y haz un esfuerzo por identificar claramente qué parte de tu vida laboral es la que realmente te genera este estrés. Una vez lo tengas claro, podrás tomar acciones para mejorarlo.

En este sentido, para hacer frente al estrés en el trabajo muchas personas encuentran que las soluciones holísticas y los remedios naturales les ayudan a controlar el estrés de manera efectiva.

Por ejemplo, el yoga y la meditación pueden ayudarte a estar más tranquilo y ser más resistente al estrés.

Además, según el artículo de Dorene Petersen “Ansiedad o depresión: ¿pueden ayudar los aceites esenciales?” para el Colegio Americano de Ciencias de la Salud, los aceites esenciales de bergamota, lavanda, incienso, salvia y yling ylang (o mezclas que contienen estos ingredientes) pueden servir para que tu estado de ánimo mejore.

La modificación de conducta

El segundo paso para gestionar el estrés laboral es empezar a modificar la forma en la que estás lidiando con tu estrés laboral.

La reacción inmediata suele ser por lo general negativa, y es que para combatir el estrés algunos intentan trabajar más horas, otros pierden mucho tiempo que puede ser valioso preocupándose y otros, por ejemplo, pueden desahogar este estrés con sus allegados de una forma poco efectiva y aconsejable.

No obstante, el aprendizaje de nuevos métodos como la respiración, la meditación o incluso la desconexión por unos minutos ayuda muchísimo. Generar estas nuevas estrategias para lidiar con el estrés en el trabajo, no solo hará que puedas hacerle frente, también provocará sensaciones positivas y mejorará tu estado anómico antes de lo que te podías plantear.

La gestión de estrés en el trabajo bajo la limitación y las metas realistas

Todo el mundo sabe que en la actualidad los límites entre lo personal y lo profesional se han visto recortados enormemente. Por el contrario, si lo que quieres es acabar con el estrés laboral, estos límites tienen que volver a ser dibujados y sobre todo, ser mucho más firmes.

Poner límites de horas, de tiempos, de momentos, darle relevancia a lo que es realmente importante y comprometerse con ello es clave para empezar a combatir los síntomas del estrés que puedas estar experimentando.

La mayoría de nosotros queremos tener un buen desempeño en el trabajo, pero si estás tratando de hacer el trabajo demasiado rápido para impresionar a tu gerente o adelantarte, podrías estar generando tú mismo el estrés.

Evalúa objetivamente si puedes bajar un poco el ritmo mientras cumples con tus responsabilidades. Si puedes, comienza a darte más tiempo para terminar las tareas que necesites.

Saber comunicar el problema es fundamental

Una vez sepas de dónde viene tu estrés en el trabajo, puede ser relevante que se lo comuniques a tu responsable directo. Puede ayudar enormemente a que termines por superar el problema.

Realízalo de manera asertiva y con toda la tranquilidad y calma del mundo, explícales qué te genera estrés, plantea posibles soluciones y si puedes implementar algunas de ellas para ver cómo podéis entre todos mejorar el ambiente laboral en el que estáis diariamente.

Desconecta todo lo que puedas para gestionar el estrés laboral

En última instancia, no es solo relajarse y desconectar, es hacerlo de manera consciente. Así que la próxima vez que veas una peli, salgas a dar un paseo o incluso salgas a comer, intenta ser consciente del descanso y del tiempo que le estás dando a tu mente y a tu cuerpo.

Trata de concentrarte en la actividad que estés haciendo sin pensar en lo que tienes que entregar o cumplir después. Verás como una hora de relajación y desconexión absoluta hará maravillas para calmar el estrés laboral.

Por la noche y los fines de semana, tómate un tiempo para relajarte y hacer actividades que te gusten, ya sea pasar tiempo al aire libre, divertirte con tu familia y amigos, leer, escuchar música o ver tu serie preferida.

Si no has intentado estas medidas para reducir el estrés en el trabajo, es momento de que cojas el toro por los cuernos y lo hagas.

Coge el ánimo y pruébalas. Recuerda siempre que el estrés es algo que no sólo puedes aprender a manejar, sino que también puedes usarlo para tu beneficio, todo es cuestión de saber de qué manera.

En Yoigo Negocios nos preocupamos por la salud emocional de los trabajadores. Por eso, te ofrecemos los recursos que necesitas para poder ayudarles de forma eficiente. Entra en nuestra web o llámanos a 900 622 800 y equípate para el futuro.