Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

HOME > Gestión y liderazgo

Las compañías avanzan, el liderazgo también

8 min

Los líderes que esperan las nuevas generaciones deben tener una serie de atributos en los que resalta especialmente la capacidad para motivar al equipo.


El panorama empresarial está en constante cambio, más aún en los últimos años en los que las nuevas tecnologías han irrumpido en el sector modificando los hábitos de trabajo y, como consecuencia, la forma de gestionar la actividad y a los empleados.

Los líderes de la empresa son los encargados de marcar el rumbo de la organización junto con los equipos de trabajo, desde contar con empleados felices hasta conseguir unos resultados óptimos.

Por lo tanto, si las empresas están reformando su manera de trabajo, los líderes también están evolucionando para ser los referentes que los empleados esperan.

Nuevos modelos de trabajo, nuevos líderes

La digitalización está más presente que nunca en las empresas, marcando un nuevo ritmo de trabajo en el que la mayoría de los procesos se hacen electrónicamente. Además, la entrada de las nuevas generaciones en el mercado laboral también ha influido en la manera de trabajar y de dirigir los equipos. Los millennials y la generación Z tienen motivaciones muy diferentes a otras generaciones, como por ejemplo la de sus padres.

Para un millennial, un líder es una figura que motiva a las personas que hay a su alrededor, que inspira, construye un equipo e impulsa el cambio hacia nuevas formas de hacer las cosas, más eficientes. Esta generación prioriza la inspiración a la burocracia que hasta hace unos años caracterizaba a las personas que estaban al frente de las empresas, según ha informado el estudio ‘Líderes Millennials: Horizonte 2020’ elaborado por Right Management.

La Directora General de Right Management en nuestro país, María José Martín, ha afirmado que “nos encontramos ante una generación que se siente alejada de la forma de liderar de sus manager y que entienden el liderazgo desde un enfoque más inspirador y basado en las personas”.

Las nuevas generaciones optan por un estilo más humanista, que pone a las personas en el centro de la organización, como principal prioridad. Anteponen el ambiente de trabajo, el desarrollo profesional a nivel personal y la mejora continua de ambas cuestiones.

Según el estudio, los líderes millennials cuentan con una gran formación y tienen como uno de sus objetivos fundamentales impactar de forma positiva entre sus empleados, motivándolos, potenciando sus fortalezas en el mercado laboral y transmitiendo unos valores concretos acerca de desempeñar el trabajo en su organización.

liderazgo-empresa-empresario-negocio

Cualidades de un buen líder

Si tenemos que resumir en una frase qué es un buen líder, podríamos decir que es aquella persona que consigue que su equipo trabaje de manera efectiva. Pero para que eso ocurra, debe contar con ciertas cualidades que pueden ser innatas o que pueden ir trabajando.

Inspiración

El líder debe ser una persona que desprenda entusiasmo y dedicación por su trabajo, por lo que debe encantarle la actividad que está desarrollando. Por otro lado, debe saber transmitir esa pasión a su equipo de tal forma que los inspire en su día a día.

Además de las tareas que tenga que desempeñar el manager, su equipo debe concebirlo como una persona más dentro del grupo, alguien con quien trabajar codo con codo para conseguir las metas de la compañía. Y lo tanto, el líder debe ser una persona que esté dispuesta a ayudar a sus trabajadores en todo lo que necesiten.

Capacidad de delegación

Los manager suelen ser personas que tienen mucha responsabilidad, así como una gran carga de trabajo. El líder debe distribuir la carga de trabajo entre todos los miembros, para que el reparto sea más equitativo y él también pueda desempeñar funciones de gestión.

Un buen manager saber cómo delegar poniendo los límites del traspaso de una tarea y cuándo debe intervenir para mejorar el proceso. Como es de esperar, delegar no significa desentenderse del trabajo puesto que sigue siendo el responsable. Delegar es una forma de transmitir confianza dentro del equipo y desempeñar el trabajo en equipo.

Valentía

Los líderes son personas que tienen que tomar decisiones que conllevan un nivel alto de riesgo que los demás miembros de la organización no tienen. Su determinación puede suponer un éxito o un fracaso de un proyecto. De esta manera, debe ser valiente para elegir una opción y asumir cualquier consecuencia. Los logros siempre son motivo de alegría y los fracasos un ejemplo más de qué acciones no deben cometerse.

Capacidad de comunicación

La comunicación es una de las mayores habilidades de un buen líder. Es esencial que sea capaz de transmitir de manera clara toda la información a su equipo, inspirar confianza para que todos los empleados sientan que pueden contar con él, contagiar su motivación con el fin de que el trabajo sea excelente.

La capacidad de comunicación está directamente relacionada con la de escuchar. Es fundamental conocer a los empleados, saber sus inquietudes y ayudarles a desarrollar su carrera profesional dentro de la organización.

Compromiso

Los líderes son personas comprometidas con la empresa, con sus clientes y sus empleados. Esta cualidad significa estar presente dentro de los procesos de la compañía y buscar constantemente una forma de mejorar el trabajo y la relación entre ambos.

Visión

El manager cuenta con la capacidad de anticipar problemas dentro de la organización, ya sea internamente o con los clientes y partners de la empresa. Pero no solo es necesario prever los aspectos que pueden salir mal, también es importante conocer las oportunidades que la empresa puede aprovechar para crecer.

La visión está directamente relacionada con la intuición y la creatividad. Las tres cualidades se complementan entre sí porque la intuición detecta el problema o la oportunidad y la creatividad ayudar a desarrollar una propuesta de mejora o una solución. En conjunto permiten al líder seguir avanzando para conseguir los objetivos propuestos.

Gestión

Un buen líder tiene una gran capacidad para planificar y coordinar tanto las tareas como a los miembros de su equipo. Cuenta con los recursos necesarios y los administra de tal forma que consigue obtener el máximo rendimientos de ellos. Para conseguir gestionar un equipo es importante poner a trabajar la organización, estructurando todos los recursos para que sean lo más productivos posibles. Además, también es esencial que el líder tenga una visión global de su grupo, saber en qué está trabajando cada empleado y, si fuese necesario, cómo mejorar sus resultados.

Cómo desarrollar las cualidades de líder

Los líderes deben contar con atributos que les permita gestionar a un equipo o una organización al completo, pero también deben saber cómo ponerlos en práctica. No solo basta con contar con ciertas características, es necesario potenciarlas y saber cómo emplearlas para tener a los empleados motivados y productivos.

Fijando objetivos y expectativas

Es esencial saber en qué dirección queremos trabajar y con qué finalidad lo hacemos. Por lo tanto, es necesario determinar unas metas a las que llegar. El líder transmite al equipo cuál va a ser el objetivo del trabajo y les detallará el plan trazado para alcanzarlo, proponiendo fechas para realizar las tareas diarias y que, a largo o medio plazo, poder conseguir los propósitos de la organización.

Invirtiendo en personas

Los líderes saben que uno de los secretos del éxito de la empresa es contar con el mejor talento entre sus empleados. En primer lugar, habrá que atraer a personas con las capacidades que necesita la empresa y trabajar para retenerlas dentro de la organización. En segundo lugar, habrá que seguir formando al personal, desarrollando sus habilidades y potenciando su trabajo. Evolucionar y actualizar es fundamental en el panorama cambiante en el que vivimos. Es función del líder asegurarse que las personas de equipo siguen creciendo de manera profesional.

Potenciando el talento

No solo es necesario formar al equipo, también hay que potenciar su talento mediante otras medidas. Para ello, es posible trazar un plan de carrera para cada individuo. El líder debe estar en continuo contacto con las personas de equipo, conocer sus puntos fuertes y aquellos en los que tiene que mejorar. Mediante el plan de carrera, el manager potenciará las fortalezas del empleado e irá transformando sus debilidades para que ofrezca la mejor versión de sí mismo dentro de la compañía. Hay que tener en cuenta que las personas con talento suelen ser también ambiciosas y este método es una manera de cuidar y motivar al trabajador.

Comunicando de forma efectiva

La comunicación es esencial en cualquier compañía, especialmente para transmitir los valores de la empresa. No sirve hacerlo de cualquier manera, sino que hay que trabajar la comunicación desde la transparencia y de manera bidireccional o multidireccional. No solo sirve que el manager exponga sus teorías, sino que los empleados deben sentirse con la suficiente confianza como para expresarle sus opiniones. Esto hará que la empresa también crezca y pueda pulir algunas cuestiones que no están agradando al personal.

Por tanto, los líderes también tienen que hacer un ejercicio de escucha activa con su equipo y estar dispuestos a cambiar algunas cosas con el fin de mejorar la forma de trabajar.

Motivando al equipo

El entusiasmo y el espíritu de superación deben ser cualidades de un líder, así como saber transmitirles estos valores al equipo. Ambos son fundamentales para mantener a los trabajadores motivados y felices con su trabajo. El equipo debe respirar optimismo y diversión. En este caso, es el líder el encargado de crear un ambiente agradable en la oficina, en el que todas las personas sientan que van a desempeñar su trabajo de manera divertida.

Siendo un ejemplo

Un buen líder es un ejemplo para todo su equipo. El manager no solo gestiona, delega trabajo y revisa las tareas de cada miembro, sino que es él el que debe servir como guía para alcanzar cualquier meta. El líder es el primero que es responsable, trabaja duro, es honesto y auténtico, sin pretender ser lo que no es. En definitiva, un líder debe ser en quien se reflejen todos los miembros de su equipo.

Los líderes se están transformando hasta ser las figuras que reclaman el mercado laboral: personas que aman emprender y estar en formación constante, que quieren enseñar todos sus conocimientos que poseen a sus empleados, que quieren innovar y proponer nuevas opciones para mejorar lo que se está haciendo hasta ahora dentro de la organización, que les gusta trabajar en equipo y disfrutan de los procesos creativos junto a sus compañeros. Aquellos que trabajan cada día para que el negocio funcione mejor, sin dejar de ser referentes para todas las personas que trabajan a su cargo.

En Yoigo Negocios ofrecemos los mejores servicios de telecomunicaciones para que la organización funcione correctamente, adaptando nuestros productos a cada tipo de negocio para que el ritmo de trabajo sea fluido. Esta es nuestra manera de apostar por las empresas.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!