Las mejores claves para preparar una entrevista de trabajo

Solo puedes causar un primera impresión una vez. Te damos todas las claves que debes tener en cuenta para dejar un buen sabor de boca en pocos minutos.


Las entrevistas de trabajo son cortas y decisivas. En pocos minutos tienes que demostrar todo lo que sabes, y lo que podrías hacer en una empresa, a personas que no te conocen de nada. Como mucho, han leído tu currículum, si no lo hacen en el momento de convocarte.

En muy poco tiempo tienes que dar muy buena impresión. Una vacilación o un paso en falso, seguramente, te deje fuera del proceso de selección. Por ello, te mostramos algunos consejos útiles para preparar una entrevista de trabajo y que nada te pille por sorpresa.

¿Es la primera vez que acudes a una entrevista de trabajo? O, ¿es la enésima que haces? Da igual. En cualquiera de los casos, lo importante no es la cantidad, sino la calidad. Así que lee con atención y sigue estas pautas. También te desvelamos las claves para responder a las preguntas y respuestas más comunes.

Si alguna vez te has preguntado cómo preparar una entrevista de trabajo online o en la sede de la empresa, aquí tienes la guía definitiva para causar una gran impresión y llevarte el puesto que estabas esperando.

¿Cómo preparar una entrevista de trabajo?

Buscar trabajo es, en muchas ocasiones, una carrera de obstáculos, muy poco agradecida. Decenas de correos postulándote a puestos en los que ni siquiera te responden y algunos en los que, ¡eureka!, pasas a distintas fases hasta que te hacen una entrevista.

Es una oportunidad que no puedes perder. La alta demanda de empleo comparada con la oferta y los altos niveles de desempleo en algunos sectores hacen de estas oportunidades momentos de especial importancia. ¿Cómo hacer frente a ellos?

Lo primero para enfrentarte a una entrevista es el paso previo: prepararla. Para preparar una entrevista de trabajo tienes que tener tiempo para investigar y pensar sobre ciertos temas que, seguramente, salgan durante la entrevista. Te ofrecemos algunos consejos:

  1. Infórmate sobre la empresa: su misión, visión y valores. Sus objetivos y sus planes estratégicos. Todo lo que te permita situarte y, a partir de ahí, crear una narrativa que encaje con la compañía.
  2. Entiende bien qué y a quién están buscando: cuáles serían tus funciones y tu cometido. Imagina tu perfil como una pieza que encaja a la perfección con lo que están buscando: contigo completarán el puzle. Respóndete a la pregunta: ¿por qué están buscando a alguien como yo?
  3. Actualiza tu currículum y tus perfiles en redes sociales, al menos, en Linkedin. Tienes que utilizar la tecnología y la comunicación digital como una aliada, y sobre todo asegurarte de que no juega en tu contra.
  4. Haz un repaso mental, o en papel, sobre tus puntos fuertes y débiles y prepara un buen argumentario sobre ambos.
  5. Prepara un elevator pitch sobre ti y tu carrera profesional.
  6. Dedica unos minutos a pensar, respuesta a aquellas preguntas a las que te podrías enfrentar.

Si preparas cada uno de esos aspectos, no te arrepentirás. No te pillarán en blanco, ni entrarás en contradicciones, dado que ya has pensado en todas aquellas cuestiones básicas relacionadas con la entrevista.

Pero, aún, hay muchos consejos que puedes seguir de cara al momento en el que te enfrentes con los reclutadores. ¿Qué actitud debo tomar en ese momento? ¿Cómo se debe preparar uno para ese día de la entrevista de trabajo?

Consejos a tener en cuenta en una entrevista de trabajo

Algunos consejos para prepararte para una entrevista de trabajo son obvios, otros no tanto. En cualquier caso, no está de más que los tengas todos en cuenta porque cualquier detalle puede decantar la balanza a tu favor (o al del contrario):

  1. Llega puntual a la entrevista: Este es uno de los consejos “obvios” pero que no está de más recordar, pues algunas personas cuentan con un exceso de optimismo y pueden encontrarse con algún percance no esperado que arruine sus planes… y su puntualidad.

Por ello, debes ir con el margen suficiente y, si todo sale según lo previsto, esperar a que llegue la hora de la entrevista con la seguridad de que estarás a tiempo.

  1. Cuida tu aspecto físico: Aunque ninguna empresa te va a seleccionar en función de tu aspecto físico, la realidad es que vivimos en el mundo de la imagen y la primera impresión, digan lo que digan, importa. Por ello, deberías ajustar tu vestimenta a la ocasión y tratar de causar la mejor impresión posible.
  2. Entra con seguridad, pero no seas demasiado cercano: Deja el miedo en casa. Los nervios puede que te acompañen, pero intenta que no se te noten. Déjalos a un lado y entra en ese espacio como si fuera la oficina de tu empresa. Eso, sin embargo, no significa que te tomes las confianzas de un empleado. Sé correcto y mantén la distancia que mantendrías con cualquier desconocido. Es decir: cordialidad, no colegueo.
  3. Cuida la comunicación verbal… y no verbal: Trata a los entrevistadores en los términos que lo hagan ellos, de tú o de usted, y adapta tu lenguaje a las circunstancias. Y, por supuesto, no olvides cuidar tu lenguaje no verbal que, dice al menos tanto como tus palabras: sonríe, sé agradable (y evita gestos en la cara, codos en la mesa, posicionarte medio tumbado en la silla, etc.).
  4. Mira a los ojos a las personas con las que estás hablando y, en el caso de que sean varios, reparte tu atención.
  5. Responde a las preguntas que te hagan con claridad y concisión. No des exceso de detalles, evita divagar.
  6. Pero, al mismo tiempo, llena tus relatos de ejemplos concretos. Céntrate en las partes buenas de tu experiencia profesional y en aquellos puntos más positivos de toda tu carrera.
  7. Muestra entusiasmo e interés por la empresa y las funciones que te tocaría realizar
  8. No mientas, céntrate en lo positivo y pasa por alto lo negativo, nómbralo solo en el caso de que te pregunten directamente, y réstale importancia. Sé fiel a tu personalidad.
  9. Si te dan la oportunidad de preguntar, piensa en alguna cuestión adicional que te gustaría conocer de la empresa o de tu (posible) futuro trabajo, pero no preguntes por temas muy concretos como sueldo o vacaciones: si te seleccionan, ya tendrás tiempo de concretar.

Si sigues estos consejos, irás a la entrevista para desplegar todo tu potencial: allí van a captar tanto tu formación y experiencia como tus soft skills. Si, a pesar de hacerlo, no te seleccionan, no te desanimes. Tu perfil encajará a la perfección en algún puesto de trabajo y, quizás este no era el tuyo.

Lo importante es que te prepares para la entrevista de trabajo y salgas satisfecho de lo que has dicho y hecho. Se trata de que en esos minutos muestres una parte de todo lo que puedes hacer y lo hagas con plena confianza en ti mismo.

Una buena conexión a Internet es de gran ayuda para seguir creciendo a nivel profesional. Con Yoigo Negocios te lo ponemos fácil, entra en nuestra web o llama al 900 622 700.