Cómo evitar los principales errores del emprendedor

Convertirse en emprendedor y montar una startup supone asumir un porcentaje de fracaso muy elevado que hay que saber manejar.


Abrir un nuevo negocio no siempre representa una carrera de éxitos. En muchas ocasiones hay errores del emprendedor que pueden parecer insalvables. Desde ser demasiado individual, hasta no tener una comunicación interna adecuada. Son factores que pueden terminar pesando en el recorrido de la compañía.

¿Cuáles son los principales errores de los emprendedores y cómo se pueden combatir? Basta con explorar los errores del emprendimiento para atajarlos y salvar los muebles en todo momento.

Los errores más comunes del emprendedor: de la falta de prospección al individualismo

Dentro de los errores del emprendimiento la falta de prospección es uno de ellos sin lugar a dudas. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente, es mirar el entorno e intentar anticiparte a lo que va a suceder.

Es decir, salir a la calle y estar siempre pendientes del cliente y del mercado. Invertimos mucho tiempo en reuniones internas, interdepartamentales que no conducen a nada. Hay que pensar muchísimo más en el cliente y en cómo va evolucionando.

Por otro lado, otro de los principales errores de los emprendedores es el individualismo. Todavía lo somos y en ocasiones nos da miedo reunir equipos/personas que nos superen, que sean mejores que nosotros.

Tenemos vértigo a tener a gente en nuestros equipos que sepan más, porque nos da la sensación de que perdemos el control, y eso es un error.

Necesitamos gente que sea mejor, que aporte lo que nosotros no podemos aportar y que nos complemente. No implica que cada uno pueda hacer lo que quiera, pero tenemos que intentar buscar a los mejores y promocionar a los mejores, no a los más leales.

No se trata de una cuestión de lealtad, sino de calidad del talento, que es lo que genera el equipo.

Mientras, la falta de comunicación interna es otro de los grandes errores del emprendedor. Esto suele ser un desastre y continúa siendo un fracaso dentro de las empresas. Es decir, pasan cosas en nuestras empresas que sí nos comunican, pero de lo que de verdad nos interesa, no nos enteramos.

La gente de fuera, los clientes, saben más que los propios trabajadores de la empresa; algo inadmisible. No hay nada peor que un comercial que esté de visita, y que el cliente le informe sobre alguna novedad de la empresa. Esto es bastante habitual.

Al final, cuando la gente quiere saber algo serio se va a la máquina de café a hablar con los compañeros a ver qué sucede. Esto deriva en mucha rumorología, y provoca que la información que circula por la compañía sea imprecisa. Lo que afecta mucho al ánimo de las personas.

La inflexibilidad como uno de los errores del emprendedor y cómo solucionarla

Muchos fundadores de startups no son flexibles con sus ideas originales y su proceso de toma de decisiones, lo cual redunda en uno de los principales errores de los emprendedores.

La flexibilidad es un elemento clave para el éxito de una startup. Inicialmente, es vital que conozcas las necesidades del mercado y la demanda potencial de tu producto o servicio. La investigación, los estudios de mercado y la validación son fundamentales. Es uno de los errores más comunes del emprendimiento.

Si vas a lanzar un producto, es inteligente construirlo por etapas. Asegúrate de verificar qué necesita el mercado y validar el producto en cada momento. Si la retroalimentación del mercado entra en conflicto con el diseño, puedes minimizar las pérdidas con el rediseño.

Ser flexible te ayuda a impulsar rápidamente tu startup en función de los comentarios del mercado. Apegarte rígidamente a tu concepto central original puede resultar un error.

Centrarse en habilidades muy parecidas: otro de los errores del emprendedor

Hablando de principales errores de los emprendedores, uno de los más frecuentes y evidentes es la contratación de demasiadas personas con habilidades similares. Es decir, la construcción de un equipo demasiado homogéneo.

La diversificación de las personalidades, los conjuntos de habilidades y los antecedentes del equipo son esenciales para construir una empresa sólida.

Verse tentado a contratar personas de ideas afines con el mismo conjunto de habilidades y tipo de personalidad es un error. Es mejor tener una perspectiva diversa entre los empleados, ya que diferentes perspectivas a menudo conducen a las mejores soluciones posibles.

En el caso de que tu negocio sea una empresa de software, por ejemplo, es posible que necesites uno de los mejores ingenieros. Hasta ahí todo bie. Pero es que también tendrás que buscar programadores de menor veteranía para equilibrar la experiencia, las habilidades y la velocidad.

El coste es otro acto de equilibrio y, a menudo, tiene sentido tener una combinación de recursos internos y externos.

Muchos negocios exitosos subcontratan algunos de sus servicios requeridos, como los RRHH, la contabilidad y los servicios de TI, para evitar los errores más comunes del emprendedor.

La subcontratación del desarrollo de productos, hasta cierto punto, también puede brindar a las nuevas empresas un importante beneficio de coste y rentabilidad.

No conocer por completo el mercado: uno de los fallos más comunes del emprendedor

¿No conoces completamente el mercado en el que quieres meterte? Estás cometiendo otro de los principales errores del emprendedor. Es fundamental que los fundadores de startups estudien bien el mercado. Algunos de ellos lanzan sus negocios en un entorno con demasiada competencia.

A medida que aprendas más sobre la industria en la que estás ingresando, más irás aprendiendo sobre los obstáculos y sus soluciones. Conocer el mercado y estar bien preparado te ayudará a ejecutar tu plan con éxito.

Es posible que los fundadores no sepan cuánto capital recaudar y cuánto porcentaje ofrecer: muchos fundadores de startups no saben qué tanto por ciento de las acciones ofrecer en cada etapa de crecimiento de un negocio.

En muchos casos, terminan cediendo demasiado en una etapa temprana, a cambio de poco capital. Y cuando necesitan recaudar más fondos, el trato se vuelve menos atractivo para los nuevos inversores.

Por tanto, para evitar uno de los principales errores de los emprendedores hay que saber cuánta equidad ofrecer en cada fase. Es primordial.

A medida que tu empresa avanza hacia la salida, tú y los miembros claves del equipo necesitáis suficientes acciones para mantener la motivación para hacer avanzar a la empresa. De lo contrario, el equipo no tendrá suficiente fuerza motriz para alcanzar un evento de liquidez exitoso.

¿Cómo puedes esquivar todas estas balas? Fácil: con una política de información adecuada y una actitud proactiva hacia el cambio. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y consigue la infraestructura que te permitirá manejar todo eso para emprender.