Tips y consejos para organizar la mejor cena de Navidad

Se acerca uno de los momentos más importantes del año a nivel de teambuilding y dinámicas de motivación corporativa en las empresas.


¿Te toca organizar la cena de Navidad de tu empresa? Esta tarea puede considerarse “un marrón” si piensas en todo el trabajo que tienes por delante, el miedo a las críticas, un presupuesto ajustado o el riesgo de que sea demasiado aburrida.

Sin embargo, también puede convertirse en una oportunidad única para demostrar toda tu creatividad y talento en la organización de eventos. Un momento ideal para divertirte y ofrecer a tus compañeros un rato de distensión y socialización que aporte diversión, sorpresas y emoción. ¿Te atreves?

Para organizar la mejor cena de Navidad de empresa lo más importante es conocer bien la compañía y el organigrama, así como mantener una organización clara con la antelación suficiente y desplegar una buena dosis de creatividad y paciencia.

Vamos a ver algunos de los tips a tener en cuenta para organizar la mejor cena de empresa en el contexto navideño. ¿Cómo organizar una cena de Navidad empresarial sin perecer en el intento? Di adiós al aburrimiento y ¡dile hola al éxito y a las alabanzas por parte de tus compañeros!

1. Forma un equipo y diseña un calendario

Organizar una cena de navidad para tu empresa puede parecer tarea de una sola persona pero si lo piensas detenidamente son muchos los detalles a tener en cuenta y varias las decisiones a tomar. Si puedes, forma un pequeño equipo en el que apoyarte: te aportarán ideas, te quitarán trabajo y harán el proceso más ameno.

Una vez que tengas un equipo en el que poder confiar algunas tareas y con el que debatir las posibilidades, hay que hacer un calendario en el que se asignen cometidos y se fijen deadlines para que todo vaya como la seda.

Uno de los errores más comunes y con peores consecuencias es hacerlo en el último momento: posiblemente nada saldrá como planeas si no lo haces con suficiente antelación.

Por ello, lo primero es plantearse con el equipo: ¿Cuánto tiempo tenemos? ¿Quién hace qué? ¿En qué fecha tendrá cada uno listas sus tareas? Toda esta planificación, además, tendrá que tener muy presente cuál es el presupuesto disponible para la realización del evento navideño.

2. Marca una fecha con la suficiente antelación

Otra de las primeras cosas que hay que plantearse para organizar una cena de Navidad de empresa es la fecha en la que se celebrará. No, no puede ser aleatorio ni cuando mejor convenga a la directiva.

Ha de ser lo suficientemente cerca de las fiestas navideñas pero sin llegar a pisarse pues es probable que en esas fechas haya trabajadores que se cojan vacaciones. ¡Se trata de que acuda el mayor número de trabajadores posible!

También es importante fijar una fecha que no sea demasiado temprana y alejada de las fiestas: no olvides que el motivo de la cena es la Navidad. Quedaría un poco raro celebrar una cena con decoración y motivos navideños en octubre o noviembre, ¿no?

Además, tienes que elegir qué día de la semana vas a celebrarla. Los viernes cuentas con la ventaja de que es el día ideal para hacer una cena que se pueda alargar hasta tarde (en vez de una comida) pero, por otro lado, la elección del viernes tiene un importante inconveniente. ¿A qué nos referimos?

Decidir la fecha será mucho más complicado. Si se celebra en un restaurante estará todo mucho más lleno y el poder de convocatoria será posiblemente mucho menor dado que muchos empleados pueden tener planes de fin de semana y no estar disponibles ese día para acudir a la cena.

El jueves también es un día con mucho atractivo y eliminas la posibilidad de que los trabajadores no vayan por tener planes de fin de semana. Sin embargo, también tienes que tener en cuenta, si la cena se celebra fuera, en un restaurante, que ese día también es popular y todas las empresas estarán celebrando la cena las semanas previas a la Navidad.

3. Decide el sitio para la cena de Navidad empresarial

Por supuesto, en función de la fecha y la planificación habrá que decidir si será una comida o una cena y, en cualquiera de los dos casos: ¿dónde se va a celebrar? Las opciones son: en un restaurante, en un local o espacio alquilado para esa ocasión o en un espacio de la propia empresa.

Para tomar esta decisión es necesario tener en cuenta el presupuesto pero no solo: también habrá que pensar en el número de asistentes y en los posibles espacios que faciliten no solo la comida o cena sino el resto de actividades o planes de la jornada.

Cada vez son más las empresas que alquilan un local o destinan un espacio en sus instalaciones para la celebración de la cena de Navidad, dado que cuentan con más espacio y flexibilidad tanto horaria como espacial.

En ese caso, habrá que contratar un catering y negociar con la empresa los servicios que va a ofrecer más allá de la comida: servicio de camareros, tapas y pinchos con self-service, etc.

4. Añade un lema a la cena de Navidad de tu empresa

Si se reúne a toda la plantilla tan solo una o dos veces al año, esas ocasiones tienen que ser especiales: crea un lema que represente a la organización y que exprese un sentimiento compartido.

El lema puede, o no, estar relacionado con las fiestas navideñas pero tiene que representar a la compañía y, por lo tanto, los trabajadores tienen que verse, de una forma u otra reflejados en ese tema de la fiesta de Navidad de la empresa.

Además, a partir de ahí puedes desarrollar una fiesta temática, o una cena con un hilo conductor en la que el lema se relacione con las actividades de la tarde o de la noche, el balance del año como grupo humano o las aspiraciones futuras de los recursos humanos de la empresa.

¿Cómo es o cómo le gustaría ser a la empresa para las personas que la forman, su capital humano?

5. Prepara varias actividades para la cena de empresa

Otro consejo fundamental que tienes que tener en cuenta para organizar la cena de Navidad de tu empresa es que con la comida o cena no es suficiente: tienes que preparar otras actividades que fomenten la socialización, el buen rollo y la diversión en un entorno sano de distensión.

Recuerda que la cena (o comida) no es trabajo ni una quedada con amigos. Por lo tanto, hay que conseguir un equilibrio entre la formalidad y el ‘desmelene’.

Para hacer el evento más ameno resulta conveniente diseñar y promover actividades previas y posteriores a la comida o cena entre las que se pueden incluir.

Hablamos de un espectáculo en vivo, un karaoke, un monólogo de humor, una gimkana, la organización del popular amigo invisible, una lotería o un bingo, la disposición de un photocall, concursos de fotografía o de cocina, acertijos, un discurso motivador o de balance por parte de algunos compañeros o responsables, etc.

6. Ofrece un pequeño detalle navideño

La Navidad es una fecha ideal para disfrutar de nuestros seres queridos, de nuestros amigos y de nuestros compañeros de trabajo. Pero también, no nos engañemos, es un momento de obsequios y regalos que demuestran aprecio por los que nos rodean.

Si el presupuesto lo permite, un detalle navideño corporativo siempre será bien acogido, especialmente si es algún objeto de utilidad: hay multitud de ideas para regalar objetos corporativos…, eso sí, ¡tendrás que hacer el pedido con la antelación suficiente!

7. No olvides los pequeños detalles

Para organizar una buena cena de Navidad todos deben quedar satisfechos y en cualquier empresa puede haber casos de alergias alimenticias, vegetarianos o veganos, diferentes gustos…

Son pequeños detalles pero de una importancia crucial. Asegúrate que el restaurante en el que has reservado tiene suficientes posibilidades como para que todos queden satisfechos o si contratas un catering que sea uno con la suficiente experiencia y solvencia para organizar comidas o cenas de empresa.

8. Promueve la socialización

La cena de Navidad de empresa es el momento ideal para conocer a nuevos compañeros o entablar una relación más cercana con los ya conocidos. En ella puedes encontrarte con gente muy interesante con intereses comunes a los tuyos.

Por lo tanto, una apuesta ganadora es disponer las sillas de forma completamente distinta a la disposición en la oficina. Posiblemente a los de nuestro equipo ya les tengamos muy vistos: ¿probamos a mezclar equipos?

Además, puedes organizar actividades como el amigo invisible, concursos de fotografía o de relatos, así como premios a los trabajadores más destacados del año: diseña las categorías, promueve los nominados y la votación algunas semanas antes.

La cena de Navidad puede parecer un evento baladí motivado por la tradición o la simple vocación de marketing interno y externo de algunas empresas, pero lo cierto es que es una cita crítica para todos los departamentos de Recursos Humanos.

En Yoigo Negocios somos conscientes de ello y por eso estamos decididos a ayudarte. Entra en nuestra web o llama al 900 622 220 y hazte con los mejores servicios de comunicación para estar al día de todas las tendencias en materia de gestión de equipos.