Cómo insonorizar tu local o negocio: legislación y consejos

Si eres dueño de un negocio, conviene que sepas cómo aislar tu local de posibles ruidos que puedan alterar el descanso de tus vecinos.


El ruido puede ser una verdadera fuente de problemas, tanto para los que tienen un negocio como para los vecinos con los que conviven. Por eso, existe una legislación específica que regula los horarios y decibelios permitidos.

No obstante, esta norma puede variar según la región. Además, la insonorización no es precisamente barata, de modo que te conviene saber primero cómo hacerlo de forma correcta, para evitar gastar tu presupuesto en vano.

Y dicho todo esto, en este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo insonorizar tu local o negocio.

¿Por qué es importante insonorizar tu local?

Insonorizar tu local o negocio consiste en aislarlo acústicamente para evitar que el ruido que se produzca en el interior pueda escucharse desde fuera y causar molestias. Pero no solo eso, ya que la insonorización impide también que entre el ruido externo.

No realizar un aislamiento acústico adecuado puede traer problemas con el vecindario, que podrían denunciarte por hacer más ruido del permitido.

Por otra parte, esa insonorización debe ser adecuada también en el interior de tu local, para que el sonido se reparta de manera uniforme. De lo contrario, si pones música podría no escucharse al mismo volumen en todo el local.

Normativa sobre la insonorización de locales y negocios

El primer paso antes de proceder a invertir en el aislamiento acústico de tu local, es conocer la normativa específica que lo regula.

Concentrarla toda en este artículo sería imposible, ya que cada localidad y comunidad autónoma se rige por reglas diferentes. La potestad depende de los gobiernos autonómicas y, en última instancia, de los ayuntamientos.

Sin embargo, hay una normativa general a todas las regiones que debe cumplirse, y es la siguiente:

Zona sanitaria

Aquellas zonas cercanas a un hospital o ambulatorio, no podrán superarse los 40-50 decibelios entre las 8 y las 22. En horario nocturno, de 22 a 8 de la mañana, el ruido máximo permitido es de 35 decibelios.

Zona residencial

Los negocios o locales cercanos a viviendas residenciales no deben superar los 60 decibelios entre las 8 y las 22. En el horario de noche, el ruido máximo que se permite no puede superar los 40 decibelios.

Zona industrial

Algunos pubs y discotecas se sitúan en polígonos industriales o cercanos a estos, y al estar más alejados de lugares donde pueden ser más molestos, pueden hacer un ruido de media de hasta 75 decibelios, aunque recordemos que depende de la comunidad autónoma y ayuntamiento del lugar.

Otra cuestión importante con respecto al aislamiento acústico, es que los locales deben no lo lleven a cabo no pueden obtener la licencia de apertura, ya que este es uno de los requisitos.

Una vez sepas con detalles cuál es ruido máximo que se te permite hacer, podrás comenzar con la insonorización de tu local o negocio para obtener la licencia de apertura sin ningún problema.

Cómo insonorizar un local o negocio

La forma más efectiva de aislar un local correctamente del ruido, es hacerlo de manera integral, es decir, incorporando los elementos necesarios en techos, paredes, ventanas, suelos y puertas.

En caso de hacerlo solo en algunos de estas partes, te arriesgarías no sólo a que el ruido pase al exterior, sino que a que tu propio local no distribuya correctamente el sonido.

Esto último, es especialmente importante si vas a regentar un negocio en el que haya música. De no estar bien acondicionado por dentro, la música se escucharía más fuerte cerca de los altavoces y más baja en las áreas más alejadas, algo incómodo para los clientes.

Estos son algunos de los elementos que puedes incorporar para insonorizar tu local:

Dobles ventanas

Si tu local tiene ventanas, un doble cristal es el tipo de ventana ideal para aislar lo máximo posible el ruido. De esta forma, evitarás que este pase al exterior molestando a los vecinos que residan cerca de tu negocio.

Cámaras de aire

Consisten en dejar un hueco entre dos paredes que permite aumentar el espacio y aislar mejor el ruido.

Para añadir eficacia, las propias paredes pueden forrarse con distintos materiales, aunque el más efectivo es la lana de roca, un gran aislante para el sonido.

Membranas acústicas

Las membranas acústicas son láminas muy finas y flexibles que se colocan en lugar de las planchas de plomo. Gracias precisamente a su flexibilidad reducen el impacto del ruido, que suena más fuerte en superficies duras.

Paneles absorbentes

Estos paneles pueden colocarse en cualquier superficie, sea el techo, suelo o paredes. Están hechos de distintos materiales como vidrio, lana de roca o textiles.

Esto último permite superponerlos en cualquier superficie sin afectar a la decoración, ya que es posible adquirir paneles con fotografías o ilustraciones gracias a la variedad de los materiales con los que se fabrican.

Falsos techos

El falso techo se coloca sobre una estructura metálica. Entre el falso techo y la estructura, pueden añadirse otros elementos como paneles absorbentes, o dejar una cámara de aire, aumentando el espacio y permitiendo así que el ruido se diluya más.

Puertas acústicas

Generalmente son más anchas que las convencionales, y pueden fabricarse en distintos materiales. Las hay de metal, madera, de doble hoja, vidrio, etc. Son un elemento clave de la insonorización de un local, mejorando mucho el aislamiento del ruido.

Es muy importante entender la diferencia entre insonorizar y acondicionar. Mientras que la primera consiste en aislar el ruido para que no salga, o bien para que no entre en tu local, acondicionar significa preparar tu local para que la acústica interior sea de calidad.

Si eres dueño de un local comercial y no quieres problemas con tus vecinos, en Yoigo Negocios te ayudamos. Visita nuestra web o llama al 900 622 700 y te resolvemos cualquier duda.