Consejos para evitar los mensajes de spam en tu negocio

Descubre cómo evitar que tu negocio reciba correos masivos no deseados de otras empresas y cómo puedes mejorar tu estrategia de email marketing.


El spam o publicidad no deseada puede convertirse en una auténtica pesadilla en los correos electrónicos, tanto personales como de empresa. Cuando entras en tu bandeja de entrada y te encuentras un aluvión de mensajes publicitarios, los correos importantes se pierden en la multitud.

Lo peor de todo, es que te obliga a perder horas de tu valioso tiempo borrando mensajes con información que no quieres ni necesitas. A nivel particular es algo fastidioso, pero si recibes spam en tu email corporativo, mucho peor, ya que retrasa tu trabajo. Te contamos cómo evitarlo.

Cómo evitar el spam en tu negocio

Para evitar los mensajes de spam en tu negocio, debes bloquearlo tanto en tu correo electrónico corporativo como en tu página web. Aquí tienes varios consejos para conseguirlo:

Activa los filtros de spam en tu correo electrónico

Gmail, Hotmail y Yahoo son las tres plataformas de correo electrónico más utilizadas. Si tienes tu correo corporativo con cualquiera de ellas, por suerte puedes activar determinados filtros de spam que eviten que recibas correo no deseado.

Automáticamente, los propios servidores enviarán ciertos correos directamente a tu carpeta de spam. No está de más revisarla ya que no se trata de una ciencia exacta, y es posible que, en ocasiones contadas, se envíen mensajes importantes a la carpeta de correo no deseado.

Sin embargo, lo más habitual es lo contrario, es decir, que mensajes de spam no se detecten y se reciban en la bandeja de entrada. En ese caso, todas las plataformas tienen la opción de marcar el correo y seleccionarlo como spam.

Al hacerlo, se deriva directamente a la carpeta de spam y, a partir de ese momento, los correos enviados por ese remitente se considerarán no deseados. Si quieres ser aún más contundente, puedes directamente bloquear al remitente para evitar sus mensajes.

Revisa tus suscripciones

Las suscripciones no son solo un servicio para particulares. Muchas empresas se suscriben a servicios para tener acceso a contenido o herramientas que necesitan para su negocio. Para hacerlo, como es lógico, utilizan su correo electrónico corporativo.

A veces, el spam puede venir de negocios a cuyos servicios estás suscrito. Si se trata de algo que utilizas frecuentemente, no lo considerarás correo no deseado, pero si te suscribes a cosas que con el tiempo olvidas y dejar de utilizar, es probable que te empiecen a bombardear con emails.

evitar spam empresas negocios

El objetivo es recuperarte como cliente, pero si has dejado de estar interesado en el servicio, considerarás que los correos que te envían son spam.

La mejor solución es revisar periódicamente tus suscripciones y darte de baja de aquellas que ya no vas a utilizar. De este modo, no se te llenará la bandeja de entrada de correo no deseado.

Cuidado con los permisos de envío de publicidad

Cuando contratas un servicio para tu empresa como un seguro para la oficina, suministros como la luz o el agua, o cualquier otro, el proveedor de dicho servicio te pedirá un email de contacto. Lo lógico, si contratas en nombre de tu negocio, es que el des el correo corporativo.

Ojo con esto, porque cuando facilitas los datos de contacto debes aceptar el envío de publicidad para que puedan mandarte cosas a través del email. El problema, es que las empresas tienen muchas estrategias para lograr que aceptes sin que te des cuenta.

A veces, introducen la casilla de aceptar junto a otras cláusulas importantes del contrato, haciendo que las marques todas sin detenerte a leerlas. Pero si estás atento y no aceptas el permiso, la empresa no puede enviarte publicidad legalmente, por lo que así puedes bloquear el spam.

No facilites el correo corporativo a la ligera

Navegando a través de internet, es fácil caer en la trampa de determinados sitios y facilitar el correo electrónico. Te lo solicitan para cualquier registro, compra o envío, por lo que se tiende a darlo sin pensarlo dos veces.

El problema, es que se abre la puerta a la recepción constante de spam. Esto no debería preocuparte demasiado si activas los filtros adecuados en tu plataforma de correo.

Aún así, te aconsejamos saber muy bien a quién estás dando tu dirección de email para asegurarte de controlar qué recibes y qué no en tu bandeja de entrada.

Activa plugins como los CAPTCHA en tu página web

Hasta el momento, hemos compartido contigo consejos para evitar el spam en tu correo electrónico, pero no es el único tipo de publicidad no deseada que puede recibir un negocio.

Las páginas web, cuando tienen apartados que permiten que los usuarios dejen comentarios, se llenan de spam, empeorando la experiencia de tus clientes. Basta con visitar foros de empresas o plataformas como YouTube para encontrar cientos de mensajes de spam en los comentarios.

La mejor forma de que esto no suceda, es mediante la instalación de los conocidos como CAPTCHA (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart o, en español, test de Turing público y automático para distinguir a los ordenadores de los humanos).

Seguramente hayas visitado muchas webs en la que completas un pequeño test para demostrar que eres humano. A veces basta con marcar una casilla, mientras que en otras te piden que identifiques una imagen o unos caracteres específicos.

Este filtro sirve para evitar el acceso de bots a la página web de tu negocio, para bloquear el spam automatizado, una estrategia cada vez más típica.

Cómo evitar que tu publicidad se considere spam

Tu negocio puede encontrarse en los dos lados de la problemática con el spam: es posible que reciba publicidad no deseada, pero también puede suceder que sus comunicaciones con sus clientes sean las que se tachen como spam.

Que tus correos a los clientes se cataloguen como spam no es bueno para tu negocio, por lo que también debes saber cómo evitarlo. Para que no suceda, te aconsejamos que hagas lo siguiente:

Usar un dominio propio

En vez del apellido “@gmail” o @yahoo”, etc., utilizar un dominio propio es útil para que tus mensajes no vayan directos a la carpeta de spam.

No compres listas de email

Bajo ningún concepto debes comprar listas de contactos de correo electrónico, puesto que se trata de una actividad ilegal. Pero, además, estarías enviando de forma automatizada tu publicidad a muchos usuarios no interesados, lo que resulta contraproducente para tu negocio.

Segmenta a tus clientes

Antes de realizar un envío automatizado de información, segmenta tu lista de clientes y selecciona a aquellos que realmente estén interesados, evitando enviar publicidad gratuita.

Facilita las bajas

Parece malo para tu negocio, pero en realidad no lo es. Siempre habrá personas que pierdan el interés en tu servicio, y no conviene retenerlas a cualquier precio. Para que la imagen de tu marca sea positiva, facilita las bajas de tus servicios. Así, mejorarás la experiencia del cliente y evitarás convertirte en un “spammer”.

Aprender a gestionar el correo electrónico en tu empresa te ayudará a fidelizar a tus consumidores actuales y atraer nuevos clientes. Por eso, en Yoigo Negocios te damos todas las claves para conseguirlo. Visita nuestra web o llama al 900 622 500 y deja que te informemos.