Google y Facebook cambian sus políticas de protección de datos: principales novedades

Las tecnológicas dan un paso al frente para atajar de pleno las polémicas que las han azuzado estos últimos años en materia de privacidad.


Los gigantes tecnológicos Google y Facebook arrastran grandes críticas en los últimos tiempos sobre la protección de datos. Ahora, una vez que se supera la pandemia y con la mirada puesta en el futuro se han lanzado a hacer cambios en sus políticas de privacidad.

Cada vez hay más usuarios que se sienten intrigados sobre cuáles son las novedades que aplican estas grandes compañías de Silicon Valley y qué escenario es el que se abre a partir de ahora. Por eso, es interesante que sigas el detalle de todos los aspectos que son más relevantes.

Google fortalece la protección de datos para Android

Como telón de fondo, hay que entender qué hacía hasta ahora Google con nuestros datos. La empresa crea un perfil de cada persona que dispone de una cuenta. En el apartado de Información Personal de la página de su cuenta puede comprobar que ya les ha facilitado su género y fecha de nacimiento.

Una vez que etiqueta una ubicación como “casa” o “trabajo”, las direcciones se guardan en Google Maps para ahorrar tiempo. Conectando dos puntos, es fácil conocer su ruta diaria desde casa al trabajo.

Al monitorizar, por ejemplo, todas sus búsquedas en YouTube, Google consigue detalles sobre tu vida”, comenta Ana Muñoz, editora de tecnología de Business Insider.

Los vídeos sobre ejercicios de entrenamiento ofrecen información sobre su actividad física, los vídeos de noticias indican su inclinación política y otros contenidos, como series favoritas, vídeos instructivos, música y canales a los que se ha suscrito pueden revelar sus preferencias sexuales, edad y raza.

Con toda esta información personal confidencial se puede crear un perfil digital íntimo que quizá no desee compartir”, apunta.

De este modo, la firma con sede en Mountain View ya lleva tiempo dándole vueltas a su política de protección de datos para ver cómo puede facilitar aún más las actividades de sus usuarios.

La compañía fundada por Larry Page se ha comprometido a fortalecer la protección de la privacidad de su sistema operativo Android para facilitar a los usuarios que así lo deseen ser invisibles al rastreo que llevan a cabo las aplicaciones para mostrar publicidad personalizada, tal y como desvelaba recientemente el Financial Times.

Google avanzaba en esta materia en un contexto de preocupación creciente de los consumidores por las políticas de rastreo de su actividad digital.

Esta nueva política, que se prevé que puede introducirse a finales de este mismo año, ponen de relieve que el grupo pretende mandar al mercado un mensaje de compromiso con la privacidad en un momento en el que otros competidores como Apple se presenta ante los usuarios como el gran abanderado de la protección de la privacidad.

Esta nueva línea estratégica de Google tiene previsto realizarse en el marco de lo que se conoce como el identificador de dispositivo (ID), un código alfanumérico asignado de manera aleatoria a cada dispositivo móvil que permite la recolección de datos y el rastreo necesario con fines publicitarios.

La realidad es que en Android esta función está activada por defecto. Pero el matiz está en que la compañía permite los usuarios restablecer su ID para generar un nuevo número aleatorio. Igualmente, denegar el permiso a las aplicaciones para que usen este código con el fin de crear perfiles o mostrar anuncios personalizados.

No obstante, los desarrolladores han podido sortear estas restricciones utilizando otro tipo de identificadores de dispositivo, algo que ahora quiere impedir Google.

La compañía ha anunciado estos cambios en un correo electrónico que ha enviado a los desarrolladores de su ecosistema Play Store, según explicaba el rotativo británico en recientes informaciones.

Otros principales cambios aplicados por Google

Como no podía ser de otra manera, los usuarios cada vez están más concienciados, a la vez que preocupados, respecto a la privacidad y la ciberseguridad. De ahí a esas decisiones tomadas por los transatlánticos tecnológicos. Algunas de ellas, más y otras menos aplaudidas.

Google abría la veda a comienzos del 2021. La clave es atender cuáles son esas otras modificaciones que ha decidido acometer y cómo pueden afectar a nivel de usuario.

Así, en primer lugar, habrá opción de personalizar las funciones inteligentes, como redacción inteligente, tarjetas de resumen de los mensajes, extracción de información de eventos o visualización de reservas en restaurantes.

No es lo único, Google también ofrece la posibilidad con esta nueva política de protección de datos de elegir cómo quieres que se utilice tu información personal en Gmail, Chat, Meet y otros productos de la marca de la empresa.

En este sentido, todos estos servicios de la casa permitirán realizar algunos ajustes de las las funciones inteligentes y de personalización, para así poder controlar si nuestros datos se pueden utilizar para ofrecer dichos servicios.

¿Y cuáles son esas funciones? Especialmente, la categorización y filtrado automáticos del correo electrónico (principal/social/promociones); la redacción y respuesta inteligentes en correos electrónicos; las tarjetas de resumen encima de los mensajes de correo: seguimiento de envíos, novedades, sobre viajes, etcétera.

También será una realidad la extracción de información de eventos para crear entradas de calendario, o la cesión de nuestros datos en las tres herramientas mencionadas a otros productos de Google, para así poder activar funciones de personalización.

La lista sigue y sigue: el recordatorio del Asistente sobre facturas pendiente, la visualización de reservas de restaurantes en Google Maps, la agrupación de itinerarios en Travel, o la visualización de tarjetas de fidelización en Google Play.

Qué hacer cuando Google cambie su política de privacidad

Una vez que ya sabemos en qué van a afectar los cambios de la política de privacidad de Google, la siguiente pregunta es: ¿Y yo qué tengo que hacer?

Si quieres seguir usando las funciones anteriores, entre otras, a partir del 25 de enero del 2021 tienes que elegir que se mantengan esas funciones activadas en la configuración de Gmail", explicaba la propia compañía.

"Si ya has elegido los ajustes que quieres en la aplicación de Gmail para móviles u ordenadores, no tienes que hacer nada más. Puedes cambiar estas opciones en la configuración de Gmail cuando quieras”.

La conciencia sobre la privacidad de los datos, el consentimiento informado y la retirada del mismo está creciendo en todo el mundo, y empresas como Apple y Google están encontrando formas de equilibrar el acceso a la información y la privacidad de los datos”, describe Muñoz.

Facebook y su política central de datos

Después del escándalo de la utilización de datos de usuarios de Facebook por parte de Cambridge Analytica, muchas organizaciones y activistas ponen en duda la impunidad con la que han operado algunas grandes multinacionales.

A pesar de que en un principio se habló de 87 millones de usuarios afectados, las últimas informaciones apuntan a que fueron muchos más.

¿Cómo maneja Facebook sus datos en este entorno y qué cambios busca aplicar? En su política de datos —que utiliza tu información para personalizar las funciones y el contenido de sus apps—, la empresa plantea sugerir grupos, amigos similares a ti, vídeos que podrían gustarte y, lo más importante, ofrecer la posibilidad de elegir los anuncios que podrían interesarte.

Facebook posee una tecnología de reconocimiento facial que aseguran que tiene la finalidad de reconocerte en fotos, vídeos y experiencias de la cámara, con el fin de evitar que algún desconocido haga mal uso de tus fotografías”, reconoce Muñoz.

La firma usa los datos para mediciones, análisis y servicios empresariales (anuncios), para verificar cuentas, actividades y para:

  • Combatir conductas perjudiciales (que no seas un bot).
  • Comunicarse contigo (en caso de que necesites ayuda).
  • Realizar investigaciones (no aclara de qué tipo).
  • Innovar en pro del bienestar social (patrones migratorios, situaciones de emergencia, avances tecnológicos).

Por tanto, la intención de la compañía siempre ha sido manejar la privacidad como “señales”, las cuales se almacenan y procesan en su base de datos donde te asignan un identificador que posee todo lo que has hecho en Facebook, Messenger, Instagram, WhatsApp, Workplace y Oculus.

Las señales son básicamente lo que captura de las cámaras de tu smartphone, micrófono y GPS, así como todo lo que escribes y capturas en los dispositivos que utilizas”, repasa Muñoz.

Las novedades de privacidad con respecto a WhatsApp

Pero si Facebook ha puesto el foco en una de sus divisiones con respecto su política de protección de datos, esa ha sido WhatsApp. La red social que compró en 2014 por más de 20.000 millones de dólares lleva varios meses pidiendo a sus usuarios una actualización en su política de datos. Algo que ha causado controversia.

¿Qué supone estos cambios que pretende hacer con respecto a la app móvil? En primer lugar, los datos publicados y compartidos en Facebook forman ya parte de una base a la que la compañía estadounidense tiene acceso para “mejorar la experiencia del usuario”. Y en segundo lugar, que las novedades entraban en vigor el pasado 8 de febrero.

Como empresa de Facebook (al igual que Instagram u Oculus), WhatsApp comparte los datos que recopila con otras empresas del grupo, al igual que dichas firmas comparten datos del usuario con la propia WhatsApp.

Entre estos se encuentran la actividad del usuario en la aplicación (ajustes, interacción, frecuencia), diagnóstico de servicio, o información del dispositivo y la conexión (modelo, sistema operativo, nivel de carga de la batería, zona horaria, dirección IP).

También, instala también 'cookies' para operar y proporcionar los servicios, además de proporcionar servicios basados en Internet, mejorar las experiencias, entender cómo se usan los servicios y personalizarlos”.

A eso hay que sumarle que se añade información proveniente de terceros, de otros con los que el usuario contacta o que tienen el teléfono en sus agendas, de denuncias por supuestas infracciones, de las empresas con las que interactúa en la app o de proveedores de servicios.

La aplicación también tiene el objetivo de mejorar sus servicios y reforzar la experiencia del usuario con la integración de datos; mediante sugerencias de conexiones de amigos o grupos o de contenido, personalizando funciones, ayudando a realizar compras y “mostrando publicidad y ofertas relevantes a través de los productos de las empresas de Facebook”.

"Ambas partes podemos usar la información que recibimos para operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar, respaldar y promocionar nuestros servicios y sus ofertas, incluidos los productos de las empresas de Facebook", explicaba WhatsApp en su Política de Privacidad.

A este respecto, la compañía ha señalado en diversas ocasiones que las nuevas políticas no suponen cambios materiales en el procesamiento de los datos para los usuarios de la Unión Europea.

Sin embargo, el TUE daba recientemente la razón a la autoridad de protección de datos de Bélgica en un caso que le enfrentaba con la multinacional tecnológica a cuenta de las competencias de la primera para denunciar infracciones de las reglas comunitarias en la gestión de datos de los usuarios de la red social.

Con todo, para el abogado Daniel Alejandro Monroy Cely, “no es cierto que la app vaya a tener acceso a los mensajes porque estos tienen encriptación, lo cual le impide acceder a los mensajes (…) A lo que tendrá acceso es la ubicación, a los estados, al tiempo de conexión y contactos”.

En la misma línea, el especialista en ciberseguridad de la firma Safetica Technologies, Maximiliano Cantis, asegura que todo lo que sea contenido que se “envía entre contactos permanecerá de manera cifrada, no se podrá ver y no se compartirá con Facebook”.

A lo que la empresa podrá acceder es a la marca del teléfono móvil y el proveedor, a los datos de contactos y aspectos como cada cuánto hablo con un contacto. Por ejemplo, en el caso de realizar compras a través de la aplicación, esa información se guardaría”, comenta.

Aunque muchos han cuestionado el uso de WhatsApp normal, pocos han puesto atención a su versión empresarial. El abogado Monroy agrega que lo que sí podrá hacer la compañía con su nueva política es acceder a los mensajes que se cruzan con cuentas empresariales, monitoreando los temas de consumo y abriendo la posibilidad a generar publicidad en dicha red social.

En conclusión, las tecnológicas avanzan hacia un esquema con sus políticas de protección de datos, pero aún queda tiempo para ver cómo se terminarán canalizando en el ámbito público.