Cómo gestionar el contrato fijo-discontinuo desde RRHH

La reforma laboral más reciente ha reforzado la figura del contrato fijo discontinuo que se utiliza fundamentalmente en actividades estacionales.


Trabajar en un chiringuito de playa o en una estación de esquí implica inactividad buena parte del año. En invierno, o en verano, respectivamente, los trabajadores de este tipo de actividades estacionales tienen que parar o dedicarse a otra cosa.

Sin embargo, el Estatuto de los Trabajadores reconoce en su artículo 16, el contrato fijo-discontinuo. Un tipo de contrato específicamente pensado y diseñado para estos casos.

Desde que se aprobó la última Reforma Laboral, el 28 de diciembre de 2021, se ha reforzado este tipo de contrato, dado que se pretende que buena parte de los contratos que hasta ahora eran contratos por obra pasen a fijos-discontinuos.

Entre otras características, el contrato fijo-discontinuo implica que la empresa debe hacer un llamamiento cada vez que vuelva la temporada al trabajador.

Esta realidad supone una carga de trabajo para los departamentos de Recursos Humanos de las empresas, que se tienen que poner las pilas para gestionar este tipo de contratos. Vamos a verlo.

¿Qué es un contrato fijo-discontinuo?

El contrato fijo-discontinuo está regulado por el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores. Es una tipología de contrato laboral indefinido especialmente diseñado para trabajos con unas características muy concretas.

Una de ellas es la estacionalidad. Estos contratos están pensados para aquellos trabajos que se caracterizan por su alta temporalidad. Por ejemplo cierta hostelería asociada al verano, campañas navideñas, deportes de invierno, etc.

En segundo lugar, otra característica que se asocia a este tipo de contratos es la prestación intermitente del trabajo. Por ejemplo operarios que montan escenarios para eventos. No son estacionales, pero su trabajo se concentra en momentos concretos.

Por último, también podemos asociar al contrato fijo-discontinuo la ejecución de contratas. Un ejemplo claro es la contratación de servicios de seguridad para un edificio o una empresa. Otro caso sería el transporte escolar.

Pero, ¿qué es lo que caracteriza a todos estos trabajadores? ¿Cuáles son las características que definen un contrato fijo-discontinuo? ¿Cuáles son las novedades incorporadas por la Reforma Laboral en este sentido?

Características y novedades de un contrato fijo-discontinuo

Aunque a priori no lo parece, el contrato fijo-discontinuo es un contrato laboral indefinido. Por lo tanto, la antigüedad de un empleado con este tipo de contrato será toda la duración de la relación laboral.

La manera en la que operan este tipo de contratos y las empresas que los utilizan es sencilla. Aunque requiere un extra de trabajo en el departamento de RRHH: por acuerdo con la empresa, o convenio colectivo si lo hubiese, se regulan los llamamientos.

Los llamamientos son esos momentos en los que la empresa vuelve a requerir los servicios de un trabajador. Desde Recursos Humanos hay que tener muy claro que estos trabajadores son empleados de plantilla y deben tratarse como tal.

En este sentido los gastos de personal deben estar previstos de acuerdo a la plantilla indefinida de la empresa. También debe existir en todo momento una previsión de llamamientos estacional para saber cuándo se van a requerir los servicios.

Por lo tanto, el trabajador se reincorpora a trabajar a través del llamamiento y pueden estar en jornada completa o parcial. En cualquiera de los casos, eso sí, debe indicarse la duración y la jornada estimada que se va a realizar.

¿Qué ocurre si la empresa, en un momento dado, decide no realizar un llamamiento a un trabajador concreto? Se entenderá esta omisión como un despido

¿Qué hará entonces el trabajador fijo-discontinuo? Debe presentar sus alegaciones por despido improcedente, siempre dentro de los 20 días hábiles después del llamamiento.

Por otro lado, el trabajador fijo-discontinuo cotiza a la Seguridad Social en las mismas condiciones que un trabajador indefinido y la base reguladora de su cotización será la que esté determinada por su salario mensual.

Impulso al contrato fijo-discontinuo con la Reforma Laboral

¿Qué ha cambiado con la Reforma Laboral? El contrato fijo discontinuo sigue siendo en esencia el mismo, pero se refuerza y se le da un mayor protagonismo.

El Real Decreto-ley 32/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía en el empleo y la transformación del mercado de trabajo trata de impulsar esta modalidad contractual.

Concretamente, traslada todos los contratos de obra o servicio a esta modalidad. Aportando seguridad jurídica a aquellos empleados que encadenan decenas de contratos temporales o contratos de obra y servicio.

Esta es una opción más segura dentro de la nueva y más reducida tipología de contratos en España que ha sido tradicionalmente, y es, el país de la UE con mayor tasa de temporalidad.

Lo que busca la Reforma Laboral, entre otras cosas, es reducir drásticamente una tasa de temporalidad que está diez puntos por encima de la media europea, situándose alrededor del 25%.

Temporalidad España

El paro juvenil no es el único problema estructural del mercado laboral español, la temporalidad es otro, y uno de los más graves, de ahí que la Reforma Laboral trate de atajar esta realidad a través del cambio y reducción de la tipología de contratos.

Pues bien, en esta nueva realidad en la legislación laboral en España, el contrato fijo discontinuo gana protagonismo y su gestión, como se puede ir viendo, es muy específica por las particularidades del propio contrato.

La Reforma Laboral supone que esta figura de fijo-discontinuo es la que prima en trabajos estacionales o vinculados a campañas concretas y también para la prestación de servicios dentro de contratas mercantiles.

Todo ello supone la formalización de una masa laboral con condición de indefinida, lo que implica el almacenamiento de datos, gestión de personal adicional y otra serie de labores administrativas, fiscales y de recursos humanos.

¿Sigues teniendo dudas? Recuerda que la información es el arma estratégica y preventiva más poderosa del siglo XXI. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y equípate con Yoigo Negocios.