Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

HOME > Ahorro e inversión

Las principales ideas de inversión para este 2020

9 min

¿Dónde se puede ganar más dinero durante este año, según expertos en materia de inversión? Atento a estas ideas que te ayudarán a invertir correctamente


Acaban unos años marcados por los conflictos comerciales y un Brexit que ha mermado la confianza de muchos inversores de todo el mundo. Esta escena hace que muchos se planteen si hay cabida para captar oportunidades en 2020. Y es que los mercados han seguido revalorizándose hasta situarse en los niveles más altos de la historia. Especialmente, en Estados Unidos.

Parece que fue ayer cuando el expresidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pronunciaba aquellas palabras que se han quedado en la memoria de todos los inversores. Han pasado más de siete años de aquel “whatever it takes” -"lo que sea necesario"-, pero la actuación del por aquel entonces presidente del BCE, combinada con la de otros bancos centrales, sigue marcando el ritmo en las Bolsas y, también, resulta uno de los hitos más importantes de los últimos diez años.

Contexto actual: ¿Posibilidad de recesión?

El panorama de bajos tipos de interés sigue presente en la economía mundial. Ni la FED ni el BCE todavía se atreven a cambiar el rumbo, ya que “la amenaza de una caída moderada en los ritmos de crecimiento de las economías sigue manteniendo en alerta a las principales potencias mundiales”, destaca Rafael Ojeda, analista independiente. Así, he aquí las grandes ideas de inversión en base al contexto económico en el que nos movemos.

Para entender cómo se puede formar una cartera de inversión pensando en el ejercicio recién estrenado, hay que hablar sobre los riesgos que tanto agobiaron a los inversores durante el 2019. El primero de todos, es la llegada de una crisis económica, tras los años de crecimiento económico. Una posibilidad que podría enturbiar el comportamiento de los mercados. ¿Qué piensan los expertos en materia de inversión?

Respecto al PIB mundial en este año probablemente no sea capaz de exceder su crecimiento potencial en las principales regiones económicas (3,2% para 2020 y 3% para 2021) y el escenario base para 2021 es que “el crecimiento global se desacelera hasta un cuasi-estancamiento”, creen desde AXA IM.

Según apuntan desde la gestora BlackRock, lejos de ver una recesión, ven un repunte macro: “esperamos un repunte moderado en el crecimiento económico global en los próximos 6-12 meses”, aseguran.

En una línea relativamente parecida se muestran los analistas de DWS que argumentan que se descarta una recesión para este ejercicio, debido a “la disminución de incertidumbres políticas, política europea calmada, FED y BCE continuará con la política acomodaticia, tendencia de crecimiento decreciente en China”.

La incertidumbre comercial y política afecta al crecimiento. Con todo, la situación podría cambiar con un acuerdo en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos y con la mejora de la actividad manufacturera, lo que “podría favorecer un cierto aumento del optimismo”, relatan desde Capital Group.

¿Retroceso en 2020? “Dependerá del consumo”, añaden. En Estados Unidos estamos viendo dos economías: la fortaleza del consumo podría continuar contrarrestando la ralentización de la actividad manufacturera provocada por la incertidumbre comercial y política.

Aun así, los expertos de Aberdeen Standard Investments señalan que las incertidumbres y los riesgos políticos “continuarán pesando en la industria, el comercio y la inversión”. Por eso, hay que tener relativa cautela como contexto general.

La lucha de poder entre los bancos centrales y la economía continuará. Los mercados de renta variable están descontando actualmente un repunte económico. Si no es así, podría producirse una corrección de las bolsas. No obstante, desde Ethnea, piensan que este escenario es “poco probable y esperan que la economía se recupere”. La clave está en saber cómo proteger nuestro dinero ante un escenario adverso.

mujer-consulta-inversión-dinero-en-móvil

La inversión en Bolsa, el principal atractivo

Año tras año, las gestoras de fondos y otras entidades publican en estas fechas las perspectivas sobre los distintos activos de cara a al año siguiente, señalando en cuáles ven un mayor potencial de revalorización. ¿Dónde invertir en 2020?

Casi todos los expertos coinciden en sus previsiones: el entorno de bajos tipos se mantendrá en este ejercicio. Esto supone que apenas existen alternativas, ya que por el momento no hay activos que ofrezcan rentabilidades similares a los que brinda la renta variable (la Bolsa).

En opinión de Deutsche Bank Wealth Management, en su informe trimestral CIO Insight 2020, los inversores tal vez “tendrán que buscar ingresos de otra fuente… Deberán adoptar una actitud distinta ante el riesgo, buscando inversiones que rindan más en los segmentos de deuda de mercados emergentes y corporativa, y estar abiertos a nuevas ideas sobre dónde invertir y en qué”.

Desde el punto de vista de los expertos de Fidelity, “deberíamos evitar una recesión en los beneficios de las compañías que cotizan en los mercados”. En este escenario, las bolsas podrían “seguir subiendo” y el value investing (invertir en acciones infravaloradas) volver “al primer plano”, aunque creen que hay que tener precaución con los bancos.

Siguiendo este esquema, una buena opción dentro de las bolsas mundiales pueden ser las acciones de Reino Unido. Así lo asegura Luca Paolini, estratega jefe de Pictet Asset Management, en sus perspectivas para 2020. Estos títulos “están especialmente baratas, con un 5% de rendimiento, un desglose sectorial muy bueno y, además con la posibilidad de que la tensión del brexit desaparezca”.

Igualmente, desde la gestora Amundi señalan que la inversión en renta variable para este año es “una historia de ingresos y oportunidades para una posible subida”. Por eso, es la mejor idea para invertir durante el conjunto del ejercicio pensando en los rendimientos que se pueden obtener.

DWS, por otra parte, cree que no hay que olvidarse de las tendencias relacionadas con la sostenibilidad (ESG). No es una dinámica que “desaparecerá con el tiempo”, sino que es “el núcleo de todas nuestras acciones que nos permitirá tener éxito para nuestros inversores en el futuro”, apuesta.

Con todo, Allianz Global Investors, recomienda en este campo seleccionar “cuidadosamente” las acciones estadounidenses “más demandadas”; analizar los valores europeos infravalorados y la deuda de mercados emergentes. Además de pensar en “inversiones alternativas” para obtener un retorno menos correlacionado con el comportamiento general del mercado y así proseguir “la búsqueda de beneficios en un contexto de bajos rendimientos”.

Ante estos mimbres, la gestora de fondos apuesta por inversiones temáticas que ofrecen acceso “a estrategias con un potencial de crecimiento global a largo plazo, como la inteligencia artificial”.

La rentabilidad de los activos tradicionales puede ser “mucho menor” que, en el pasado, según Aberdeen Standard Investments. Hay que tener en cuenta que una cantidad significativa de bonos del Estado tiene “rendimientos negativos” en estos momentos.

El factor de las elecciones en Estados Unidos

Los inversores en renta variable estadounidense pueden obtener buenos resultados en los años de elecciones, pero “han de tener paciencia”, comentan en Capital Group. Estos expertos han analizado todos los periodos electorales estadounidenses desde 1932, y han comprobado que, a pesar de la volatilidad registrada durante las primarias, los mercados “han registrado sólidas ganancias una vez celebradas las elecciones”. Es mejor mantener la inversión que “quedarse al margen de dicha subida posterior” describen.

Durante este año se espera un incremento del apetito por el riesgo, como consecuencia de este proceso electoral, de la evolución del conflicto comercial y de la abundancia de liquidez inyectada por los bancos centrales; la gestión del riesgo será fundamental, concretan.

Estos analistas apuntan a nuevas tendencias con relación a los estilos de inversión en renta variable. Y es que la brecha que ha existido en los últimos años entre el “growth” (empresas que crecerán con rapidez) y el “value” (empresas que tienen una valoración inferior a su valor real) a favor del primero podría desaparecer en 2020, donde se estima que ambos estilos podrán presentar oportunidades.

En contraposición, BlackRock considera la renta variable como mejor opción, aunque ve un mayor atractivo en “el mercado japonés y en las Bolsas de países emergentes”. Cotizan con descuento con relación a economías desarrolladas como las europeas o Estados Unidos, que con el proceso electoral puede tener muchos frentes abiertos.

Por tanto, las “exposiciones tácticas a activos no estadounidenses, como los mercados emergentes”, junto con los alternativos y las apuestas por las rentas, podrían ayudar a “sortear el cambio en el contexto de mercado”, analizan desde Fidelity.

Sectores por los que apostar: infraestructuras y tecnología

Si hablamos de sectores que pueden resultar interesantes desde el punto de vista de la inversión, los que más se repiten en las apuestas de todos los analistas son el de tecnología y el de infraestructuras.

Emma Mogford, gestora de renta variable británica en Newton IM, parte de BNY Mellon IM relata que “el auge del populismo y del proteccionismo a escala mundial podría generar nuevas oportunidades de inversión en áreas como defensa y seguridad y fomentar la demanda de infraestructuras y componentes portuarios y fronterizos, como escáneres para aeropuertos”.

En lo que respecta a la tecnología, la media de los expertos de las gestoras de fondos de inversión aseguran que un gran crecimiento motivado por la globalización y los constantes cambios tecnológicos, lo que “permitirá que este sector también despunte en este año”.

Solo hay que ver cómo han evolucionado compañías como Apple o Google en Bolsa, con grandes revalorizaciones que “pueden mantenerse durante este 2020”, asevera Ojeda.

Apostar o no por el sector inmobiliario

Durante los últimos ejercicios ha resultado vital para el crecimiento la recuperación del sector inmobiliario, que ha crecido exponencialmente en España, especialmente en capitales como Madrid o Barcelona.

Aun así, 2019 puso freno a las subidas y se empiezan a percibir los primeros síntomas de agotamiento. En este sentido, ¿esto quiere decir que estamos ante el final del ciclo en este sector? Los expertos de Bankinter consideran que “todavía no”.

En su informe de estrategia de inversión para el primer trimestre de 2020 creen que las alzas se extenderán hasta, al menos, 2021, aunque estiman “una pérdida de dinamismo en precios de entre el 1% y el 2% en 2020 y 2021”.

Dentro de sus preferencias, se muestran más positivos “con los activos logísticos, oficinas prime y residencial y evitar los centros comerciales”. Varios apuntes a tener en cuenta para invertir.

La apuesta por los dividendos

Una de las alternativas de inversión en este 2020 es la de las compañías con buena política de reparto de dividendos, ya que pueden contribuir “tanto a generar rendimientos como a conseguir flujo de caja”, opina Ojeda.

De esta manera lo ve también Deutsche Bank Wealth Management, quienes explican que las rentabilidades por dividendo superan, en muchos casos, “a los rendimientos de la renta fija en muchos mercados desarrollados”. Por tal motivo, “pueden seguir justificando el mayor riesgo asociado a la renta variable y también ser importantes para la generación de ingresos”.

Como matiz, desde la firma recomiendan centrarse en “ampliar los dividendos sostenibles”. Dicho de otro modo, aquellos que “puedan pagarse de los beneficios y que no hagan peligrar el balance de una firma”.

No olvidarse de las inversiones alternativas

En otro orden, no hay lugar a dudas de que las nuevas formas de inversión están llegando a los mercados. Una evidencia de estas es el auge de la gestión pasiva, la inversión socialmente responsable, la llegada de los roboadvisors o los gestores automatizados.

Buscando estas alternativas a la inversión tradicional también aparecen nuevos sectores, como el de los royalties o regalías musicales, por el que apuesta Paul Flood, gestor de BNY Mellon Global Multi-Asset Income Fund. Lo enfocan como “una apuesta clara por la música en streaming, que parece proporcionar ingresos estables con independencia del ciclo económico”. También, anticipan “un mayor crecimiento dentro de este espacio”.

Eso sí, parece que pese a los menores ritmo de crecimiento a los que apuntan los expertos, este año ha llegado cargado de oportunidades para los inversores. La clave está en diferenciar el grano de la paja.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!