Cómo crear una buena estrategia SEO de posicionamiento

7 min

Una buena estrategia de posicionamiento en buscadores de referencia como Google es clave para el crecimiento de tu empresa en la era digital.


Hoy en día, como todos sabemos, si no estás en internet no existes. La salud de tu negocio depende de su visibilidad y, actualmente, el posicionamiento digital es –en casi todos los sectores– casi más importante que la localización del establecimiento físico.

Pero, además, si no estás entre los primeros resultados que arrojan los buscadores en tu sector, o rama de actividad, te estás perdiendo cientos o miles de potenciales clientes que, simplemente, no saben que existes. ¿Cómo vas a ofrecer el mejor producto si simplemente los potenciales consumidores no tienen acceso a él?

Uno de los primeros pasos para que funcione una empresa es asegurarse de que sus posibles clientes prueban sus bienes o servicios.

En la era digital eso se consigue con un buen posicionamiento en buscadores. A partir de ahí, será la calidad del producto o servicio ofrecido, el precio, la estrategia de marketing y las campañas publicitarias las que permitirán la fidelización del consumidor o usuario.

Por qué tu empresa necesita una estrategia de SEO

El posicionamiento es clave, vale. Pero, ¿qué es el SEO y para qué sirve? El acrónimo "SEO" proviene de las palabras inglesas Search Engine Optimization, es decir, optimización para motores de búsqueda.

Unas buenas prácticas SEO ayudarán a tu empresa a posicionarse entre los primeros puestos en los resultados de buscadores como Google, lo que te permitirá atraer más clientes. Ah, y de forma gratuita, no como sucede con el SEM.

Un buen funcionamiento SEO aumenta la visibilidad de una marca, atrae tráfico cualificado, posiciona una marca o producto frente a la competencia y, por supuesto, puede aumentar el número de clientes, las ventas y los beneficios de la empresa.

Una estrategia SEO exitosa logrará atraer a la web a más personas . Es decir, que aumentará la cartera de clientes potenciales. Sin embargo, no todas las tácticas de posicionamiento son infalibles y, sobre todo, no funcionan de la misma manera para todas las empresas y sectores.

Por ello, responder a cuál es la mejor estrategia de SEO no implica una respuesta unívoca, existen muchos ejemplos de posicionamiento.

En función de tu sector, tu posicionamiento inicial, competencia y los productos o servicios que ofreces tendrás que diseñar unas u otras pautas que ayuden a tu empresa a escalar en los resultados de Google. ¿Cómo empezar?

  1. Piensa en tu cliente ideal

En primer lugar, tienes que “crear” tu cliente ideal o cliente tipo. Es decir, el target de todas tus acciones de marketing y el centro neurálgico de tu estrategia de posicionamiento web.

El perfil de este cliente, también conocido como buyer persona, te permitirá relacionarte mejor con los usuarios reales de tus productos y lanzarles los mensajes adecuados.

Si no tienes claro cuál es tu cliente objetivo tienes varias herramientas que te pueden ayudar. Puedes empezar con una base de datos y tratar de averiguar: ¿Qué edad tienen? ¿Género? ¿Intereses? ¿Posición social o poder adquisitivo? ¿Nivel de estudios? ¿Rutina diaria? ¿Aficiones?

Cuantas más respuestas tengas mejor conocerás a aquellos que se interesan por tu producto y, por lo tanto, a aquellos que están potencialmente interesados pero que todavía no te han encontrado. Cuanto mejor entiendas a tu cliente, más eficiente serás en las campañas de marketing y venta.

  1. Identifica las palabras clave

Una vez que tienes claro a quién dirigirte y qué le vas a vender tienes que pensar cómo hacerlo. Es decir, “¿qué les digo a mis clientes para que se interesen por mi producto?”. Dentro de la estrategia que sigas en el mensaje no puedes olvidar las palabras clave, es decir, aquellas que no pueden faltar.

Las keywords tienen que responder a las características del producto y a los intereses y necesidades de tu cliente tipo. Son las palabras que los usuarios utilizan para preguntar a Google (u otro buscador) sobre algo. Por eso es fundamental que todas las que tienen que ver con tu producto o sector estén bien identificadas y replicadas en tu web.

Ante cualquier pregunta, el buscador ofrece la mejor respuesta, es decir en los primeros puestos las páginas web más relevantes, con mayor información y palabras clave buscadas. Realizar un buen análisis e identificación de las palabras clave de tu negocio es un paso inicial trascendental que definirá el éxito (o no) de toda tu estrategia.

Además, puedes ayudarte de herramientas como Google Trends que te permite conocer cuáles son las principales búsquedas de los usuarios. Así, puedes redirigir parte de ese tráfico a tu página simplemente teniendo en cuenta los intereses y búsquedas principales en tu sector o negocio.

google trends

Si tienes una cuenta de Google Adwords, también puedes usar Keyword Planner que, en la misma línea, permite encontrar las palabras o frases que más buscan los usuarios de un país determinado o en un idioma concreto.

Es una guía más para llegar a tus potenciales clientes: ¿Se multiplican las búsquedas sobre cómo quitar manchas de vino y yo vendo un quitamanchas? ¡Haz referencia a ello en tu web!

  1. No olvides los detalles

Las keywords no solo son importante en las descripciones y mensajes de tu página web sino también en las URL, categorías, etiquetas, datos y metadescripciones. Cuanto más completo esté cada campo, mejor te posicionará un buscador.

Cuando escribas la metadescripción de tus páginas, trata de incluir las palabras clave.

Cuida las palabras que contienen las URL y cámbialas si es necesario para que respondan adecuadamente a lo que buscan los usuarios. Asegúrate de que las URL contengan esas mismas palabras clave. Del mismo modo, inclúyelas en las descripciones de las imágenes que metes en la web.

SEO

No olvides que todas las imágenes tienen que tener una descripción completa y todos los metadatos que permitan su identificación a los buscadores. Incluye imágenes que no pesen demasiado –para no ralentizar la carga de la página–, que estén nombradas con palabras clave y que tengan una descripción detallada. Los metadatos son muy importantes para un buscador.

  1. Cuida los enlaces

Cuando creas contenido para tu propia web intenta retener al lector el máximo tiempo posible. Para ello, intenta incluir en los textos vínculos y enlaces que redirijan al usuario a otras partes de tu web. Conseguirás que se mantengan más tiempo en tu sitio y que conozcan mejor tu empresa.

URL SEO

Además, es importante que tu sitio web no tenga enlaces rotos que interrumpen el flujo. Son páginas que ya no existen o dan error, de manera que el usuario se encuentra con el error 404 y abandona tu sitio y tus productos. Estos enlaces rotos son molestos, así que intenta redirigirlos a otras páginas que estén operativas en tu sitio web.

  1. Ofrece contenido de calidad

Para retener al cliente o al lector en tu web no hay nada más infalible que ofrecerle contenido y productos de calidad.

Sí, siguiendo con el ejemplo del quitamanchas, utilizas las keywords adecuadas y escribes un blog o un pequeño texto explicando cómo quitar las manchas y por qué tu producto es infalible, retendrás a muchos usuarios en la web y ganarás a clientes en la tienda online.

Intenta aportar algo a los usuarios que llegan a tu sitio web, enséñales algo o muéstrales algo interesante. El valor añadido es un factor clave para que un cliente visite tu página con cierta asiduidad o se acuerde de tu marca en un momento determinado.

  1. Analiza tu competencia

En la estrategia SEO el análisis de tu competencia también es fundamental. ¿Qué palabras clave utilizan las marcas que salen entre los primeros resultados? ¿Qué ofrecen y cómo lo ofrecen? ¿Cómo puedo mejorar lo que contienen y escalar puestos incluso hasta superarlas?

En este sentido, la herramienta Screaming Frog te puede ayudar a conocer qué palabras usa la competencia y como está estructurado el contenido en su sitio web.

En tus primeros pasos es importante aprender de los maestros hasta que llegues a convertirte en uno. Por eso, la perseverancia y la paciencia son también dos ingredientes necesarios de cualquier estrategia SEO.

  1. Mide tu estrategia SEO

Por último, y no menos importante, es fundamental que hagas una evaluación de tu propia estrategia. ¿He conseguido los resultados esperados a través de mi estrategia de SEO? Google Analytics te permitirá analizar el tráfico online de tu sitio web y estudiar el número de visitas, el tráfico en función del canal, los usuarios nuevos, etc.

También te puedes ayudar en Google Search Console para identificar todos los errores que encuentra Google cuando escanea tu página web. Subsánalos y mejorará tu posicionamiento web. ¡Con todos estos pasos y ayudándote con estas herramientas lograrás estar en los primeros puestos de Google!

¿Has llegado hasta aquí? Entonces ya te habrás dado cuenta que la mejor estrategia SEO se sostiene sobre la información y la proactividad digital. Ambas cosas requieren una buena conexión a Internet.

Y eso es justo lo que te ofrecemos en Yoigo Negocios. Entra en nuestra web o llama al 900 522 622 y compruébalo.