Qué impresora comprar para mi empresa: criterios y trucos

Todas las organizaciones necesitan imprimir documentos al instante, si quieres saber cuál es el dispositivo óptimo, este es tu artículo.


Todas las empresas quieren la mejor impresora profesional para optimizar sus procesos. El problema es que no es fácil navegar por un mercado que, en muchos casos, dispone de ofertas tan variadas con altibajos en los precios.

¿Qué impresora necesito como negocio? Es una de las principales cuestiones que se hacen gran cantidad de compañías en España. Por eso, antes de nada hay que ver qué variables importan en el proceso de compra. ¿Elijo solo por su diseño o su precio?

A nivel empresarial la elección de una impresora se complica bastante porque hay que tener en cuenta metodologías, cargas documentales y otras cuestiones mucho más técnicas.

Impresora profesional: ¿Dejarse llevar por ofertas?

En caso de que se considere comprar una impresora para empresa, no hay que dejarse llevar por las ofertas que copan el mercado. Previamente, se han de considerar muy a fondo otros factores que tienen una mayor relevancia.

Un ejemplo, a la hora de saber qué impresora de empresa comprar, es optar por un equipo que se adapte por completo a las necesidades del negocio. Determina si el precio de los consumibles y el mantenimiento merecen la pena a largo plazo.

En la entrada de hoy vamos a hablar de los tipos de impresoras para empresas y mostraremos algunos de los mejores modelos que puedes encontrar en el mercado.

El dilema de la tinta o el láser en la impresora de empresa

¿Tinta o láser? Puede ser, efectivamente, una de las preguntas que plantearse para saber qué impresora necesito a nivel individual. En este sentido, depende de las necesidades de impresión que se tengan.

Generalmente, las impresoras láser son más rápidas y nos permiten hacer frente a elevados volúmenes de trabajo sin problemas. Si se desarrolla una actividad profesional, sobre todo con documentos en blanco y negro, son la opción perfecta.

Es capaz de imprimir más páginas por minuto (PPM) que una de inyección de tinta porque su tóner es compatible con todo el ancho de la página gracias al tambor de rodadura.

Las impresoras de inyección de tinta, por su parte, utilizan un cabezal de impresión forzado a ir y venir a través del papel. Además, la tinta necesita más tiempo para secarse.

Es verdad que los cartuchos de impresoras láser son más caros que las recargas de inyección de tinta, pero esto se amortiza fácil porque pueden imprimir más páginas antes de morir (al número de páginas que puede imprimir un cartucho se le denomina rendimiento).

En contraposición, los equipos de tinta suelen proporcionar una mejor calidad en las impresiones a color. No obstante, los avances producidos en el sector durante los últimos años han acortado considerablemente las diferencias.

Tardan más en imprimir, pero los resultados son impresionantes. Si configuras bien el ordenador y utilizas el papel apropiado, tanto para fotos como para tarjetas de visita, conseguirás impresiones de calidad profesional y por poco dinero.

Eso sí, este tipo de impresiones de alta calidad a menudo necesitan más tinta, y los cartuchos de inyección de tinta imprimen menos páginas antes de agotarse, por lo que el coste se va acumulando.

Estas impresoras son increíblemente versátiles, tanto para imprimir tarjetas elegantes y monocromáticas como para fotos a todo color. Son ideales para empresas pequeñas que necesitan controlar gastos.

Además, cuentan con diversas funciones integradas, como controles de pantalla táctil o conectividad inalámbrica, y son bastante compactas, lo que es muy útil en las oficinas con poco espacio.

También son una buena opción para las pequeñas empresas que prefieren las copias digitales a las impresiones en papel, ya que cuestan menos que las impresoras láser y los cartuchos son más baratos.

De ahí a que salgan más rentables si solo necesitas imprimir de vez en cuando. La tecnología de inyección de tinta está en continua evolución y las impresoras de ahora son más eficientes que las de hace apenas unos años.

En general, una impresora profesional láser suele ser la más interesante para empresas. Al contrario que la tinta, los tóneres no se secan cuando no los usamos durante un tiempo. Y exceptuando las impresiones a color, su rendimiento es siempre superior.

Impresora de empresa: otras características a tener en cuenta

Llegados a este punto lo normal es que te estés preguntando cuáles son las demás características a considerar para una impresora profesional. Estas irán en función de las necesidades de la compañía.

Lo ideal es que la empresa tenga todas las funcionalidades que demandan sus clientes y no dependa del servicio de terceros. Así tampoco pagará de más por opciones que nunca va a utilizar.

A toda velocidad

La velocidad de impresión es uno de los elementos principales si imprimimos miles de páginas al mes.

Resulta importante como factor crítico a la hora de analizar un dispositivo de impresión. Lo mismo aplica para la capacidad de almacenamiento de papel, que determinará el límite antes de tener que recargar la bandeja de trabajo.

La tecnología importa

¿Impresora normal o multifunción MFP? Es otro de los dilemas habituales. Si además de imprimir requieres fotocopiadora y escáner, estos equipos de producción están diseñados para llevar a cabo tareas especiales. Soportan altos gramajes y una gran variedad de tamaños de papel.

Al igual que en muchas pequeñas empresas un trabajador es capaz de asumir varios roles, las impresoras multifuncionales sirven para varias operaciones; imprimir, copiar y mandar y recibir faxes. Se ofrecen en modelos de láser y de inyección.

Algunas impresoras multifuncionales, como la Canon Maxify, ofrece incluso más funciones, como la impresión a doble cara para reducir a la mitad el consumo de papel, conexión inalámbrica con el smartphone y la red informática de su oficina e, incluso, la posibilidad de escanear los documentos y guardarlos en la nube.

Así, aunque puede que sea un poco más grande que una impresora estándar, siempre nos ocupará menos espacio que las cuatro máquinas separadas.

Cuando compres una impresora intenta elegir la que mejor se adapte a tu negocio. Ten en cuenta el uso que le vas a dar, cuánto vas a imprimir, si necesitarás hacerlo en color y si también la vas a usar para almacenar documentos en la nube y enviar faxes.

Ah, y piensa también en los costes a largo plazo para ahorrarte dinero. Toda inversión cobra relevancia siempre al cabo de unos meses u años; ignora el precio de compra por tus necesidades financieras inmediatas.

¿Qué pasa con la conectividad? Las impresoras para empresa con wifi evitan el engorro de los cables en la oficina y permiten acceder a los dispositivos desde cualquier parte, proporcionando una enorme movilidad en el negocio.

Si quieres la mejor conexión a Internet para tu empresa, desde Yoigo Negocios te lo ponemos muy fácil. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y apóyate en Yoigo Negocios.