Automatización de procesos robóticos (RPA): la revolución que llega a la economía

Repasamos todas las ventajas de la nueva disrupción tecnológica que llegarán en los próximos años mediante tendencias progresivas.


La automatización de procesos robóticos (RPA) ya está aquí. Está llamada a ser la tendencia en tecnología que puede revolucionar la economía e inversiones. La búsqueda de eficiencia se ha convertido en una carrera por transferir actividades transaccionales a máquinas que pueden realizarlas de manera rápida y con un mínimo de errores, liberando el tiempo de las personas.

Aunque esta tecnología aún se encuentra en una etapa de desarrollo, ya ha rendido sus primeros frutos mediante la automatización de procesos robóticos (RPA).

Los robots en este caso no son físicos, sino una evolución del software, pero su objetivo es contundente con el resto de la ideología de esta revolución; permitiendo la automatización de porciones de procesos que no requieran del juicio humano.

Nos encontramos atravesando una era tecnológica interesante. En menos de 30 años hemos pasado de utilizar computadoras de escritorio a tener teléfonos inteligentes, con capacidades de cómputo, en nuestros bolsillos. Gracias al internet, se han roto las barreras entre los países y las distancias; todo esto dando pie a lo que comúnmente se conoce como “La Era Digital”.

Esta nueva era, donde ya asoma la automatización de procesos robóticos, fuertemente impulsada por la tecnología, ha impactado todos los aspectos de nuestras vidas, tanto personal y profesional; y aunque hemos recorrido el camino a paso acelerado, la era digital apenas está comenzado.

El día de hoy nos encontramos al comienzo de lo que se conoce como “Business 4.0”, sucesor de la Revolución Industrial, el cambio de máquinas de vapor a eléctricas y la evolución en electrónica y computación que trajo consigo el transistor.

Business 4.0” es una revolución en automatización, busca la optimización y eficiencia de los procesos de negocios. El corazón del movimiento busca delegar las actividades transaccionales de los negocios a las nuevas tecnologías inteligentes, no con el afán de sustituir a la gente, sino para liberar su tiempo y permitirles dedicarse a actividades más estratégicas.

Las principales innovaciones que empujan esta revolución son las aplicaciones de Robotics, la informática cognitiva, la inteligencia artificial y la informática en la nube; que a pesar de parecer tecnologías aisladas, encuentran sinergia en la forma en que acumulan e interpretan la información, dejando solo la interpretación y las decisiones de negocio sobre las personas.

A pesar de que el “Business 4.0” ya es una realidad se encuentra en sus primeras etapas, la revolución apenas comienza, y en este caso viene a través de las plataformas de Robotics; que siendo un nombre que evoca ideas de robots físicos, es de hecho una extensión de las aplicaciones de software que tenemos hoy en día, e impulsa el movimiento mediante la aplicación denominada como automatización de procesos robóticos (RPA por sus siglas en inglés).

El RPA es el enfoque de este documento, el cual busca dar definición a este tema e ilustrar cómo se incorporará al entorno laboral de negocios del futuro”, comentan los expertos de Deloitte en un reciente informe.

En búsqueda la compensación a largo plazo que ofrece la RPA

El buscar eficiencia en la ejecución de procesos de negocio, no es algo nuevo. Desde siempre se ha buscado desarrollar los procesos de negocio de una manera más eficiente.

Tendencias como el Kaizen, Six Sigma, Outsourcing, la Informática en la nube, por mencionar algunos, han buscado optimizar funciones claves dentro del día a día empresarial; un objetivo que se sigue persiguiendo aún hoy”, destacan. Lo que hace la diferencia entre las tendencias de hoy y las del ayer, es la presencia de la tecnología.

A medida que han ido evolucionando los sistemas inteligentes, se ha buscado cómo pueden integrarse dentro de las aplicaciones comunes de negocio; siendo el objetivo principal la búsqueda de eficiencia mediante la automatización de procesos.

La ventaja de las aplicaciones robóticas es que son escalables, es sencillo incrementar o disminuir su volumen de operación, son sencillas de prender y apagar en tan solo un instante”, agregan desde la consultora estratégica.

A diferencia de un humano, los robots no tienen horarios de trabajo, pueden trabajar durante la noche, los fines de semana y en días festivos. Ofrecen máxima flexibilidad para adaptarse y cubrir el alto volumen de operación en picos como el cierre de mes o el cierre de año.

Con este tipo de ventajas, se podría pensar que el coste de un robot es alto, pero en realidad es menos costoso que el salario de un humano, en países como Reino Unido los robots por lo general cuestan una novena parte de un empleado de tiempo completo.

La combinación de su alta productividad, con su precisión al realizar actividades y su menor coste, los hacen ideales para ejecutar actividades transaccionales que de otra manera tendrían que ser ejecutados por personas.

Hablamos de actividades transaccionales, porque a pesar de los grandes avances en tecnología, los robots actuales todavía no evolucionan a un punto en donde puedan ejecutar otro tipo de tareas.

La inteligencia artificial y la robótica pueden mejorar la economía y la calidad de vida, pero si no se desarrollan políticas adecuadas, los beneficios serán solo para unos pocos.

La automatización robótica de procesos (RPA) es una tecnología de software fácil de usar para todo aquel que quiera automatizar tareas digitales.

Con la automatización de procesos robóticos, los usuarios pueden crear robots de software o “bots” que pueden aprender, imitar y luego ejecutar procesos empresariales basados en reglas. La automatización de procesos robóticos permite a los usuarios crear bots mediante la observación de las acciones digitales de los humanos. Mostrarles qué hacer, para luego dejarles hacer su trabajo.

Los robots de software de la automatización robótica de procesos pueden interactuar con cualquier aplicación o sistema de la misma forma que lo hacen las personas (con la diferencia de que los bots de RPA pueden operar las 24 horas, sin parar, mucho más rápido y con un fiabilidad y precisión del 100 %)”, concreta Alberto Fernández, analista independiente de tecnología.

Los bots de automatización robótica de procesos tienen el mismo conjunto de habilidades que las personas, y algunas más. Cabe pensar en ellos como una fuerza de trabajo digital que puede interactuar con cualquier sistema o aplicación.

Por ejemplo, los bots pueden copiar y pegar, extraer datos web, hacer cálculos, abrir y mover archivos, analizar correos electrónicos, iniciar sesión en programas, conectarse a API y extraer datos no estructurados”, expone Fernández.

Y dado que los bots se pueden adaptar a cualquier interfaz o flujo de trabajo, no es necesario cambiar los sistemas, aplicaciones o procesos empresariales existentes a fin de realizar la automatización.

Los bots de automatización de procesos robóticos son fáciles de configurar, usar y compartir. Si sabe grabar un video con su teléfono, podrá configurar los bots de RPA.

Es tan intuitivo como pulsar los botones de grabación, reproducción y pausa, y arrastrar y soltar para mover archivos en el trabajo. Los bots de automatización de procesos robóticos se pueden programar, clonar, personalizar y compartir para ejecutar procesos empresariales en toda la organización.

¿Por qué se debería implementar la automatización de procesos robóticos?

¿Y cuáles son los motivos para implementar la automatización de procesos robóticos? Dicho de otra forma, qué catalizadores son los que se deben tener en cuenta dentro del espectro actual.

Según un estudio de Gartner, “el RPA puede aportar un alivio rápido como forma de integración no invasiva”.

Sin embargo, los procesos no siempre son simples, rutinarios, repetitivos o estables. Pueden ser prolongados, y a menudo implican una toma de decisiones automatizada inteligente y optimización.

El verdadero desafío, escalar más allá de los frutos iniciales de los procesos rutinarios al alcance de cualquiera, no se soluciona con una única herramienta o con estrategias aisladas”, aporta el estudio.

En este sentido, las soluciones de la automatización de procesos robóticos están diseñadas para potenciar la productividad, mejorar la precisión y ayudar a su empresa a expandirse, delegando las tareas manuales y repetitivas en robots.

Uno de sus catalizadores es la capacidad que tiene esta tecnología de imitar. Las tareas manuales que son una carga para su equipo. Libérelos para que puedan usar su tiempo en cuestiones que agreguen más valor al negocio.

Asimismo, el hecho de que automatice los procesos supone una gran ventaja. La integración entre sistemas existentes, aplicaciones y flujos de trabajo, en una misma plataforma central de automatización, sin costos de desarrollo o cambio de hardware.

Por otro lado, la innovación y colaboración entre los equipos de IT y Negocio, centralizando la automatización y conectando datos con métricas analíticas detalladas.

Pero, si se ha de destacar un factor diferencial este es, sin duda, su escalabilidad. Su fuerza de trabajo digital a un costo eficiente. Los robots son fáciles de configurar y trabajan junto a sus empleados para alcanzar un rápido crecimiento.

La ayuda de la automatización de los procesos robóticos en la gestión del patrimonio

En el completo informe The Digital Evolution of Wealth Management, cabe analizar cómo las tecnologías emergentes como RPA o IA (Inteligencia Artificial) están transformando la industria de la gestión del patrimonio, tanto en el frontend como en el backend, al aumentar la eficiencia y abrir el negocio a nuevas demografías.

Los nuevos gestores de patrimonios y los proveedores de tecnología más inteligentes están poniendo en primer plano las tecnologías emergentes para que la gestión de patrimonios sea más eficiente en términos de tiempo y costes.

Estos incluyen automatización de procesos robóticos, aprendizaje automático e inteligencia artificial. Los grandes players de la industria también están empezando a darse cuenta de esas oportunidades.

Las tecnologías pueden mejorar los elementos de la gestión del patrimonio orientados al consumidor, como la integración y el servicio al cliente, para aumentar la satisfacción del mismo.

El aprendizaje automático y las APIs pueden ayudar a los gestores de patrimonio a mejorar funciones como la gestión de carteras, y ayudarles a mantenerse mejor al tanto de las regulaciones, además de aumentar la satisfacción del cliente al ofrecer servicios mejorados y adicionales.

Sin embargo, existen algunos retos a los que se enfrentan los gestores de patrimonio a la hora de implementar estas herramientas, que van desde la falta de confianza de los clientes en las tecnologías emergentes hasta la dificultad para encontrar el talento adecuado para poner en marcha estas nuevas iniciativas.

Pero para que esto funcione hay una condición sine-qua-non. La automatización de procesos funciona sólo con datos estructurados. “No puedes hacer que tu negocio utilice Inteligencia Artificial si no está orientado a los datos y digitalizado”, explica el profesor Dr. Stefan Wrobel, Director del Instituto Fraunhofer de Análisis Inteligente y Sistemas de Información.

Si los datos ocupan un lugar central, tienen que estar perfectamente estructurados y seguros. Esto quiere decir que, al menos de momento, para las empresas que no están orientadas a datos la automatización de procesos será una inversión demasiado grande. Para las PYMEs los procesos robóticos de automatización pueden suponer costes altos.

Aun así, los analistas e investigadores de tendencias especializados en IA y robótica están razonablemente convencidos de que la expansión del RPA mediante software y servicios va a incrementarse rápidamente en los próximos años.

Hacia 2025, máquinas invisibles serán capaces de trabajar más horas que los humanos, según el informe The future of Workplaces 2025, del Foro Económico Mundial (WEF).

RPA es una de las tecnologías más importantes de 2020 y su puesta en funcionamiento está ganando fuerza”, explica Marcel Cobussen. “Cada vez más empresas reconocen los beneficios y las mejoras de utilizar robots en su software de empresa”, señala.

La inevitable realidad en el mundo de los negocios, es que está en constante evolución.

El motor principal de estos cambios se puede encontrar en la continua búsqueda por adquirir una ventaja competitiva. La empresa que es capaz de proporcionar las soluciones más eficientes a las necesidades de sus clientes, es la que se encontrará capturando el mercado.