Diferencias entre TIN y TAE: guía para pymes y autónomos

Si vas a pedir un préstamo es fundamental que conozcas qué son el TIN y la TAE, así como las diferencias entre ambos conceptos.


Para llevar tu negocio más allá, en casi todos los casos, pymes y autónomos tienen que acudir al endeudamiento como una herramienta de impulso al crecimiento empresarial. Aquí es donde entran en juego dos conceptos básicos, TIN y TAE, pero ¿qué diferencias hay?

Y es que, siempre que pidas un préstamo para tu negocio, debes entender cuáles son las condiciones, pues el peligro de endeudamiento excesivo y de no poder devolver tus deudas está presente y podría poner en peligro la viabilidad de tu compañía.

Por eso, la entidad bancaria tendrá que hacer referencia a la TIN y la TAE antes de concederte un préstamo. No obstante, si aún no tienes totalmente claras las diferencias entre TIN y TAE vamos a explicarte con todo detalle el significado de cada término y en qué casos debes considerar uno u otro.

Qué es el TIN

TIN o Tasa de Interés Nominal es el interés que aplica una entidad financiera o cualquier prestamista por el servicio de prestar dinero e indica qué tanto por ciento va a quedarse por la cesión de los fondos.

Es decir, la TIN es el precio fijo que cobra una entidad financiera por prestar dinero. Se expresa en porcentaje y se aplica sobre el importe total que se presta, haciendo referencia a un período de tiempo determinado (normalmente un año).

Sin embargo, un préstamo no solo tiene un coste por el interés que estás obligado a pagar por el préstamo, sino también por otros gastos añadidos como las comisiones. Esos costes extra del préstamo no están recogidos en el TIN.

En concreto, la TIN no incluye comisiones ni gastos relacionados con la devolución del préstamo, por lo que no es un buen indicador para saber realmente cuánto nos va a costar el dinero solicitado.

Se trata, exclusivamente, del tipo de interés que aplicará una entidad financiera sobre el dinero prestado y cada banco es libre de aplicar la TIN que desee cobrar a sus clientes por cada tipo de préstamo.

La TIN refleja, únicamente, el pago de los intereses por el dinero prestado y su justificación radica en el cambio del valor del dinero durante un periodo de tiempo en el que el dinero cambia de manos, del prestamista al prestatario.

Por lo tanto, la TIN sirve para saber qué porcentaje se pagará en concepto de capital prestado, sin considerar los demás gastos asociados a la operación de crédito: indica exclusivamente el coste del producto financiero.

Qué es la TAE

Por su parte, la TAE es la Tasa Anual Equivalente e indica el coste total de un préstamo. Es decir, en la TAE se reflejan los intereses fijados por la entidad financiera (la TIN) y también las comisiones, los costes de gestión o los plazos de la operación.

Podemos afirmar que la TAE es la medida más completa de los costes asociados a un préstamo o una inversión, ya que incluye no solo la tasa de interés nominal (TIN) sino también otros gastos y comisiones.

En concreto, la TAE expresa el coste total de un producto financiero en términos anuales, permitiendo comparar productos de manera más precisa e incluye la TIN, así como otros costos como comisiones, seguros obligatorios, y cualquier otro gasto asociado al producto financiero.

En definitiva, la TAE es una tasa que incluye toda la información relevante del coste del préstamo y permite obtener una visión global de todos los costes de la operación.

Además, se trata del mejor indicador comparativo entre los distintos bancos, pues algunas entidades pueden ofrecer una TIN más baja, pero engordar las comisiones. Al realizar una comparación de la TAE, estás teniendo en cuenta todos los factores del préstamo.

Diferencias entre el TIN y la TAE

El Banco de España explica que la diferencia entre la TIN (tipo de interés nominal) y la TAE (tasa anual equivalente), es que la TIN es el precio que la entidad cobra por prestar o que paga por depositar, mientras que la TAE incluye además de la TIN, los gastos y comisiones asociados a los productos.

La diferencia entre ambas magnitudes es esencialmente la expresada por el Banco de España. Sin embargo, vamos a desgranarlo para ver la distinción en detalle:

Sesgo de información

La principal diferencia, que ya hemos señalado, está en la información proporcionada por cada una de las dos variables. Si el objetivo es conocer cuál es el precio de un préstamo para el autónomo, la TAE es la que proporciona una factura certera de la operación.

Por el contrario, la TIN ofrece información incompleta y, por lo tanto, sesgada. Las entidades financieras suelen señalar TIN bajos para atraer a los clientes. Pero no olvides que el porcentaje a tener en cuenta para considerar el coste de un préstamo es la TAE.

Periodicidad y rendimiento

La TAE es una tasa anual que, por ley, deben proporcionar las entidades a sus clientes, mientras que la TIN no tiene por qué ser anual y está centrada en el rendimiento exclusivo del capital en diferentes periodos.

Cómo afecta al autónomo

Lo más relevante, si vas a pedir un préstamo, es saber aplicarlo a tus finanzas y entender las implicaciones de cualquier operación. Así, como autónomo puedes calcular el impacto de endeudarte en tus finanzas personales y las de tu empresa.

Por poner un ejemplo fácil, si estás pensando comprar un coche para el negocio y te lo ofrecen a un 0% TIN, lo que te están diciendo es que no te cobran coste de capital, pero tendrás que mirar por si te cobran alguna comisión.

Normalmente, a esas ofertas del 0% TIN le incluyen comisiones que, como es lógico, hacen que financiar el coche a varios años no salga igual que pagarlo en el momento.

Cómo calcular la TAE de un préstamo, paso a paso

Por ley, la TAE debe constar en todos los contratos de préstamo, así como en la publicidad de los productos bancarios. Sin embargo, también podrías calcular la TAE de un préstamo por tu cuenta a través de la siguiente fórmula:

TAE= (1 + r/t)t-1

En esta fórmula, la “r” es el TIN y la “t” el tiempo, es decir, los momentos en los que se realiza el pago.

En cualquier caso, el Banco de España cuenta con un simulador online en el que puedes calcular la TAE de un préstamo personal, incluyendo todos los datos, y comparar entre varios.

Si eres emprendedor o autónomo, en Yoigo Negocios te resolvemos todas las dudas que tengas a la hora de gestionar cualquier tema financiero de tu empresa. Para más información, visita nuestra web o llama al 900 622 500 y estaremos encantados de ayudarte.