Marketing relacional: qué es y ventajas en tu negocio

Esta variante del marketing se ha convertido en una de las más efectivas para aumentar las ventas y crear relaciones duraderas con los clientes.


No cabe duda de que las ventas son la base de cualquier negocio. En todo este proceso es muy importante contar con una buena estrategia de marketing. Pero no sólo nos referimos al momento de vender un producto, sino al marketing relacional con el cliente.

En el blog de Yoigo Negocios y Empresas te explicamos cuáles son sus ventajas. Verás que es muy intuitivo y sencillo de aplicar.

Marketing relacional: qué es y cómo funciona

Como ya sabes, cuidar la relación con tus clientes es fundamental para garantizar el éxito de tu empresa. De hecho, esto hará que los consumidores se mantengan fieles a la marca.

Aquí entra en juego el marketing relacional, que consiste en mantener el contacto con tus compradores a largo plazo.

De esta forma, tu objetivo no es sólo atraer consumidores potenciales a tu negocio para venderles tu producto y luego olvidarte de ellos. Esto va mucho más allá. Se trata de mejorar la experiencia del usuario, sin dejar de interactuar con él.

Marketing relacional
Revista D/A RETAIL (Vía Twitter: @daretail)

Al mantener una comunicación constante con tu cliente, conseguirás que tu producto o servicio se vuelva casi indispensable para él. Lo puedes hacer por teléfono, correo electrónico e incluso por redes sociales.

Dar a tus clientes una experiencia única hará que siempre recuerden tu marca. Esta es la mejor manera de diferenciarte de la competencia: que no se olviden de ti y te recomienden.

Cómo hacer marketing relacional, paso a paso

Ahora que tienes claro el concepto de marketing relacional, te contamos cuáles son los mejores ejemplos que puedes llevar a cabo en tu negocio:

Responde en redes sociales

Muchas marcas utilizan las plataformas sociales para comunicarse con sus clientes. Es una de las prácticas de atención al cliente más modernas hasta hoy.

Tanto para gestionar incidencias como para compartir reseñas positivas sobre los productos, los encargados del negocio se comunican con los usuarios por Twitter, Instagram, Facebook e incluso TikTok. Se establece una relación mucho más cercana y directa que por email.

Como empresa, la interacción constante con el cliente aumentará tus probabilidades de venta. Al fin y al cabo, ¿a quién le gusta que le vendan un producto y cuando haya algún problema nadie le atienda?

Haz email marketing

Para captar nuevos clientes, una opción interesante es enviarles información detallada sobre tu producto o servicio por correo electrónico. De esta manera, tendrás la oportunidad de convertir a tus consumidores potenciales en consumidores reales.

Dicho de otra manera, el marketing relacional consiste en crear relaciones de proximidad con los usuarios. De hecho, te aconsejamos no tratarlos como si fueran un número más de muchos. Lo mejor es darles un trato único y personalizado. El feedback con el cliente es esencial.

Dentro del email marketing, también puedes enviar un correo postventa a los usuarios. De forma directa, podrás resolver sus dudas e interesarte por su experiencia con el producto, así como ayudarles a resolver cualquier problema técnico.

También puedes promocionar tus nuevos productos, servicios adicionales que puedan interesar a los clientes o acordarte de ellos en fechas señaladas del año. Si les haces algún regalo, mucho mejor.

Segmenta a tu público

No tiene sentido que envíes los mismos mensajes a todos tus clientes. Lo mejor es hacer una segmentación por edades, sus gustos o aficiones e incluso la ciudad o el país de ciudad.

Asimismo, no todo tu público comparte el mismo nivel de fidelidad hacia tu marca. Otra opción para ganarte su confianza es premiar a los usuarios que más consumen tu producto. De esta forma, su motivación por seguir contigo aumentará.

Contesta rápido

Que respondas lo antes posible también es muy importante. Ya sea por redes sociales, email o por teléfono, no deberías tardar demasiado en contestar. No sólo para resolver cualquier duda o incidencia. Gestionar los pedidos de tus clientes de forma rápida marcará la diferencia.

Ventajas del marketing relacional en tu negocio

Los beneficios de aplicar el marketing relacional en tu negocio son muchos. Desde aumentar las ventas hasta crear relaciones duraderas con tus clientes.

Mayor número de ventas

Si el cliente está satisfecho con tu producto y con el servicio de venta, lo más seguro es que tarde o temprano regrese. No sólo eso, sino que recomendará tus servicios y ganarás nuevos compradores. El poder del boca a boca o las reseñas positivas en Internet son muy importantes.

De esta manera, verás cómo crecen tus ventas. Mantener una relación de cercanía con tus consumidores suele dar unos buenos resultados. Nada como convertirse en una marca de confianza y de referencia en tu sector.

Más followers en redes sociales

Consolidar tu propia comunidad de seguidores en redes sociales también puede marcar la diferencia. Utilizar bien las redes te ayudará a aumentar tus ventas. No sólo puedes utilizarlas para responder a los clientes que ya tienes, sino para darte a conocer a los clientes potenciales.

Dar una buena impresión en estas plataformas hará que la popularidad de tu negocio crezca. Otra idea interesante es que cuentes con influencers para las campañas de marketing y expandir tu marca. Que personajes públicos con muchos followers hablen de ti, te ayudará a ganar más clientes.

Mayor fidelización

A todo lo anterior, se añade una mayor fidelización por parte tus clientes. Esto no sólo aplica a tus actuales compradores, sino a los futuros. Como te decíamos antes, la fidelidad hacia tu marca hará que más personas hablen de ti.

En definitiva, sabrás que has hecho un marketing relacional exitoso si eres cercano con tus clientes, hablan bien de ti y vendes más.

Si eres emprendedor o autónomo, en Yoigo Negocios te explicamos cómo impulsar tus ventas con las mejores estrategias de marketing. ¿Quieres saber más? Visita nuestra web o llámanos al 900 622 500 y estaremos encantados de echarte una mano.