Las tendencias de videojuegos que generarán furor el próximo año

El crecimiento esperado con la nueva generación de consolas imprimirá en la industria una oleada de innovación y sorpresas tecnológicas


Una de las áreas que puede desarrollar un gran crecimiento durante el próximo año es el sector de los videojuegos. Industria que está muy bien posicionada para canalizar mayores volúmenes de negocio, especialmente con las necesidades digitales que se han evidenciado con la pandemia del Covid-19, y en la que emergen una serie de tendencias clave.

El entorno tecnológico está preparándose para lo que está por venir. Hay una transformación que ya se está gestando y las videoconsolas de la próxima generación terminarán por plasmarla. Por eso, resulta interesante observar cuáles son esas tendencias en el plano del gaming de las que hay que estar muy pendientes a partir de ahora.

La revolución que ya está en marcha

El sector de los videojuegos va a avanzar sustancialmente en los próximos meses para ofrecer títulos que sean accesibles a los usuarios con diversidad funcional. Se espera que lo haga a través del diseño dinámico.

¿En qué consiste? Es una tecnología que se basa en modelos predictivos y adaptativos en los que se utilizan todo tipo de variables como las psicológicas, sociológicas o biométricas, permite que los videojuegos se adapten en tiempo real a las capacidades de cada jugador.

Así lo desvela el Informe Garaje Insights | Tendencias del Gaming 2020, de la consultora Garaje de Ideas. El estudio detalla que, gracias al diseño dinámico, el videojuego es capaz de detectar daltonismo en un usuario que confunde continuamente algunos colores de la interfaz y sustituirlos por colores más accesibles.

Del mismo modo, ofrecer versiones resumidas de los textos a un jugador que suele pasarlos rápido o no los lee. Y, también, permite ajustar la dificultad a un jugador con una capacidad diferente y al que le cuesta superar una zona específica.

Un videojuego más adaptado genera un usuario más satisfecho. El objetivo de un diseñador de videojuegos es generar una experiencia memorable y, gracias a la evidencia empírico-científica, conocemos que una experiencia más personalizada y única genera mayor aceptación y compromiso en los usuarios”, concreta Héctor Puente, profesor universitario, doctor en videojuegos y autor del informe de Garaje de Ideas.

El despegue aún mayor del Cloud Gaming

El Cloud Gaming también va a despegar este 2020”, comenta Puente. Con esta tecnología, los videojuegos se ejecutan en un servidor en la nube eliminando al usuario la necesidad de disponer de una consola u ordenador. “En este caso, todas las personas se conectarían desde sus dispositivos a la nube y disfrutarían de la misma calidad gracias a un servidor común”, añade el experto.

Esta tecnología supone una forma jugar videojuegos a través de un hardware remoto, que generalmente corresponde a servidores de una compañía. “En lugar de descargarlos o instalarlos a través de un disco y jugarlo localmente, los juegos en la nube dependen del streaming”, comenta el especialista en videojuegos freelance Alberto Fernández.

Esto se traduce en que tu consola, televisor, teléfono móvil o computadora no dependerán de su hardware. “Como resultado, aquellos juegos que no puedas ejecutarlos localmente, fácilmente podrás jugarlos a través de la nube”, añade.

En este sentido, varias empresas avanzan con sus servicios de juegos en la nube o Cloud Gaming, que ofrecen comodidad y velocidad a costa de no ser el propietario de los juegos.

El único requisito es que el cloud gaming necesita de una conexión a Internet permanente para que su funcionamiento no se vea truncado. Ningún dato, tampoco los de la partida que tengas abierta, se almacena en tu sistema, sino que se guardan remotamente.

Por consiguiente, no resulta aconsejable para lugares con conexiones irregulares, pero “ya se está implantando con mucha fuerza en países como Japón y en otras regiones más reducidas”, describe Fernández.

Lo que se necesitará en la mayoría de los casos es una suscripción mensual o anual para acceder a los contenidos. En algunos servicios de Cloud Gaming, has de adquirir juegos adicionales a esa tarifa. Por ejemplo, en GeForce Now, los videojuegos son de otras tiendas, como Steam o Battle.net, por lo que podrías usarlos de manera local si dispones del hardware que se necesita.

Así, los servicios Cloud Gaming habitualmente actualizan su hardware continuamente, lo cual hace que evite la preocupación de no poder jugar el título más reciente. Los datos guardados del juego también se almacenan en la nube.

Esto no solo significa que puedes dejar de preocuparse de que se borre, sino que también puedes cambiar de tu consola a una PC o teléfono, y tener acceso inmediato a los mismos archivos.

El desembarco del 5G supondrá un mayor salto

Otra de las tendencias en el mundo de los videojuegos la marcará la llegada del 5G. Y es que, con una mayor velocidad en la conexión, va a ayudar al cloud gaming en su desarrollo. “Este año va a ser su gran expansión y lanzamiento gracias a players como Microsoft, que va a presentar xCloud a partir de octubre, o a Google que lanzará oficialmente Stadia el 19 de noviembre”, describe Puente.

Además, hay un gran número de compañías grandes que están desarrollando sus propias plataformas: Alibaba Cloud, Nvidia GeForce, Atlas EA o Ksyun (Kingsoft).

Por lo pronto, las redes 5G nos ofrecerán una velocidad hasta 20 veces superior al 4G. La velocidad máxima del 5G será de 20 GB/s mientras que la del 4G es de 1 GB/s. Esta velocidad, obviamente, dependerá de la cobertura y de la saturación de la línea, aunque se espera que, de media, esta red nos ofrezca unos 100 Mb/s de velocidad, 10 veces más que la media del 4G que se sitúa por debajo de los 10 Mb/s.

Esta velocidad media, además de una latencia de entre 1 y 2 milisegundos, hacen que esta conexión nos ofrezca, sobre el papel, un rendimiento similar a la que podemos encontrar en los hogares con fibra óptica en nuestro país, permitiéndonos disfrutar de una conexión similar sin ningún tipo de cable y desde cualquier lugar que disponga de esta cobertura, que en unos tres o cuatro años será la habitual, sustituyendo al 4G”, afirman desde la publicación Vandal.

Se prevé que esta tecnología se integre en los próximos dos años. En Estados Unidos, Corea del Sur y Japón ya se ha empezado a desarrollar comercialmente. Sin embargo, en España hasta 2022 no estaría plenamente implementado. Eso sí, supondrá un salto cualitativo para el sector del gaming.

Los Serious Games buscan consolidarse

Una de las tendencias que no hay que dejar al margen es la consolidación de los Serious Games, que puede ser una realidad próximamente.

¿De qué se trata? “Son videojuegos cuyo propósito es formar mediante experiencias jugables o la práctica de ciertas habilidades”, detalla Puente. Destacan aquellos que pretenden, por ejemplo, enseñar matemáticas a los más pequeños de una manera sencilla o mejorar la capacidad de diagnóstico de los médicos sin necesidad de actores, como se hace en la actualidad.

En esta línea, los usuarios de los serious games aprenden a la vez que se divierten, lo que se traduce en una experiencia doblemente positiva. Por un lado, la empresa o centro de formación cumple su objetivo con éxito al lograr una mayor tasa de éxito.

Por otra parte, el trabajador realiza un aprendizaje eficaz, ya que adquiere y retiene determinados conocimientos muy rápidamente y sin mucha complejidad. De igual modo, gracias al empleo de elementos multimedia, los retiene de una forma más amplia.

La transformación digital de las compañías pasa también por la digitalización de procesos y mecanismos internos como la formación de los trabajadores. “Apostar por los serious games aporta un valor añadido en el actual contexto digital”, asegura Fernández.

La calidad gráfica con el Ray Tracing

En otro orden, hay que tener en cuenta que la calidad gráfica de los videojuegos va a aumentar exponencialmente gracias al llamado Ray Tracing. Se trata de un renderizado que ofrece la posibilidad de crear imágenes hiper realistas en tiempo real, escenas de una calidad cercana a la que se puede visualizar en los largometrajes del cine.

Aunque ya se usan en algunos juegos de manera limitada es de esperar que su aplicación se vaya extendiendo con la nueva generación de consolas y las mejoras continuas de hardware. Sin ir más lejos, la próxima generación de consolas de Sony y Microsoft van a incluir tarjetas gráficas con aceleración por hardware para raytracing”, cuenta el colaborador de Garaje de Ideas.

NVIDIA comenzó a desarrollar un algoritmo para implementar Ray Tracing en sus tarjetas gráficas hace muchos años, pero no fue hasta finales de 2018 cuando salieron las primeras tarjetas gráficas al mercado con esta tecnología.

De esta manera, las gráficas creadas bajo la arquitectura Turing soportan Ray Tracing. Es fácil reconocerlas directamente ya que NVIDIA cambió la nomenclatura de sus gráficas con la salida de las Turing, de manera que ahora comienzan por las siglas RTX en lugar de GTX. Todas las NVIDIA RTX soportan Ray Tracing.

No obstante, esta tecnología se apoya en el cálculo generado por los Tensor Cores, unas nuevas unidades de procesamiento en la GPU que están dedicadas a los cálculos de estas iluminaciones que generan sombras y reflejos mucho más acertados que antes.

La realidad es que los videojuegos tiene que tener la capacidad de soportar también el algoritmo y deben estar diseñados para poder ofrecer esta posibilidad, por lo que una minoría de juegos en la actualidad soportan Ray Tracing.

Existe una tendencia muy definida hacia una implementación masiva a no muy largo plazo, aunque por lo pronto hay que conformarse con títulos conocidos tales como Battlefield V, Minecraft, Metro Exodus, Watch Dogs y Call of Duty: Modern Warfare (2019)”, asegura Fernández.

Entretanto, el Ray Tracing está orientado sobre todo a juegos, pero también se ha implementado en benchmarks dedicados, los cuales pretenden puntuar a una tarjeta gráfica tanto por su rendimiento como por su capacidad de sacar adelante esta tecnología.

Cabe destacar que ni siquiera las tarjetas gráficas más potentes del mundo pueden mantener unos altos FPS estables con Ray Tracing activado, por lo que en el mundo gaming de momento se optará por mantener un alto framerate en lugar de una calidad superior a la conocida hasta ahora como “tope”.

El precio “más reducido” de las nuevas videoconsolas

Teniendo en cuenta todos estos factores, otro punto foco de atención lo van a tener las videoconsolas de la próxima generación. Así, la clave está puesta, especialmente, en el precio de salida que estas pueden tener.

Los consumidores más fieles se mueven por precio y superar los 499 euros de lanzamiento sería repetir la dinámica negativa que representaron PS3 y Xbox One en su momento.

Esto es algo que sin duda ninguna gran compañía quiere hoy en día. Más cuando la retrocompatibilidad y el bajo precio de las consolas actuales hace pensar que nos encontraremos con una transición lenta, con una larga etapa intergeneracional hasta que las nuevas máquinas cuenten con una suficiente base instalada.

Esa es la razón por la que en esta ocasión hay grandes posibilidades de que no haya que sacrificar la hucha para poder disfrutar de Xbox X Series y PS5.

La buena experiencia de Sony con la PS4 a un precio de lanzamiento por debajo de su competidora es un precedente muy claro que tanto la propia Sony como Microsoft van a tener muy presente a la hora de poner a la venta sus máquinas. “Es casi seguro que se lanzarán por debajo de los 500 euros”, concluye Fernández.

En conclusión, las tendencias en el mundo de los videojuegos marcan la nueva etapa que está por venir y que generará grandes vías de expansión de la industria. La revolución tecnológica ha llegado también a un segmento que aún tiene capacidad para seguir creciendo.