Qué son las subastas de la Seguridad Social: guía para empresas

Para saldar las deudas de las empresas, la Seguridad Social utiliza las subastas públicas de aquellos bienes que han sido embargados.


Ser dueño de un negocio no es nada sencillo. Aunque emprendedores o autónomos puedan obtener grandes beneficios con su empresa, también podrían acabar endeudados con la Administración Pública. En este caso, sus bienes serían embargados y vendidos a través de subastas de la Seguridad Social.

En este artículo vamos a explicarte cómo funcionan las subastas públicas de la Seguridad Social y cuáles son los requisitos que debes cumplir para poder participar en ellas.

Qué son las subastas de la Seguridad Social

Las subastas de la Seguridad Social sirven para vender públicamente bienes patrimoniales de cualquier tipo (ya sean muebles o inmuebles) de manera forzosa y saldar las deudas pendientes. Estas son organizadas por la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS).

De hecho, las deudas con la seguridad no son las únicas que existen. También puedes acceder a la web del BOE y consultar todas las subastas que realiza el Estado y que permanecen activas en cada comunidad autónoma de España.

Tanto empresarios como autónomos pueden verse obligados a vender alguno de sus bienes patrimoniales relacionados con su actividad económica (coche de empresa, maquinaria...) para saldar sus deudas. Una vez se hayan puesto a la venta, podrán ser adquiridos a través de subasta por cualquier persona.

A excepción de algunos empleados de la Seguridad Social, como tasadores, depositarios de bienes y funcionarios que estén directamente involucrados en el proceso de cobro, cualquiera puede participar en las subastas o bien hacerlo a través de un representante.

De esta manera, la Seguridad Social está autorizada legalmente para embargar bienes y venderlos en subastas públicas. Así, cuando haya concluido la venta, la Administración podrá cobrarse la deuda pendiente y recuperar el dinero correspondiente.

Cómo participar en las subastas de la Seguridad Social

La Seguridad Social realiza subastas de aquellos bienes que han sido embargados. Como la propia Administración explica, se trata de un "procedimiento de apremio contra los deudores".

Para dar a conocer públicamente todas las subastas, las anuncia en su su página web, ofreciendo detalles sobre fechas en que se realizan, lugares y horarios. Aunque las subastas son presenciales, estas se publican por vía digital en el tablón de anuncios de la Seguridad Social.

Igualmente, los interesados pueden obtener más información poniéndose en contacto con la Tesorería General de la Seguridad Social o con la Unidad de Recaudación Ejecutiva. Eso sí, debes tener en cuenta que las subastas no son electrónicas, sino físicas.

Para participar en las subastas, solo tienes que seguir estos pasos:

Identificarte con tu DNI o pasaporte

Mostrar una identificación válida, como tu DNI o pasaporte. Si eres el representante de alguien, también necesitas acreditarlo.

Pagar el 25% del precio inicial

Para abonar el 25% del precio inicial del bien que deseas comprar, podrás hacerlo a través de un cheque certificado a nombre de la Tesorería General. Sin embargo, si haces una oferta verbal en la subasta, deberás pagar el 30% en ese mismo momento.

Incluye el justificante de pago

Además, debes incluir el recibo de pago, indicando la hora exacta en la que fue realizado y el número de orden correspondiente.

Pujas mínimas en las subastas de la Seguridad Social

En las subastas, antes de abrir los sobres, se permite a los licitadores hacer ofertas verbales superiores al 75% del valor tasado. Estas ofertas verbales deben tener al menos un 2% de diferencia entre ellas.

Si no hay ofertas verbales, estas se leen por escrito en voz alta. La mejor oferta se aprobará en caso de superar el 60% del valor de la subasta o si esta es inferior pero cubre la deuda.

En caso de empate entre las ofertas, tendrá preferencia aquella que se presentó antes. Si la mejor oferta es inferior al 75% pero no cubre la deuda, el deudor puede presentar a un tercero que mejore la oferta al menos hasta ese límite, pagando el monto ofrecido en tres días hábiles.

Los bienes no adjudicados o no completamente pagados podrán ser objeto de una segunda subasta en las mismas condiciones. Por último, el producto obtenido se utiliza para pagar las deudas pendientes de los apremiados. Si hay dinero sobrante, se devuelve a los deudores.

También cabe destacar que los deudores pueden detener el proceso antes de la adjudicación de los bienes al pagar su deuda a la Seguridad Social. Finalmente, el resultado podría ser la retirada de muchos lotes de subastas, beneficiando así a los deudores.

Si quieres saber más, tienes acceso a toda la información a través de la web de la Seguridad Social.

Cualquier duda que tengas relacionada con las deudas de tu empresa, en Yoigo Negocios te ayudamos a resolverla. Visita nuestra web o llama al 900 622 500 y estaremos encantados de atenderte.