Consejos para elegir oficina: tamaño, luz, precio y más

Antes de seleccionar la sede física de tu negocio es importante que tengas en cuenta una serie de factores vitales para su viabilidad.


La elección de una oficina es un momento muy importante en la carrera de un autónomo de una pyme. Si te encuentras en ese punto, significa que tu negocio va viento en popa y estás preparado para el siguiente paso, una muy buena noticia a nivel profesional. Por eso, es esencial no apresurarse al escoger tu nuevo lugar de trabajo.

La oficina es ese lugar donde se desarrollará tu actividad, por lo que tiene que elegirse con cuidado ya que, está demostrado que el espacio de trabajo influye directamente en la productividad. Factores como el tamaño, la luz, el precio y la ubicación son algunos de los más importantes, pero no los únicos a tener en cuenta.

Consejos para elegir oficina

La oficina, aunque sea algo muy positivo para un negocio debido a que le otorga profesionalidad, no deja de ser un gasto. Y como tal, al igual que sucede con el resto de los costes asociados a una empresa, es necesario optimizarlo al máximo posible. Esto implica optar por un espacio adecuado, que vaya a ser aprovechado en todo caso.

¿De qué sirve alquilar o comprar un gran espacio, con muchas salas de reuniones, si la mayoría de ellas permanecen vacías, por ejemplo? Esta es una de las cuestiones clave que, por desgracia, muchos autónomos y pymes no tienen en cuenta, lo que hace que a la larga acaben gastando más de lo debido.

Para evitar que esto te suceda, vamos a compartir contigo una serie de consejos para elegir oficina, algunos de ellos relacionados con el tamaño del espacio, la luz, el precio, pero también con otros factores como la ubicación y las necesidades de tu negocio.

Presta atención a todo lo que te conviene tener en cuenta antes de decidirte a alquilar o comprar una oficina.

Tamaño de la oficina: una de las claves para optimizar el gasto

Ya hemos adelantado algo sobre este tema, comentando la inutilidad de tener un gran espacio de trabajo con muchas salas vacías. A veces, algunos emprendedores tienden a pensar que cuanto más, mejor, pero es un error.

Normalmente, el tamaño está directamente relacionado con el precio, ya sea en el inmobiliario comercial o para viviendas. Por eso, te aconsejamos que antes de elegir oficina valores cuántos metros vas a necesitar realmente.

Para calcularlo, lo primero es tener en cuenta cuántas personas van a trabajar de manera presencial en el lugar. Obviamente, será necesario que cada empleado tenga su propio espacio de trabajo, si bien no es necesario que se trate de despachos individuales. Calcula cuántos escritorios necesitarás, y busca una oficina donde quepan todos.

Por supuesto, esto no significa que debas elegir el lugar más pequeño, pero sí que estés seguro de que vas a aprovechar todo el espacio por el que pagues. De lo contrario, estarías destinando un dinero a algo que no necesitas, lo que es un claro ejemplo de mala gestión de las cuentas de una empresa.

Luz de la oficina: importante para trabajar y también para ahorrar

La luz es otro elemento en el que debes fijarte cuando visites aquellas oficinas que estés interesado en comprar o alquilar. Por un lado, la luminosidad es un factor clave para que el espacio de trabajo sea cómodo para todos.

Sin embargo, la luz no es importante solo para crear un buen ambiente de trabajo, sino también para ahorrar. Toda la iluminación que puedas conseguir mediante luz natural, supondrá un ahorro en tu factura energética.

Sabemos que parece algo evidente, pero en ocasiones muchos olvidan esta clase de detalles cuando entran en un espacio que les gusta mucho. Pero en términos de optimización del gasto, es más importante atender a las cuestiones prácticas que dejarnos guiar por el aspecto puramente estético.

Por eso, te recomendamos asegurarte de que la oficina que elijas cuenta con buena luz natural.

Precio de la oficina: lo más fundamental

Naturalmente, el precio es lo más importante de todo. En este caso, lo más importante es procurar no ser pretencioso con la oficina elegida. En el desarrollo de un negocio, siempre es mejor ir de menos a más, y si la empresa va bien, tendrás todo el tiempo del mundo para mudarte a una oficina más grande.

Por ahora, lo importante es conseguir un espacio funcional, que cubra tus necesidades a un precio razonable. No olvides que la oficina no será tu único gasto, y no debes sacrificar cosas más importantes, como puedan ser los proveedores, por conseguir el espacio de trabajo de tus sueños.

Una buena forma de ahorrar, es alquilar un espacio de trabajo en edificios de oficinas o espacios de coworking. De este modo, no tendrás que pagar por un local entero, sino solo por el espacio que vayas a necesitar.

Ubicación de la oficina: su importancia depende del tipo de negocio

Si tu actividad laboral necesita contacto directo con el cliente, es lógico que busques una oficina en un lugar con afluencia de gente.

Por ejemplo, si ofreces servicios para el hogar como electricidad o fontanería, seguros, asesoría, etc., lo ideal es tener un espacio donde el cliente pueda acudir para interactuar contigo en persona.

Por el contrario, si en tu oficina van a realizarse labores administrativas y no de cara al público, puedes permitirte un espacio en un lugar más alejado, lo que seguramente te permita ahorrar.

Suministros y certificación energética

En un segundo plano, están las cuestiones relacionadas con los suministros y la certificación energética. Está claro que un espacio destinado a ser oficina debe tener al día este tipo de cosas, pero te recomendamos informarte cuando vayas a visitar el espacio.

Cuando mejor sea la certificación energética, más podrás optimizar los gastos eléctricos, por lo que es aconsejable que valores este factor. Respecto a los suministros, aparte del alta de luz, agua o gas, asegúrate de que se puede contar con buena conexión a Internet y que la cobertura es óptima.

En tu lugar de trabajo, no podrás permitirse una mala conexión, de modo que es algo que no debes dejar pasar.

Espacio personalizable

Es bastante probable que quieras decorar la oficina a tu gusto, incluso hacer obras si no se trata de un espacio reformado. Cuando visites las posibles oficinas, no olvides preguntar si es posible hacer obra o personalizar a tu gusto el espacio (por ejemplo, pintar las paredes).

Esta flexibilidad, te permitirá que la oficina se adapte lo máximo posible a tus necesidades y gustos, convirtiéndose en un espacio de trabajo adecuado para tu tipo de negocio.

Si ya tienes elegido el local que será tu oficina, entonces es momento de dar el siguiente paso. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 para equipar tu nueva sede con la conexión de Yoigo Negocios.