Criterios ESG: qué son y cómo afectan a la imagen del negocio

Los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza son cada vez más relevantes para posicionarte como una empresa del siglo XXI.


El crecimiento económico durante décadas ha ido de la mano del desarrollo tecnológico y social y ha permitido una mejoría sin precedentes en las condiciones de vida de las personas en el último siglo.

No podemos ni comparar cómo vivíamos hace 100 años a cómo lo hacemos hoy. La investigación científica, la innovación y el desarrollo económico han permitido enormes avances, pero el ritmo económico de las sociedades industrializadas no es sostenible a largo plazo.

El cambio climático, la pérdida de diversidad, los efectos nocivos del tráfico y de la contaminación a la salud de las personas son algunas de las preocupaciones qye se han erigido en los últimos años y a las que se ha tratado de dar respuesta.

Las soluciones propuestas se han agrupado en torno a la idea de la transición ecológica, que permite convertir la economía en un motor más respetuoso con el medio ambiente y la salud de las personas.

En esta transición ecológica, los criterios ESG (Environmental, Social & Governance) han cobrado especial relevancia para inversores y empresas. Aúnan los requisitos a seguir por negocios y empresas para conseguir un proceso productivo sostenible.

¿Qué son los criterios ESG?

Los criterios ESG son un nuevo marco estratégico que se ha extendido a nivel internacional para aunar las medidas que deben adoptar las empresas en materia de sostenibilidad.

Muchos inversores priorizan aquellas empresas que cumplen criterios ESG y cada vez son más las compañías que entienden que estas medidas son fundamentales para contribuir a la sociedad. De hecho, ya son un eje clave de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de las empresas.

Se fijan en tres dimensiones claves en las que la empresa tiene que trabajar para conseguir la sostenibilidad de la producción de bienes y servicios que permita un crecimiento económico sostenible: medio ambiente, social y gobierno corporativo.

  • La E proviene de la palabra inglesa “Environmental” y engloba todos aquellos efectos y consecuencias que tiene la actividad de las empresas en el medio ambiente.
  • La S proviene de la palabra inglesa “Social” e incluye el impacto que tienen las empresas en la sociedad, en el entorno social en el que operan y en la comunidad.
  • La G proviene de la palabra inglesa “Governance” y está directamente relacionada con el gobierno corporativo de las compañías, sus políticas de conducta, su estrategia, la paridad o la transparencia, así como su alineación con el cumplimiento de criterios ESG.

Con estos criterios, las empresas pueden guiar su producción hacia un proceso más responsable y sostenible desde el punto de vista medioambiental y social. Además, cada empresa puede fijar sus propias metas y su propio camino para el cumplimiento de los mismos.

¿Cómo aplicar los criterios ESG en tu empresa?

Los criterios ESG son fácilmente aplicables a cualquier empresa, pues cada compañía hace una evaluación de su situación y sus procedimientos para determinar qué medidas apoyan los criterios ESG y forman parte de cada una de las dimensiones.

El objetivo global es contribuir a una economía más sostenible y una sociedad más próspera. Además, aplicar criterios ESG en tu empresa aporta un plus de credibilidad y buena reputación que no deberías dejar escapar.

En el caso de los criterios asociados al medio ambiente, la empresa puede aplicar acciones que mejoren la sostenibilidad de sus procesos de producción o el desarrollo de su actividad.

Así, tu empresa puede aplicar políticas y procedimientos que aporten avances contra el cambio climático y la reducción de emisiones, el uso racional del agua, la eficiencia energética o la gestión de residuos, entre otras.

También puede aplicar medidas que promuevan la reforestación, la protección de la biodiversidad y la implementación de una economía circular.

Más y más valor

Desde el punto de vista de los criterios sociales, la S de ESG, tu empresa puede implementar medidas que impulsen la Igualdad de género, el apoyo a colectivos vulnerables, las ayudas sociales, los entornos saludables, la seguridad de las comunidades, etc.

Además, dentro de la S de social las empresas también pueden contribuir promoviendo la formación, la satisfacción al cliente y asegurándose de que en toda la cadena de producción se cumplen los derechos humanos.

Por último, en el caso del cumplimiento de la letra G de ESG, tu empresa puede fijar sus objetivos con la mejora del sistema de gobierno corporativo, la mejora de las remuneraciones, el refuerzo de la ciberseguridad o el respaldo a la normativa y a los sistemas de cumplimiento.

Algunos ejemplos que puede hacer la pyme son impulsar la eficiencia energética en su negocio, sumarse a la Hora del Planeta, reducir su huella de carbono o ahorrar recursos dejando de utilizar papel, entre otras muchas iniciativas.

¿Cómo afectan los criterios ESG a la imagen de tu negocio?

El cumplimiento de los criterios ESG es cada vez más importante para la imagen de un negocio. Los inversores ya se fijan en empresas sostenibles y que cumplan con criterios ESG para depositar su dinero y, poco a poco, esos criterios están expandiéndose hacia empresas de todos los tamaños.

En un primer momento, han sido un marco estratégico para grandes empresas, pero actualmente los criterios ESG son también ocupación de pymes y autónomos, pues todos nos enfrentamos al desafío de la sostenibilidad y a problemas como el cambio climático.

Una empresa que cumple criterios ESG, cumple con la sociedad que la acoge. Cumple con el entorno en el que está establecida y cumple con el compromiso crucial de lucha contra el cambio climática, conservación de la biodiversidad y mejora de las condiciones de vida de las personas.

Tanto inversores, como clientes y consumidores valoran positivamente que una empresa contribuya a la sociedad, de manera que los criterios ESG están en el centro de la Responsabilidad Social Corporativa.

No olvides que el capital de la empresa, no solo es físico o monetario sino también intangible. La reputación es uno de los elementos intangibles más relevantes para el presente y el futuro de tu empresa: te asegura la supervivencia a medio y largo plazo.

El camino más rápido al seguimiento de los criterios ESG es la información, claro. Y de eso podemos proveerte en Yoigo Negocios. Entra en nuestra web o llama al 900 622 500 y hazte con las herramientas que necesitas para alcanzar el éxito.