Estudio de cohortes: qué es y qué ventajas da al marketing

El estudio de cohortes te ayudará a segmentar a tu público objetivo y analizar, entre otras cosas, qué hábitos de consumo tienen los usuarios.


El desarrollo tecnológico ha cambiado por completo los hábitos de consumo de los usuarios. Esto repercute de forma directa en todas las empresas, cuyas campañas de marketing tienen que ser cada vez más innovadoras y aprender a diferenciarse de la competencia. ¿Y si apostamos por un estudio de cohortes?

Este estudio te resultará muy útil para analizar el comportamiento de tus clientes y aumentar las ventas de tu negocio. Te explicamos en qué consiste y cuáles son sus ventajas para el marketing.

Qué es un estudio de cohortes y para qué sirve

El estudio de cohortes consiste en segmentar a tu público objetivo con el fin de hacer un análisis del comportamiento de los usuarios durante un determinado período de tiempo, pero ¿qué es exactamente una cohorte?

Una cohorte es un grupo de usuarios con características o rasgos similares, la cual te ayudará a entender los hábitos de cada uno de ellos. De esta forma, tu empresa podrá medir con exactitud cuánto de eficaces son los productos y/o servicios que vende.

Por ejemplo, si hablamos de cohortes generacionales, nos referimos a aquellas peculiaridades que tiene cada generación según el grupo de edad al que pertenece.

Dicho de otra manera, se trata de un método muy práctico para saber si estás consiguiendo fidelizar a tus clientes o no.

Un estudio de cohortes muy habitual es juntar en el mismo grupo a los usuarios en función de su primera interacción con tu marca, la primera vez que visitaron la página web de tu negocio o su primera compra. Gracias a este estudio podrás saber cómo se comporta cada grupo en diferentes etapas.

Cómo hacer un estudio de cohortes, paso a paso

Ahora que ya sabes qué es un estudio de cohortes y cuáles son sus principales objetivos de cara a mejorar tus campañas de marketing, estos son los pasos que debes seguir para elaborarlo:

Objetivos de la investigación

Antes que nada, el primer paso es definir cuáles son aquellas cohortes que vas a utilizar en tu investigación de mercado. De esta manera, después te resultará mucho más sencillo poder agruparlas y comparar unas con otras.

Por ejemplo, puedes hacer una comparativa entre el comportamiento de tu público objetivo de la generación Millennial y los hábitos de consumo de la generación Z. No obstante, lo primero es decidir cuáles serán los objetos de tu estudio.

Agrupación de cohortes

Para hacer un análisis de cohortes, lo primero es agrupar las cohortes. Esto te ayudará a comparar las diferencias de comportamientos entre los distintos grupos de usuarios. Cuando la comparación se hace entre uno y otro grupo, esto se conoce como estudio de intercohortes.

Asimismo, cuando se recopilan datos del pasado para sacar conclusiones sobre el presente, hablamos de estudio retrospectivo. En cambio, hablaríamos de análisis o estudio prospectivo si hiciéramos ese mismo seguimiento pero enfocándonos en el futuro.

Recopilación y análisis de datos

El último paso es interpretar todos los datos obtenidos de la investigación. Para ello es importante atender a tres tipos de efectos:

  • Efecto cohorte. Habla de las diferencias de comportamiento entre todas las cohortes que han sido tomadas para el estudio. Estos cambios pueden explicarse, por ejemplo, por la evidente evolución demográfica y social que ha ido produciéndose de una generación a otra.
  • Efecto edad. Se refiere al aumento de edad de los usuarios. Esto también influye mucho en cuanto al cambio en los hábitos de consumo. A más edad, más probable es que cambie el estilo de vida de los consumidores. Inevitablemente, esto puede afectar a tu marca.
  • Efecto período. Aquí entra en juego el entorno, cuyas consecuencias son los cambios de conducta o de comportamiento de los usuarios. Esto es independiente a la generación y los cambios sociodemográficos que mencionábamos antes.

Todo esto te ayudará a ofrecer diferentes soluciones a los problemas que pueda plantear tu negocio. Como siempre, satisfacer las necesidades de tus clientes es fundamental y debe ser una de las principales prioridades de cualquier empresa.

Ventajas del estudio de cohortes para el marketing

Como ves, el estudio de cohortes tiene numerosos beneficios para tu negocio. No obstante, las cohortes te serán de mucha más utilidad cuanto más concretas sean. Y es que, más allá de analizar el comportamiento de los usuarios, también es muy importante:

Planificar tus campañas de marketing

Conocer con anticipación las conductas futuras de los usuarios te ayudará a diseñar mejores estrategias y campañas de marketing. Al fin y al cabo, el objetivo es que todas las decisiones que tomes para impulsar las ventas de tu negocio estén muy bien planificadas.

Mejorar la retención de clientes

A su vez, crear una buena estrategia de marketing en tu negocio te será muy útil para incrementar el engagement e interactuar más con los usuarios.

Para retener a más clientes es importante que segmentes bien a tu audiencia y ofrezcas un mejor servicio de atención al cliente. A ser posible, que sea personalizado. Así conseguirás tener una buena reputación de marca.

Aumentar tus ventas

Si consigues poner bien el foco en tu público objetivo y retener a un mayor número de clientes, aumentará también la confianza de los consumidores en tu marca. Por lo tanto, lo más lógico será que crezcan tus ventas.

En definitiva, el estudio de cohortes te permitirá conocer con muchísima más profundidad a tus clientes, así como predecir y entender mejor sus comportamientos respecto a tus productos y servicios.

¿Te has quedado con alguna duda? En Yoigo Negocios te damos todas las claves para que elijas la estrategia de marketing que más se adapte a las necesidades de tu empresa y de tus consumidores. Visita nuestra web o llama al 900 622 500 y deja que te ayudemos.