Diferencias entre remarketing y retargeting para tu negocio

Cuando los usuarios ya conocen tu marca, hacer remarketing o retargeting es una buena estrategia de publicidad para vender de una manera muy efectiva.


El remarketing y el retargeting son dos estrategias empresariales que, si bien no son iguales, sí que tienen un objetivo común. Por ello, muchos las confunden y, si estás leyendo esto, es posible que a ti también te pase.

Si es así, no te preocupes ya que, vamos a explicarte cuáles son las diferencias entre remarketing y retargeting para tu negocio.

En caso de que hayas creado una página web para tu empresa, te habrás dado cuenta de que en muchas ocasiones atraes clientes que, por algún motivo, dejan de visitar la web. Precisamente, las dos estrategias que te presentamos están pensadas para solucionar esto.

Qué es el remarketing

El remarketing es una estrategia que consiste en enviar publicidad de tu negocio, generalmente a través de correo electrónico, dirigida a aquellos consumidores que ya conocen tu página web.

Para que funcione, es muy necesario disponer de alguna herramienta que te permita recopilar ciertos datos de los usuarios que visitan la página de tu empresa, para poder mantener el contacto con ellos.

En muchas ocasiones, los clientes interesados navegan por tu web, miran tus productos e, incluso, los añaden al carrito de compra para, después, abandonar el sitio.

Esto es algo más habitual de lo que piensas y no quiere decir, necesariamente, que estés haciendo algo mal. Sencillamente, hay mucha competencia y mucho consumo de modo que es fácil que los usuarios se despisten.

Precisamente, el remarketing es una buena estrategia para solucionar esto. Si el usuario en cuestión ha dejado sus datos de contacto (a través de un registro en tu web, al rellenar un cuestionario, etc.), puede enviarles publicidad para redirigir de nuevo a tu página.

Qué es el retargeting

El envío de publicidad a un usuario que no ha completado un proceso de compra en tu web, puede darse también a través de las webs de terceros.

Por ejemplo, si un cliente ha añadido productos al carrito de la compra en tu web, pero no ha finalizado lo que se conoce como el costumer journey, es decir, completado la venta, puede aparecerle un anuncio de esos mismos productos en otro sitio web.

Esta estrategia, es lo que se conoce como retargeting. El retargeting, al igual que el remarketing, también tiene el objetivo de reactivar el interés del cliente, si bien no lo hace a través del envío de un correo electrónico, sino mostrándole publicidad en otros canales, generalmente webs y redes sociales.

Si tienes, digamos, una empresa dedicada a la venta de utensilios de cocina, cuando un usuario la visite, las cookies realizarán su función, recopilando información sobre ese usuario y sus intereses.

Cuando esta persona, que se ha interesado por tu producto, pero no lo ha comprado, visite un perfil en redes dedicado a la cocina, o una web similar, aparecerá el anuncio de tu empresa. Así funciona el retargeting.

Diferencias entre remarketing y retargeting

Aunque se trata de dos medios para conseguir un mismo fin, el remarketing y el retargeting pueden utilizarse de forma complementaria.

Ahora que ya sabes en qué consiste cada estrategia, te desvelamos cuáles son sus principales diferencias:

Canal de publicidad

La principal diferencia entre ambos conceptos es el canal a través del cual se hace llegar la publicidad al usuario. Mientras que el remarketing se sirve del correo electrónico, el retargeting muestra tu producto en otras plataformas.

Recopilación de información

El remarketing se basa en la recopilación de información de contacto de los usuarios que visitan tu web. Para que funcione, estos deben facilitar ciertos datos personales. En el caso del retargeting, se basa en el funcionamiento de las cookies, que es lo que permite enviarles después la publicidad.

Momento de cada estrategia

El momento de utilizar una u otra estrategia también es distinto, y por eso se trata de estrategias complementarias. El remarketing, se lleva a cabo cuando el usuario ya ha interactuado con tu marca, a excepción de que no ha finalizado el proceso de compra.

El retargeting, por otro lado, va dirigido a aquellos potenciales clientes que, si bien han interactuado con tu web, posiblemente no han llegado a seleccionar ningún producto.

De hecho, el retargeting suele emplearse más cuando se va a lanzar un nuevo producto o servicio por parte de una empresa, para que este llegue a todos aquellos usuarios que conocen tu página web.

Consejos para aplicar remarketing y retargeting a tu negocio

Si te estás preguntando cuál de las dos estrategias es mejor, si remarketing o retargeting, desde ya te decimos que ninguna es más beneficiosa que la otra, y que nuestro consejo principal es que apliques las dos.

Eso sí, lo más importante es utilizar cada una de forma adecuada, para lo que vamos a darte una serie de consejos:

Define bien tu objetivo

A lo largo de todo el artículo hemos insistido en que el remarketing y el retargeting tienen un objetivo común. Esto es cierto, ya que ambos sirven para mejorar la conversión, si bien se utilizan en momentos diferentes.

No pierdas de vista que el remarketing va dirigido a captar de nuevo a aquellos usuarios que ya han interactuado con tu marca y se han interesado expresamente por ella.

El retargeting, por el contrario, aunque también va dirigido a los que han visitado tu web, sirve más para hacer llegar la publicidad al público adecuado y mejorar tu alcance.

Antes de aplicar una u otra estrategia, define bien tu objetivo. Nuestro consejo, es que empieces por una campaña de retargeting, y una vez hayas redirigido al público objetivo a tu web, arranques con una campaña de email marketing.

Analiza y segmenta bien a tu audiencia

Las cookies son muy útiles para hacer un seguimiento del viaje que realizan por internet los usuarios. No obstante, no todas las personas que visiten tu web son público objetivo.

Algunos, llegan por casualidad para descubrir que tu producto no es para ellos, y no tendría sentido bombardear con publicidad a gente no interesada.

Por ello, es fundamental identificar a aquellos usuarios que sí pueden convertirse en clientes potenciales, para segmentar a tu audiencia y optimizar tus campañas de publicidad.

Puedes valerte de distintas herramientas para acotar la ubicación, la franja de edad, los dispositivos utilizados o la franja horaria entre otras cosas.

Recopila datos de tus acciones

Cada vez que programes emails o campañas publicitarias mediante las estrategias de remarketing y retargeting para tu negocio, vigila muy bien los resultados.

Hacerlo te ayudará a saber si la estrategia ha funcionado o no, para determinar si merece la pena seguir aplicándola o si por el contrario no está funcionando. Si los datos no son buenos, céntrate en qué ha podido fallar para cambiarlo.

Diseñar una buena estrategia no solo te ayudará a aumentar las ventas de tu empresa. También lograrás fidelizar a tus consumidores actuales y atraer nuevos consumidores. En Yoigo Negocios te damos todas las claves para conseguirlo. Visita nuestra web o llama al 900 822 500 y deja que te informemos.