El 20% del bitcoin está perdido en carteras con contraseñas olvidadas

Las pérdidas acumuladas reales de este fenómeno tan particular de la criptomoneda podrían ser aún más millonarias de lo que se estima


El bitcoin es la criptomoneda que ha experimentado la mayor revalorización en los últimos tiempos. Ha sido capaz de generar grandes cantidades de dinero a muchos inversores al crecer más de un 9.100% desde el año 2015.

Hay ejemplos de muchos usuarios que se han convertido en millonarios con la explosión alcista de la criptodivisa más famosa del mundo. Sin embargo, hay otros tantos inversores que han perdido la posibilidad de acceder a ese capital. ¿Por qué?

Olvidar la contraseña, el peor de los males

Es lo peor que le puede pasar a un inversor: enterarse de que ha ganado mucho dinero al invertir en un activo y no saber cómo recuperar ese dinero al haberse olvidado de los datos y la contraseña. Eso es precisamente lo que le ha ocurrido a algunos operadores recientemente.

Imagina que hace unos años compraste unos cuantos bitcoins, y que ahora que su valor se ha multiplicado de forma espectacular en los últimos años resulta que no te acuerdas de la contraseña que le pusiste a la cartera donde los guardabas. Pues no serías el único al que le ha sucedido. Y es que el 20% de los Bitcoins están perdidos en carteras de inversores que no saben cuáles son sus claves.

Las cifras fueron puestas de manifiesto por la empresa Chainalysis —especializada en rastrear los movimientos de los bitcoins dentro y fuera de wallets en todo el mundo— y publicadas por el Wall Street Journal. En ellas se recoge que entre un 17% y un 23% de los existentes pueden estar inoperativos u olvidados en las profundidades de la Blockchain.

Estas previsiones se basan en un análisis empírico de la cadena de bloques, donde se han guardado todas y cada una de las operaciones con bitcoins, y puede ayudar a saber cuáles se han dejado de utilizar. No obstante, la metodología exacta utilizada se desconoce, y cabe pensar que los datos no son del todo precisos.

Según esas estimaciones, puede haber entre 2,78 y 3,79 millones de bitcoins perdidos en la red, muchos de ellos alojados en carteras digitales cuyas contraseñas han sido olvidadas por sus propietarios, pero también por otros motivos.

Las cifras se refieren a los que se han perdido y ya no pueden ser utilizados, y no tienen en cuenta los hackeados o robados, ya que quienes se los han llevado siguen teniendo el control”, matiza Agustín Pérez, analista independiente en criptodivisas.

En este sentido, entre un 30 y un 50% de los bitcoins en circulación pueden haberse debido a cosas como el olvido de contraseñas de las carteras, lo que conllevaría un total de 2,56 millones de bitcoins que ni están en circulación ni parece que se vayan a poder recuperar en ningún momento”, añade el analista.

La compañía especializada en analítica también prevé que todas las criptomonedas pertenecientes a Satoshi Nakamoto han desaparecido.

Esto quiere decir que el creador —o creadores— de la primera criptomoneda del mundo no ha vuelto a mover los 1,04 millones de bitcoins que estiman que tiene en su haber, lo cual supone una fortuna que ya le ha metido en la lista Forbes de las personas más ricas de todo el planeta. Eso sí, no sirve de nada tener dinero si no se puede utilizar.

Muchas criptomonedas se han quedado perdidas en el camino

Las estadísticas reveladas también calculan que el 2% de las criptomonedas gastadas o mudadas de cartera se han perdido por el camino por causas como escribir mal las direcciones de entrega.

Concretamente, el mismo porcentaje de divisas digitales perdidas se pueden encontrar en la categoría de "Inversores Estratégicos"; aquellos que han mantenido sus bitcoins durante uno o dos años para ver si incrementa su precio de forma exponencial en los mercados.

Siguiendo este hilo, otra de las cifras que llaman poderosamente la atención es que los que no se han perdido son los que se han ido minando a lo largo de los últimos años.

Eso parece apuntar a que, con el boom de las criptodivisas, sus mineros han empezado a extremar todos los cuidados posibles, sabiendo que su dinero se puede quedar en el dique seco”, apunta Pérez.

No obstante, una de las interpretaciones que se pueden hacer de estos datos es que se han ido extremando las precauciones según ha ido subiendo el valor del bitcoin. Los primeros mineros no podían saber que la moneda fuese a valer tanto, por lo que no parecen haber puesto tanta atención en recordar las contraseñas como los actuales.

El valor de mercado del bitcoin como punto de interés

Hilado con esta materia, cabe recordar que el 5 de febrero se ha estimado que han expirado un total de 1.000 millones de interés abierto en opciones de bitcoin (BTC).

Esta cifra es pequeña comparada con los 4.000 millones de dólares del vencimiento de opciones del mes pasado, pero las opciones mensuales y trimestrales suelen concentrar la mayoría del volumen.

De este modo, el analista Willy Woo, en declaraciones que recoge el portal Investing, proyecta que habrá 1.000 millones de personas en el mercado de bitcoin para 2025. Un crecimiento realmente espectacular teniendo en cuenta los datos actuales.

Los últimos vencimientos representan algo completamente inusual a pesar de que está equilibrado en los niveles actuales del bitcoin. Las cifras, siguiendo la tesis del experto, también muestran que los alcistas tienen muchos incentivos para hacer subir el precio por encima de los 38.000 dólares en el corto plazo.

La idea de la revalorización continua de este metal virtual ha cobrado fuerza en el mercado de las criptomonedas, con la llegada de grandes inversores y empresas que ejercen más presión sobre la oferta de dicho mercado, y por consiguiente sobre el precio.

Bitcoin: hasta el infinito y más allá

La valoración de los últimos diez años del bitcoin no puede servir de parámetro todavía, ya que la moneda en 2011 aún se arrastraba en términos de desarrollo. No obstante, la revalorización de los últimos cinco años ya nos da una idea del potencial alcista, que pasó de 11 a 40.000 dólares. Nada más y nada menos.

De cara al futuro, los analistas, en promedio, han fijado objetivos para la mayor criptomoneda, y una parte de ellos apuesta por los 100.000 dólares para 2021 y otros fijan los 600.000 dólares como objetivo a largo plazo a partir de ahora.

La criptomoneda más relevante de los últimos años ha cosechado en gran medida el estado de una reserva de valor entre los inversores institucionales. Algo que parecía impensable en los últimos años.

Se trata de un reconocimiento que ha llevado a predicciones de precios desmesuradas como Scott Minerd, analista de Guggenheim. La narrativa de la “burbuja” relacionada con este activo parece haberse difuminado últimamente y ahora ha establecido firmemente su marca en la economía mundial.

Si considera la oferta de Bitcoin en relación con la oferta de oro en el mundo, y cuál es el valor total del bien, si este activo llegara a ese tipo de números, debería estar hablando de 400.000 dólares a 600.000 dólares”, comenta el experto.

Minerd asegura que los flujos provenientes de otras instituciones como BlackRock aún son débiles. Sin embargo, los últimos cinco meses han visto la mayor demanda institucional de la criptomoneda líder.

Guggenheim ha empleado una parte decente de su cartera a la compra de esta criptodivisa. BeInCrypto informó que la empresa estaba haciendo planes para invertir hasta un 10% de su patrimonio neto en Grayscale Bitcoin Trust (GBTC). Un porcentaje que excedería los 500 millones de dólares.

Entretanto, Grayscale ha mantenido su posición como uno de los mayores impulsores institucionales de criptomonedas. El Fondo Bitcoin de la empresa es responsable de la mayor parte de la demanda. Emerald Mutual publicó en las últimas fechas que tenía más de 78.000 acciones en el GBTC.

El respaldo de figuras de renombre también es un factor importante que contribuye a la credibilidad del Bitcoin. El CEO de Tesla, Elon Musk, es una de esas figuras. Minerd afirma: “Musk definitivamente ha demostrado ser un visionario, y creo que la criptomoneda ha entrado en el ámbito de la respetabilidad y seguirá siendo cada vez más importante en la economía global”.

Factores que facilitan un mayor empuje del Bitcoin

Teniendo en cuenta todo este paradigma, los expertos consideran que hay grandes factores que pueden llevar a que el bitcoin coseche metas más altas. El primero de todos sería el miedo de muchos operadores a quedarse fuera de la fiesta.

En 2017 fueron un gran monto de pequeños y apasionados inversores los que impulsaron la moneda. Ahora sin embargo, hay muchas empresas cotizadas en la bolsa que son muy rentables y cuya actividad se vincula a la evolución de esta criptomoneda.

MicroStrategy comenzó una reacción en cadena cuando compró 425 millones de dólares (347 millones de euros) de bitcoins en agosto y septiembre. El movimiento abrió la puerta a que otras compañías cotizadas vieran el bitcoin como un activo de reserva óptimo.

Por su parte, Square siguió en octubre con su propia compra de 50 millones de dólares (41 millones de euros). Sin embargo, no fue hasta que PayPal hizo lo propio que los precios empezaron a subir.

La compañía anunció el 21 de octubre que permitiría a sus cientos de millones de usuarios comprar, vender y almacenar bitcoins. Los inversores vieron esta decisión como un paso clave para el uso generalizado de este numerario.

El aumento de los precios llevó a los inversores institucionales a hacer lo mismo. Los gestores de fondos que anteriormente se resistían empezaron a transferir algo de efectivo a la criptomoneda.

Desde ese instante, los inversores institucionales han llevado miles de millones de dólares a este mercado. “Su participación ha sido clave en el meteórico ascenso de la moneda hasta finales de 2020”, según Douglas Borthwick, director de marketing de la plataforma de comercio de activos digitales INX.

Otro punto a tener en cuenta es que el bitcoin permitiría blindarse ante la inflación. Las consecuencias de la crisis sanitaria han jugado un papel fundamental en el precio de la moneda. Los estados de todo el planeta aprobaron varios miles de millones dólares de estímulos fiscales para amortiguar el daño económico de la crisis del COVID-19.

Esas medidas monetarias impulsaron el bitcoin como un método de protección contra la inflación”, asegura el analista de JPMorgan Nikolaos Panigirtzoglou en un informe. De hecho, se ha visto como alternativas al oro, la plata o los bonos.

En última instancia, parece que ha aumentado su legitimidad. Las empresas y los inversores institucionales que se están acercando ahora al bitcoin han dado legitimidad a un activo conocido hasta hace poco más por sus usos turbios que por su potencial de inversión.

La adopción por parte de PayPal y la inversión de fondos institucionales le dan al bitcoin una nueva credibilidad e interés entre los pequeños inversores. Generalmente, cuanto más grandes nombres se involucren y más reguladores empiecen a tratar el asunto, más considerado como activo principal será.

El curioseo de los inversores habituales se disparó hasta finales del año pasado. El interés global en la búsqueda de bitcoin se triplicó con creces desde principios de octubre hasta principios de enero, según los datos de Google Trends.

En definitiva, muchos inversores que han olvidado sus contraseñas no solo es que no han podido acceder a ganancias millonarias, sino que pueden perder aún mucho más dinero de cara al futuro, en base a las previsiones que hacen los expertos.

Las valoraciones vertidas por nuestros expertos son opiniones de carácter particular y no representan una recomendación de inversión concreta. Para maximizar los beneficios de tu capital consulta con un especialista para que te asesore conforme a tus necesidades.