Contratar empleados extranjeros: permisos que necesitas

Si estás pensando en dar un impulso a tu negocio y contratar empleados extranjeros, asegúrate de que todos los trámites sean legales.


¿Estás las tanto de cuáles son los permisos y trámites necesarios para contratar empleados extranjeros? Si tienes un negocio y buscas trabajadores, lo más lógico es valorar a todos los candidatos, independientemente de cuál sea su origen.

Contratar empleados extranjeros: qué permisos que necesitas

Contratar trabajadores extranjeros tiene ciertas ventajas para las empresas, ya que pueden ofrecer su servicio en más idiomas, aportar un punto de vista culturalmente distinto, además de incorporar personal con nuevas habilidades.

Sin embargo, es importante estar al tanto de los permisos que necesitas para contratar empleados extranjeros.

Trabajadores comunitarios y no comunitarios

La primera distinción que tendrás que hacer tiene que ver con el origen de la persona extranjera, ya que el procedimiento es muy distinto dependiendo de si es o no ciudadano comunitario. Por ciudadanos comunitario, nos referimos a personas procedentes de cualquier país de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo o Suiza.

Dado que la ciudadanía europea concede automáticamente el derecho a libre circulación y posibilidad de trabajar en cualquier otro territorio de la Unión, el proceso de contratación de los ciudadanos comunitarios es similar al de los ciudadanos españoles. Bastará con darles de alta en la Seguridad Social.

Contratación de extranjeros no comunitarios: situaciones

Si el trabajador que quieres contratar es un ciudadano de fuera de la Unión Europea, la cosa cambia. Estas personas necesitarán un permiso tanto de residencia como de trabajo para poder ejercer una actividad laboral dentro de nuestro país.

Si ya disponen de todos los permisos necesarios, no será necesario hacer trámites adicionales. En caso contrario, será la propia empresa quien deba hacerse cargo del procedimiento necesario para poder contratar a la persona.

Este sería el caso, por ejemplo, si reclutamos a un trabajador que no reside en España y le hacemos una oferta para trabajar en nuestro país. Los trámites para la contratación serán distintos dependiendo de cuál sea la situación en la que se encuentre el extranjero no comunitario.

Estas son todas las situaciones posibles:

Permiso de residencia temporal por estudios o beca

Si el extranjero se encuentra residiendo en España con un permiso temporal por estar estudiando o haber recibido una beca, será posible que trabaje por cuenta propia o ajena durante un máximo de 30 horas semanales. Cabe destacar que, generalmente, estos permisos suelen tener una duración de 3 meses.

Permiso de residencia temporal y de trabajo concedido

Como ya hemos dicho, si el extranjero ya tiene los permisos necesarios, no hará falta tramitar nada más. No obstante, el empresario sí debe llevar a cabo una comprobación previa, para asegurarse de que dichos permisos están en vigor.

Si estos están caducados, no será posible hacerle contrato. En caso de tratarse de alguien ya contratado, con la extinción del permiso se le deberá pagar el finiquito correspondiente y extinguir su contrato, salvo que aporte un documento de renovación en curso.

Permiso de residencia y de trabajo no concedidos

En caso de que el extranjero no cuenta con permiso de residencia ni trabajo, será el empresario que desee contratarlo quien tenga que proceder al trámite.

Para ello, deberá acudir a la Oficina de Extranjería y solicitar los permisos correspondientes, aportando el contrato de trabajo original y una copia, su DNI, pasaporte o documento de viaje correspondiente del trabajador.

Requisitos para obtener permiso trabajo para extranjeros no comunitarios

En referencia a los permisos de trabajo concedidos por la Oficina de Extranjería, para poder acceder a ellos es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  1. No encontrarse irregularmente en territorio español.
  2. No tener antecedentes penales en España ni otros países de residencia por delitos recogidos en el ordenamiento jurídico español.
  3. No tener prohibida la entrada en España y no figurar como rechazable en ningún país con el que España tenga convenios en este ámbito.
  4. No encontrarse dentro del plazo de compromiso de no retorno al haber vuelto voluntariamente al país de origen.
  5. Haber abonado las tasas correspondientes por los permisos.
  6. Que la situación nacional de empleo permita la contratación.
  7. Presentar un contrato de trabajo que garantice una actividad laboral continuada.
  8. Que las condiciones del contrato se ajusten a la normativa vigente.
  9. Que el empleador esté al corriente de pago con la Seguridad Social y correctamente inscrito.
  10. Que el empleador cuente con los medios económicos, materiales y personales necesarios para garantizar el proyecto empresarial y el cumplimiento de las condiciones del contrato.
  11. Poseer la capacitación y titulación exigida para el desempeño de la actividad profesional.

Tipos de permiso de trabajo para extranjeros no comunitarios

Si se cumplen todos los requisitos anteriores, el trabajador extranjero no comunitario podrá obtener su permiso de residencia y trabajo, el cual puede estar sujeto a condiciones distintas en función de su tipología.

Estos son los 4 tipos de permisos que hay:

  • Permiso de residencia temporal con permiso de trabajo: el extranjero tiene derecho a residir y trabajar en España temporalmente, concretamente durante la vigencia del permiso. La autorización inicial tiene una validez máxima de 1 año, y la renovación amplía el permiso a 4 años más.
  • Permiso de residencia permanente: este tipo de permiso legitima al inmigrante para vivir y trabajar en España de manera indefinida. Para conseguirlo, es necesario acreditar que se ha tenido el permiso temporal de manera continuada durante al menos 5 años, y cumplir con los requisitos legales mencionados en el apartado anterior.
  • Permiso de trabajo por cuenta propia: este es el permiso que deben solicitar aquellos extranjeros que deseen trabajar en España por cuenta propia, estableciendo una actividad comercial lucrativa.
  • Permiso de trabajo por cuenta ajena: este permiso debe solicitarlo el empresario contratante, y permite al extranjero trabajar y residir en España durante más de 90 días.

Multa por contratar a un extranjero no comunitario sin permiso

Contratar a un extranjero no comunitario que no cuenta con los permisos de residencia y trabajo correspondientes, se considera una falta muy grave. Incurrir en este delito conlleva una multa para el empresario de entre 10.000 y 100.000 euros.

En Yoigo Negocios te asesoramos si quieres contratar empleados extranjeros para tu empresa. Visita nuestra web o llámanos al 900 622 500 y estaremos encantados de ayudarte.