Pago recurrente o pago único: cuál utilizar para tu empresa

Dependiendo del tipo de pago que elijas para tu negocio, tus ingresos se verán afectados de diferente forma y te explicamos por qué.


Ya seas empresario o autónomo, el modelo de pago que elijas para facturar en tu negocio será fundamental. Por un lado, tienes el pago recurrente y, por otro, el pago único. Aquí te damos las principales diferencias que hay entre ambos y cuál es la mejor opción, según tus necesidades.

Qué es el pago recurrente

El pago recurrente permite al empresario o autónomo recibir ingresos de sus clientes de forma periódica y automática. De esta forma, los cargos a la cuenta del trabajador se realizan a modo de suscripción. Esto garantiza que los usuarios no dejarán de pagar a la empresa, salvo que se den de baja.

Mientras el consumidor o usuario siga disfrutando del producto o servicio, la empresa continuará cobrando una cantidad de dinero. Según el tiempo que pase hasta que se realice un nuevo ingreso a la cuenta del empresario, hablaremos de un pago mensual o anual. Por lo general, son los más comunes.

Este método de pago lo llevan a cabo compañías tan famosas como YouTube, Netflix, Spotify o Amazon, entre muchas otras. Siempre que el acuerdo entre la marca y el cliente no se rompa, el negocio seguirá adelante.

Ventajas del pago recurrente

El pago recurrente también es conocido como pago a plazos. Sus principales beneficios son:

  • Fidelización del cliente. Es mucho más fácil que ocurra con esta forma de pago, ya que los consumidores o usuarios tienen la oportunidad de probar el servicio a largo plazo.
  • Menor riesgo de impagos. Porque los pagos se renovarán automáticamente. Esto puede ser un arma de doble filo, ya que beneficia al empresario pero en algunos casos podría perjudicar al cliente. Sin embargo, la empresa se asegura de que recibirá el dinero. Aquí la transparencia es fundamental.
  • Ahorro de tiempo en pagos. Una vez que la empresa ya tiene los datos bancarios del cliente, no tendrá que solicitarlos de nuevo. Esto ahorra mucho tiempo, facilitando el cobro al empresario y el pago al usuario. No pasa nada si el consumidor olvida sus datos bancarios, pues el servicio sigue activo.
  • Regularidad de ingresos. La empresa podrá cobrar sus productos de forma regular, pues ingresa el dinero a plazos.

Inconvenientes del pago recurrente

Aunque son muchas las ventajas del pago recurrente, también hay una serie de aspectos negativos como:

  • Riesgo de cancelación de pagos. Antes te decíamos que existe un menor riesgo de pagos, pero también sucede lo contrario. Es posible que el cliente decida cancelar de forma repentina tus servicios, tras no quedar satisfecho. En consecuencia, tu flujo de caja se vería interrumpido de golpe.
  • No vale para todas las empresas. Salvo que tengas una amplia cartera de clientes, no es recomendable. Si eres un emprendedor con poca experiencia, que muchos de tus usuarios cancelen tus servicios será muy negativo para tu negocio. Por eso, te aconsejamos este método de pago si ya tienes una solvencia económica.
  • Alto riesgo de morosidad. Los gastos de cancelación o penalización por parte de algunas empresas evita que los clientes den de baja sus servicios de forma repentina. En este caso, los clientes tendrán que leer muy bien cuáles son las condiciones que están firmando.

En qué consiste el pago único

A través del pago único, la empresa cobrará una sola vez los servicios al cliente. De esta manera, el consumidor no tendrá que pagar repetidas veces. Abonará la cantidad en cuanto reciba el producto, sin ningún otro compromiso.

Normalmente, este tipo de pagos se hacen para adquirir uno o varios bienes en un momento determinado. A excepción de que el usuario decida pagar a plazos. Por ejemplo, cuando vas al supermercado o a un restaurante, pagas en el acto por ese servicio y te vas.

Beneficios del pago único

Las ventajas de elegir el pago único para tu empresa son varios, ya que te asegurarás de que los clientes te abonen al momento todos los servicios que les has prestado:

  • Ideal para el ecommerce. Para las ventas online, el pago único es el método más utilizado. Aunque ya no exista la garantía de que vayas a ingresar dinero de forma regular, también proporciona una seguridad. Sabes que te pagarán el producto al momento. Por ejemplo, vender ropa o una entrada para un concierto.
  • Licencias. Aunque muchos programas informáticos se adquieren por suscripción mensual o anual, las licencias certifican que ese producto se podrá usar de forma ilimitada —o durante un periodo de tiempo—.
  • Mayor control de los pagos. Al revés, sucede lo mismo. La empresa controlará que el cliente le pague y el usuario podrá decidir si vuelve a consumir el producto. Como te decíamos antes, sin compromisos.
  • Fidelidad con la marca. Antes mencionábamos que el pago recurrente sirve para fidelizar al cliente, pero lo cierto es que con el pago único ocurre igual. Es posible que el consumidor esté más contento con tu marca, pues no le obligas a comprometerse contigo de primeras. Te elije con mayor libertad.

Desventajas del pago único

Por otro lado, el pago único tiene algunos inconvenientes que necesitas conocer antes de decidir cuál método de pago es mejor para tu negocio:

  • Dificultad de conexión a largo plazo. La relación comercial entre la empresa y el cliente podría no ser tan duradera. Al no haber un contrato duradero, es posible que el usuario consuma tu producto una sola vez y decida no volver. Sin embargo, es mejor que pueda elegir.
  • Pérdida de tiempo en facturación. En este caso, el cliente tendrá que facilitar sus datos bancarios tantas veces como quiera comprar tus productos. Salvo que le des la opción de que sus datos queden guardados para la próxima vez. Te lo aconsejamos.
  • Beneficios irregulares. Esto no tiene por qué ocurrir, siempre que tu negocio funcione bien. Sin embargo, deberás invertir tiempo en el cuidado de tu marca para que los clientes vuelvan una y otra vez.
  • No hay fidelidad de marca. Es muy común, ya que existen muchas marcas en el mercado de un mismo sector y la competencia es muy alta. Por tanto, el truco es que aprendas a diferenciarte. Construye tú mismo esa fidelidad hacia tu negocio.

Pago recurrente y pago único: cuál es mejor

A la hora de decidir qué método de pago es mejor, lo cierto es que no hay una sola respuesta válida. Sobre todo, dependerá de qué productos quieras vender, de cuánta experiencia tengas como empresario o autónomo o qué tipos de clientes quieras atraer. Así que tú eliges.

Lo más importante es que evalúes muy bien las ventajas e inconvenientes del pago recurrente y del pago único, para que elijas el que mejor te convenga.

¿Quieres que tu empresa crezca? En Yoigo Negocios te ayudamos a elegir la mejor forma de pago para fidelizar a tus clientes. Si tienes alguna duda, visita nuestra web o llámanos al 900 622 500. ¡Siempre a tu disposición!