ROI: qué es y cuáles son las ventajas para tu empresa

El ROI es una métrica que te indica el retorno sobre una inversión y es una de las cifras más importantes para conocer la viabilidad de tu negocio.


En tu empresa no solo debes controlar ingresos y gastos en la cuenta de pérdidas y ganancias anual. También debes tener en cuenta el conjunto del Balance de Situación y, en última instancia, la viabilidad del negocio depende de su capacidad para generar valor, es decir, el ROI.

Para ello, las empresas se ven obligadas a invertir y a innovar. Y, para ello, deben poner fondos sobre la mesa que destinar a diferentes proyectos de inversión para obtener rentabilidad o permitir proyectos innovadores que tengan un rendimiento futuro.

En este contexto en el que viven y se desenvuelven todas las empresas, es fundamental tener una medida que analice la relación entre el dinero invertido y el dinero ganado. O, lo que es lo mismo, que te diga: ¿merece la pena esta inversión?

Qué es el ROI

El ROI es una ratio que refleja el retorno de una inversión. Concretamente, ROI son las siglas en inglés de “Return on Investment”, que en español se traduce como “Retorno de la Inversión” y es una métrica financiera que se utiliza para evaluar la rentabilidad de una inversión en relación con su coste.

El ROI se calcula dividiendo la ganancia neta de la inversión entre el coste de la inversión. El resultado se expresa como un porcentaje o una proporción.

ROI = (ganancia neta / coste de inversión) x100

En esta fórmula, la ganancia neta se refiere a la cantidad total de dinero ganado como resultado de la inversión, descontando costes; y el coste de la inversión es la cantidad total de dinero invertida en el proyecto.

Un ROI positivo indica que la inversión ha generado ganancias positivas, mientras que un ROI negativo indica pérdidas en el proyecto de inversión.

Se trata de una herramienta de análisis de inversiones muy sencilla y muy valiosa para evaluar el rendimiento financiero y tomar decisiones informadas sobre inversiones en tu negocio.

Analizando el ROI de las inversiones puedes tener claro cuáles son los destinos más y menos rentables de tus inversiones y, por lo tanto, podrás evaluar los pasos económico-financieros que más convienen a tu negocio en un momento determinado.

La única forma de elegir correctamente cuáles son las inversiones que debe realizar tu empresa es combinando los objetivos marcados a corto, medio y largo plazo con aquellas estrategias de inversión que dan resultados y son capaces de acercar el negocio a sus objetivos.

Y para evaluar el desempeño de estas estrategias y conocer su desempeño futuro, el ROI es esencial, pues permite a responder preguntas como: ¿Cuáles son las mayores fuentes de ganancias de la compañía? ¿Cuál ha sido el rendimiento de las campañas de marketing?

Así, estas respuestas te van a permitir tomar unas u otras decisiones en marketing, el proceso de ventas, el servicio de atención al cliente y todas las inversiones que realice tu empresa para mejorar productos o servicios, así como para innovar en procesos.

Por qué es importante el ROI para tu empresa

El ROI es una herramienta fundamental para tu negocio y, si no lo estabas haciendo ya, comprobarás que usarla mejorará ampliamente los resultados anuales. En concreto, el ROI te permite mejorar gracias a varios factores:

Medición del rendimiento

Como hemos visto, el ROI es una métrica clave para evaluar el éxito de una inversión. Ofrece de forma clara y fácilmente comprensible la evaluación del rendimiento financiero de diferentes inversiones y proyectos.

Mejoras en la toma de decisiones

Una de las aplicaciones más interesantes del ROI es la información que desprende y que te permite tomar decisiones informadas sobre dónde es mejor asignar los recursos.

Al comparar los rendimientos potenciales de las diferentes oportunidades de inversión, las empresas pueden priorizar los proyectos que probablemente generen el mayor ROI.

El ROI ayuda a optimizar la asignación de recursos dirigiendo los fondos hacia proyectos o actividades que se espera que ofrezcan los mejores rendimientos.

Evaluación de riesgos

El ROI es también una herramienta para evaluar el riesgo, dado que las inversiones con mayor rendimiento potencial suelen conllevar mayores niveles de riesgo. Para tomar decisiones informadas hay que contar con todos los elementos.

Señal de mercado

Los inversores consideran el ROI como un indicador de la salud financiera de la empresa y de la eficacia de su gestión. Por eso, un ROI positivo les transmite confianza y control en la empresa, mientras que un ROI negativo es una fuente de preocupación para inversores y accionistas.

Mejora continua

El ROI es una métrica inmutable en su cálculo, de manera que realizar un seguimiento de la misma a lo largo del tiempo permite a las empresas evaluar su desempeño y aprender de inversiones anteriores.

Al comprender lo que ha funcionado bien y lo que no, las organizaciones pueden hacer ajustes para mejorar las futuras decisiones de inversión.

En definitiva, el ROI es una métrica crucial para las empresas, ya que proporciona una medida estandarizada para evaluar el rendimiento financiero de las inversiones, teniendo en cuenta costes y beneficios.

Permite mantener la salud financiera de tu negocio y destinar tus recursos a aquellos usos más eficientes. Es decir, la información que transmite el ROI es oro puro para la gestión empresarial.

Estrategias para mejorar el ROI de tu negocio

Mejorar el retorno de la inversión en una empresa o, lo que es lo mismo, mejorar el ROI, implica un enfoque global que aborde diversos aspectos del negocio. Te dejamos algunas estrategias a tener en cuenta:

  1. Diseña metas y objetivos claros. Implementa indicadores clave de rendimiento (KPI) para realizar un seguimiento de objetivos.
  2. Sitúa al cliente siempre en el centro.
  3. Realiza una gestión y optimización de costes periódicos.
  4. Mejora de la eficiencia a través de la racionalización de procesos internos, la inversión en tecnología y la formación a empleados
  5. Realiza investigación y análisis de mercado para tener en cuenta las tendencias del sector, oportunidades y amenazas.
  6. Perfecciona las estrategias de marketing y uso de datos para medir la eficacia de las campañas.
  7. Fomentar la cultura de innovación en la empresa.
  8. Permite el desarrollo y retén a los empleados cualificados.
  9. Diversifica tu oferta de productos y servicios.
  10. Identifica y evalúa los riesgos potenciales para la empresa.
  11. Gestiona las relaciones con los clientes a través de herramientas de CRM.
  12. Busca asociaciones estratégicas con otras empresas y entidades que puedan mejorar las capacidades de tu empresa o llegar a nuevos mercados.

En Yoigo Negocios te damos todas las claves para que tomes las mejores decisiones y estrategias de marketing para tu empresa y consigas aumentar tus ventas. Si quieres saber más, visita nuestra web o llama al 900 622 500 y estaremos encantados de resolverte cualquier duda.